Autor: Williams Chevalier

Página: 2

Más allá del pinchazo del Real Madrid en el Santiago Bernabéu ante el Elche, que evitó que los de Ancelotti se escaparan del Sevilla en lo más alto de la clasificación de la Liga, Karim Benzema sufrió una mala noche este domingo.

El delantero francés del Real Madrid, máximo goleador del campeonato, no tuvo su día. Sobre el césped protagonizó primero un inusual fallo desde el punto de penalti que evitó que su equipo se adelantase en el marcador, y después una lesión que le impidió acabar el partido.

A la espera de conocer el alcance exacto de su percance físico, la lesión llega en un delicado momento de la temporada, con la Copa y la Liga en un tramo decisivo, y a solo unas semanas del duelo de Champions League contra el París Saint-Germain.

Pero es que el infortunio no se limitó a lo sucedido entre las cuatro paredes del coliseo blanco. Este lunes se ha conocido que mientras Benzema participaba en el Real Madrid-Elche varios ladrones robaron ayer en su casa, situada en San Sebastián de los Reyes. Así lo han confirmado fuentes de la Jefatura Superior de la Policía.

El grupo de asaltantes entró en el chalet a través de unas valla perimetral en la parte exterior, accediendo por la piscina. Con una maza rompieron la persiana y las cristaleras y entraron a la vivienda, llevándose gran cantidad de objetos, si bien todavía se desconoce su valor.

Los agentes se desplazaron al lugar avisados por la central de alarmas, accionada por el propio jugador cuando llegó a su casa. Ahora, los policías investigan por qué no saltó la alarma antes mientras analizan unos restos de sangre aparecidos cerca de la piscina, por lo que se cree que uno de los ladrones se cortó.

Esta sería la segunda vez que Karim Benzema sufre un robo en su casa, ya que en febrero de 2019 otro grupo de individuos asaltó su inmueble, también durante un partido en el estadio Santiago Bernabéu, concretamente contra el Fútbol Club Barcelona.

Jordi Alba es uno de los veteranos del Barcelona, que suele dar la cara tras los partidos y que dice las cosas como las piensa. El lateral, que ya criticó hace un tiempo los pitos del Camp Nou por el juego del equipo, ha vuelto a mostrar su cara más reivindicativa al salir al paso de las críticas que ha recibido últimamente. El catalán fue uno de los señalados en la derrota del Barcelona ante el Athletic en los octavos de final de la Copa y al acabar el encuentro ante el Alavés quiso comparecer ante los medios de comunicación para dar respuesta a las quejas, aunque antes analizó el partido en Vitoria. «La sensación es buena. Tenemos que generar más ocasiones. Hemos dominado pero hay que tener mucha más paciencia a la hora de generar y abrir espacios. Somos jugadores de calidad. La actitud ha sido magnífica después de una derrota muy jodida. Debemos sentenciar antes los partidos porque es un sufrimiento llegar así hasta el final. Nos da confianza», explicó.

A partir de aquí, Alba empezó realizando autocrítica y se alineó con la idea de Frenkie de Jo
ng, que censuró el discurso de Laporta en el vestuario tras perder ante el Real Madrid en la Supercopa, cuando aseguró que se sentía muy orgulloso del equipo a pesar de la derrota. «El día del Athletic no estuvimos bien, hay que reconocerlo. El día del Madrid se perdió pero la sensación fue buena dentro de la derrota. Perder un clásico nunca es fácil. Esta victoria nos dará confianza para seguir intentando ganar y acercarnos a los objetivos», apuntó. El lateral prosiguió expresando su malestar por todas las críticas: «Me siento señalado durante muchos años. No es la primera vez que me pasa. Acepto todas las críticas. Es parte del circo que se genera. Cuando hay un mal partido siempre se señala a los que se tienen que señalar. No lo pasé mal por las críticas, sí por la eliminación. Lo tengo asumido. Si juego un buen partido no se habla de mí, si juego como el otro día se me va a matar. Estoy a tiro de todo el mundo. Es normal, lo acepto y lo tengo asumido».

