Alexander Zverev, maestro sin discusión

Escrito por el noviembre 21, 2021

Este Alexander Zverev que se corona hoy en Turín como maestro de maestros es mucho más que el tenista con talento al que se le presagiaban títulos y un número 1 en el futuro. Este Alexander Zverev ha tensado todos los mimbres para serlo ya, pues completa en la final una semana excepcional en la que ha mostrado tenis, contundencia, madurez y excelencia para que el futuro ya sea presente. Se deshace del número 2 del mundo, que no es un cualquiera, sino un Daniil Medvedev que hace ya tiempo que se codea con la nobleza del tenis, con una clase de contención y firmeza propias de quien ya está hecho para cualquier reto. Por segunda vez, con solo 24 años, Alexander Zverev es campeón de la Copa de Maestros.

Como si no hubiera terminado el partido contra Djokovic, Zverev mantuvo el pulso bajo y la intensidad altísima en la final. Como si no se hubiera dado una paliza de contención y potencia de dos horas y media ante el serbio y no se estuviera jugando el título de maestro. Así empezó a jugar el alemán la final ante Medvedev. En el segundo turno de saque de su rival, 0-40 y rotura, un pie más cerca de su objetivo. A partir de ahí, el plan trazado en esta semana en el que apuntala por fin lo que lleva años diciéndose de él: el próximo número 1, a sus pies el planeta tenis. Con permiso del ruso, que ya lleva tres años plantado en lo más alto del mundo posible, lo que permite Djokovic, el alemán termina el curso con una pinta extraordinaria para atacar todos los grandes retos en 2022.<blockquote class="twitter-tweet"><p lang="en" dir="ltr">That is STUNNING on the run from <a href="https://twitter.com/AlexZverev?ref_src=twsrc%5Etfw">@AlexZverev</a> <a href="https://twitter.com/hashtag/NittoATPFinals?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NittoATPFinals</a> <a href="https://t.co/tbSQTlckyD">pic.twitter.com/tbSQTlckyD</a></p>&mdash; ATP Tour (@atptour) <a href="https://twitter.com/atptour/status/1462459112386482179?ref_src=twsrc%5Etfw">November 21, 2021</a></blockquote> <script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>

De explosión muy temprana, maestro en 2018 con 21 años, al alemán le costó madurar. Protagonizaba grandes momentos, primero de los jóvenes en ganar a Federer, a Djokovic, a Nadal en tierra batida, pero también desconexiones impropios de los grandes campeones que le impedían la regularidad y la permanencia en las rondas en las que se juegan los títulos.

Pero en Turín ha mostrado su cabeza más firme, anuladas las desconexiones y mutadas en muñeca férrea incluso, sobre todo, en los momentos de tensión. Donde antes temblaba, ahora hace temblar a los rivales. Djokovic sufrió esta mutación el sábado; Medvedev, que apenas sudó en su semifinal, fue una víctima mucho más débil para el hambre del alemán: 6-4 en 34 minutos.

Era este el partido del tenis del futuro. 24 años del alemán por 25 del ruso. 18 títulos el primero, 13 el segundo. Tenis fuerte, agresivo, plano, de desgaste físico. Y por cómo llegaban uno y otro se esperaba una contienda algo más reñida. No fue así porque Zverev no quiso, implacable desde el fondo, intratable con el servicio, acertado en todas las ideas, impecable incluso en la red. A Medvedev se le escurrieron pronto las ideas ante el muro alemán. Entró algo más dubitativo al encuentro y eso fue determinante. No encontró el tempo ni el tenis que había desequilibrado a su rival en los cinco últimos encuentros, esta misma semana, sin ir más lejos. Pero no era este Zverev el de principio de torneo. Era uno mucho más compacto que atrapó una segunda opción de break al inicio del segundo set para acabar por sentenciar.

Dejó que el ruso lo intentara, sin éxito porque solo podía aguantar sus servicios, y con dificultades. Nada que hacer al resto con un Zverev tan fino como contundente. No afrontó ninguna bola de break. Apenas un deuce. A pesar de los ocho juegos que sumó el 2 del mundo, nunca hubo sensación de que el alemán podía sufrir. Ni porque hubiera mucho más en Medvedev y, sobre todo, porque había un tenista imperial al otro lado. Un tenista que, con 24 años, suma su segundo título de maestro; el anterior lo logró en 2018, cuando explotaba su tenis. Ahora confirma su proyección.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!