Jordi Alba quiso defender a sus compañeros más veteranos, como Piqué o Busquets, que están también en el ojo del huracán. «Tengo el respeto de mis compañeros y de mi cuerpo técnico. No me preocupan las críticas. Nadie me ha regalado esto, llevo diez años aquí. Siempre se señala a los veteranos cuando se pierde, cuando se gana es diferente. Hay veteranos en todos lados. Parece que solo los hay en el Barcelona», criticó, que aseguró que no se siente flaquear: «Tengo 32 años y me siento con fuerzas. Hay partidos mejores y peores. El otro día no estuve nada bien, lo reconozco. Tengo asumido que serán duras las críticas cuando van dirigidas hacia mí». Y también sorprendió al dar la Liga como un título alcanzable a pesar de estar a quince puntos del Real Madrid, líder de la competición. «Vamos a intentar ganar la Liga este año. Están pinchando los equipos de arriba. Está claro que está muy difícil, eso está claro, hay que ser realistas. Hay que intentar quedar lo más arriba posible», concluyó.

En 2022, la medicina puede ser totalmente predictiva, preventiva (basada en el riesgo predictivo), personalizada y participativa. Los conocimientos de la genética humana, la precisión y la medicina personalizada han transformado la atención de la salud. La inteligencia artificial (IA) ha revolucionado la atención médica a través de la extracción de registros médicos, el diseño de planes de tratamiento, la aceleración de imágenes médicas y la creación de medicamentos.

Este año puede ser clave para algunas tecnologías que están revolucionando la medicina, como las herramientas Crispr de edición genética o la tecnología de ARNm con la que se han fabricado las vacunas para el Covid-19; el uso de la información genómica en campos como la inmunogenómica o la combinación de las innovadoras técnicas de imagen con la genómica; pero también será la consolidación de la telemedicina en la asistencia al paciente y en la inteligencia artificial aplicada a la salud y el uso de datos.

En el campo farmacológico, se trata de recuperar el tiempo perdido con la pandemia, y se esperan importantes avances en enfermedades como el cáncer, el VIH y, por supuesto el Covid-19, con lo que algunos visionarios, como Bill Gates, auguren la vuelta a la normalidad.

Un cambio de escenario en alzhéimer.
También puede ser el año de la llegada de una nueva generación de fármacos contra el alzhéimer. Tras numerosos fracasos en los ensayos clínicos, los más prometedores se dejarán ver a lo largo de 2022, aunque en 2021 ya se aprobó en EE.UU. el primero y controvertido aducanumab. Mientras para algunos científicos supuso un cambio de escenario, debido a que era el «primer fármaco que modifica el curso de la enfermedad», para otros la evidencia disponible «genera dudas más que certezas».

En cualquier caso, 2022 puede que vea la llegada de nuevos fármacos de esta generación. Eli Lilly tiene previsto aprobar donanemab para fases tempranas de la enfermedad y también están avanzados gantenerumab, de Roche; y lecanemab, de Biogen y Eisai.

Precisamente, en el campo del alzhéimer, hay que prestar atención a su diagnóstico. Se han hecho grandes progresos en este ámbito, y hay bastantes posibilidades de que el año que viene se apruebe el primer análisis de sangre asequible y accesible para detectar el alzhéimer.

Nuevos antivirales y vacunas esterilizantes para el Covid-19
Pero no cabe duda, reconoce Lluis Montoliu, investigador del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), que una de las prioridades sigue siendo el Covid-19. «Hay que conseguir vacunas que sean esterilizantes y antivirales potentes capaces de combatir directamente al coronavirus en las personas infectadas que están ingresadas, para que puedan superar la infección y no correr el riesgo de fallecer a consecuencia del Covid-19». Pero, señala, en el resto de patologías «hay que recuperar todo lo que no se ha podido hacer, investigar o tratar la causa, directa o indirectamente, de la pandemia».

En este sentido, considera que la tecnología de ARNm es muy poderosa y «ha llegado para quedarse». Tras décadas de desarrollo, «gracias a la pandemia de Covid-19 ha encontrado un trampolín para manifestar su validez y relevancia». Además, podrá utilizarse también para tratar otras patologías de base genética, como muchas enfermedades raras, o complejas, como el cáncer, donde existe un gran interés en el momento actual por el desarrollo de vacunas de ARN, comenta Enriqueta Felip, presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM).

Asimismo, tal y como explicaba recientemente la revista «Nature», la tecnología de ARNm podría servir para fabricar vacunas frente a enfermedades como el VIH o la malaria, y otras tecnologías en las que están trabajando los investigadores, como las vacunas de proteínas o las de ADN, podrían ser más baratas de producir y más fáciles de almacenar, por lo que la distribución en países de bajos ingresos podría ser mucho más fácil.

Cáncer: Más inmunoterapia
Felip augura para 2022 el avance de diferentes modalidades de inmunoterapia en multitud de tumores, así como el desarrollo de fármacos dirigidos frente a alteraciones moleculares, inmunoconjugados, que son terapias que combinan anticuerpos dirigidos frente a alteraciones específicas del tumor junto con un agente quimioterápico.

Y no se olvida de que, debido a que el tratamiento del cáncer es multidisciplinar, conviene destacar la teragnosis o la terapia dirigida con radioligandos, «un tratamiento que combina un ligando capaz de localizar las células tumorales con un radioisótopo, una partícula radiactiva terapéutica. Una vez localizada la célula tumoral, el radioisótopo es capaz de desencadenar un mecanismo de muerte celular con una menor afectación del tejido sano circundante».

Genética y genómica
En 2022, la genómica, el estudio de los genes o el ADN de una persona, pasará al centro del escenario, ya que veremos la disponibilidad de herramientas y técnicas para tratar enfermedades y trastornos basados en la huella genética, el entorno y el estilo de vida de cada persona.

El uso de datos multimodales, incluida la información genética, imágenes, patología digital y otra información multimodal, permitirá la detección precisa del estado de la enfermedad en forma temprana y la progresión, lo que hará que las terapias sean mucho más efectivas y, al mismo tiempo, reducirá el coste.

Por ejemplo, en el cáncer, asegura Felip, se ha visto que la medicina de precisión permitirá un diagnóstico más preciso ya que incorpora la determinación de biomarcadores que permiten seleccionar los tratamientos más eficaces y seguros para cada paciente.

Sin embargo, a pesar de que se ha logrado cambiar la historia natural de ciertos tumores gracias al desarrollo de la medicina de precisión, «no es aplicable a todos los pacientes oncológicos, aunque se espera que se vayan consolidando los resultados».

El investigador del CNB, por su parte, cree que en 2022 seguiremos conociendo éxitos de los ensayos clínicos de terapia génica con diversas variantes de las herramientas Crispr de edición genética, que paulatinamente irán transformándose en tratamientos, si superan los test de seguridad y eficacia.

Montoliu precisa que la medicina personalizada de precisión tiene muchos retos ante sí. En primer lugar, «el poder llegar a determinar la causa genética de una enfermedad, obteniendo el diagnóstico genético de forma rápida y concluyente. Una vez con el diagnóstico, si existen terapias génicas, el reto para 2022 y los siguientes años es que estén a disposición de todos los pacientes que puedan necesitarlas, no solo de aquellos que puedan costeárselas».

En este sentido, Valentín Fuster, director del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares (CNIC), advierte que cuando se habla del empleo de la genética aplicada a la medicina hay que «hacerlo con mucha precisión y, sobre todo, con mucha precaución». Considera Fuster que hay que ir con mucho cuidado con la genética pero que es muy importante «seguir adelante, como con la inteligencia artificial, pero con muchas precauciones en la interpretación de la información».

Salud digital para controlar a los enfermos a distancia
La telesalud explotó en 2020, por necesidad, y ya se está convirtiendo en el método elegido por millones de personas. Los dispositivos de monitorización remota, señala Fuster, pueden brindar la capacidad de controlar a los pacientes a distancia y el uso de análisis predictivos está ayudando a identificar a los pacientes en riesgo antes de que contraigan una enfermedad, de modo que se puedan tomar medidas preventivas.

La monitorización del paciente a nivel remoto para medir la presión arterial, el ritmo cardiaco está demostrado ser de gran utilidad, asegura Fuster quien tiene claro que todos aspectos van a influir en la vida de los pacientes, pero también en los sistemas de salud. Por eso, recalca, «estos sistemas tienen que estar muy bien gobernados para su buena aplicación».

Los avances en el análisis de datos y la inteligencia artificial están brindando a los profesionales sanitarios el acceso a numerosas herramientas nuevas para que sus tareas sean más fáciles de completar. La inteligencia artificial, señala Fuster, «nos permite empezar a saber lo que no podemos conocer con nuestro cerebro humano».

Órganos animales para trasplante
Un equipo de investigadores y cirujanos cardiovasculares de la facultad de Medicina de la Universidad de Maryland

(EE.UU.) acaba de comunicar al mundo que han realizado con éxito el primer trasplante de corazón de un cerdo modificado genéticamente a un ser humano. El paciente tenía su corazón muy dañado, además de otras patologías y comorbilidades que lo inhabilitaban como candidato para recibir un corazón nuevo, compatible, de otra persona. Le explicaron los riesgos y la novedad del tratamiento y consintió libremente, aceptando someterse a un primer trasplante experimental de un corazón animal no humano

Y otro de la Universidad de Alabama en Birmingham (EE.UU.) presentan anunicaron el primer trasplante exitoso de riñones de cerdo modificados genéticamente en un individuo humano con muerte cerebral, reemplazando los riñones nativos del receptor. Estos resultados positivos demuestran cómo el xenotrasplante podría abordar la crisis mundial de escasez de órganos.

Los xenotrasplantes son trasplantes de células, tejidos u órganos entre animales de distintas especies, y llevan muchos años sobre la mesa. Al principio de la década de los 90 se revitalizaron y desde entonces muchos investigadores se han interesado por encontrar la manera de evitar el rechazo fulminante que se produciría al intentar situar un órgano de un animal dentro del cuerpo de una especie distinta, seguido del rechazo a medio y a largo plazo.

Lluis Montoliu espera que se establezcan ensayos clínicos en los que puedan enrolarse un número significativo de pacientes para poder evaluar, con mayor claridad, la seguridad y la eficacia de los xenotrasplantes.

El cambio para el futuro: de la enfermedad a la salud
Para la próxima década, Valentín Fuster, también director del Instituto Cardiovascular del Hospital Mount Sinai de Nueva York (EE.UU.), pronostica la irrupción de tecnologías sanitarias disruptivas que cambiarán totalmente el campo de la medicina y la salud. «’Imagenomics’, que es la combinación de la tecnología de imagen y la genética o regeneración celular. También será importante la ‘inmunoinflamación’, que se aplica a todas las especialidades y tecnologías». Subraya también el papel de ‘selfomics,‘ que es la «caracterización del individuo a través del estudio de las células circulantes -neutrófilo, monocitos, etc.- en donde se estudian todos los aspectos de esta célula, genéticos y no genéticos y aportan una visión global del individuo». Por último, la neurogenómica, que contempla las conexiones del sistema nervioso y engloba aspectos moleculares, del ritmo cardiaco, hipertensión, que son fundamentales tanto en el cerebro como en el corazón. Pero dice el doctor Valentín Fuster que todos estos avances, tecnología sanitaria, inteligencia artificial, etc. se están empleando sobre todo para entender la enfermedad. Pero que, por diferentes razones, se está generando un movimiento para avanzar en la comprensión de la salud en las diferentes etapas de la vida. Es decir, «todas estas tecnologías nos están ayudando a entender lo que es la salud en estas franjas de edad. Por ejemplo, a la edad intermedia, 40 a 60 años, lo importante es saber si estás desarrollando una patología o no, porque las enfermedades son muy silenciosas al comienzo. Y aquí la tecnología de imagen, como la que usamos en el CNIC, tiene un papel fundamental». Pero también hay que avanzar en las edades más jóvenes, asegura. En este grupo de edad, «la inversión ya no es en tecnología, sino en educación; aquí entramos en el tema fundamental del futuro, que es la cultura de la salud, y no solamente tenemos que dirigirnos al niño, sino también a su familia y a su entorno. Este es un cambio radical».

El París Saint-Germain sumó una nueva victoria este domingo en la vigésimo segunda jornada de la 'Ligue 1' francesa, tras derrotar al Reims por un contundente 4-0. Un partido que además de la alegría del triunfo dejó a los parisinos dos buenas noticias. Por un lado el primer gol de Sergio Ramos con la camiseta del PSG, y por otro el regreso de Lionel Messi, que volvió a jugar después de un mes de ausencia por cilpa del covid-19.

En la segunda victoria del PSG en 2022, que permite al club de la capital francesa mantener una cómoda ventaja de 11 puntos sobre el segundo clasificado, el Niza, Ramos logró el 2-0. El andaluz remató a la red una pelota muerta en el interior del área pequeña tras un saque de esquina lanzado por Ángel di María.

Fue el primero tanto de Ramo, que fue titular en el centro de la defensa, desde que fichó por el PSG en verano. Parece que, tras un inicio de temporada muy complicado por las lesiones, el internacional español recupera la forma en el momento decisivo del curso, a tres semanas de recibir en el Parque de los Príncipes al Real Madrid en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones.

En ese sentido se pronunció el propio Ramos al cabar el partido, señalando que «es el mejor momento para coger la forma». «Estoy contento de haber jugado los noventa minutos y también personalmente por mi primer gol con el PSG. Espero que habrá otros», confesó ante las cámaras de Amazon Prime.

«Hace tres semanas que me entreno normalmente con el grupo. Lo más importante es coger el ritmo, sentir una rutina día a día y continuar progresando físicamente y aportar mi mejor versión a este equipo», añadió. «Tenemos la copa, el campeonato, la Liga de Campeones… es el mejor momento para coger la forma», explicó.

Finalmente, sobre su adaptación a París, Sergio Ramos argumentó que «había pasado tanto tiempo en Madrid con mi familia que fue duro al principio, ahora va mejor». «Recupero mi equilibrio y me siento cada vez mejor para hacer mi trabajo», concluyó.

Regresó Messi
La otra buena noticia para el PSG de cara a ese duelo de Champions contra el Real Madrid es que Lionel Messi volvió a jugar tras un mes de ausencia debido al contagio al covid-19 que sufrió durante sus vacaciones navideñas en Rosario. El argentino jugó casi media hora.

Y Kylian Mbappé, que durante toda la semana había arrastrado molestias en un aductor, fue titular y jugó 77 minutos, aunque esta vez no marcó.

Pese a la holgada victoria, el juego de los parisinos siguió sin convencer a sus aficionados, sobre todo en la primera parte, en la que lo único destacado fue el tanto de Verratti, con un bello disparo con el exterior del pie, justo antes del descanso.

El juego mejoró en la segunda parte y llegó una goleada que mantiene al PSG como líder destacado del campeonato francés. El Niza recuperó la segunda plaza, que el Marsella le había arrebatado el sábado, tras lograr su quinta victoria consecutiva en el campeonato francés, ganando 2-0 este domingo en su visita al Metz (2-0).

Un equipo de investigadores de la Escuela Internacional Superior de Estudios Avanzados en Trieste, Italia, acaba de hacer la estimación más precisa hasta ahora de cuántos agujeros negros
de masa estelar (los que se forman tras el colapso gravitatorio de estrellas muy masivas) existen en el Universo. Y el resultado es un número realmente enorme, tanto que puede parecer imposible de calcular. 40 trillones, esto es, un 4 seguido de 19 ceros: 40.000.000.000.000.000.000. Y eso equivale al 1% de toda la materia bariónica (la materia 'normal', ni oscura ni exótica), de la que están hechos los planetas y las estrellas del Universo.

En un artículo publicado hace unos días en 'The Astrophysical Journal', los científicos explican el ingenioso método que les ha permitido llegar a esa cifra. Por definición, un agujero negro no puede verse, ya que ninguna luz o radiación puede escapar de su enorme gravedad. De hecho, los astrónomos sólo consiguen observar directamente a los agujeros negros supermasivos, con másas equivalentes a miles de millones de soles, ya que estos monstruos hacen que la materia que atraen gire a grandes velocidades a su alrededor, empiece a brillar y revele así el contorno del agujero negro.

Pero con los de masa estelar, entre cinco y diez veces el Sol, la cosa es bien distinta. A veces es posible revelar su presencia por los efectos gravitatorios locales que esos agujeros negros provocan en su entorno, pero en su inmensa mayoría resultan absolutamente invisibles. Y nadie hasta ahora había conseguido estimar su número. ¿Cómo lo consiguió entonces el equipo de Trieste?

Rastreando la evolución estelar
Según el astrofísico Alex Sicilia, primer firmante del estudio, lo que hicieron fue rastrear la evolución de las estrellas en nuestro universo, es decir, estimar con qué frecuencia las estrellas, ya sean solas o binarias, se transforman en agujeros negros. «Este es uno de los primeros y uno de los más sólidos cálculos ab initio [desde cero] de la función de masa del agujero negro estelar en la historia cósmica», dijo Sicilia.

Para 'fabricar' un agujero negro, lo primero que se necesita es una estrella grande con una masa entre cinco y diez veces la del Sol. Como se sabe muy bien, a medida que las estrellas llegan al final de sus vidas, empiezan a fusionar elementos cada vez más pesados dentro de sus ardientes núcleos. Pero al llegar al hierro la estrella, si tiene la masa adecuada, tiene ya los días contados. El hierro, de hecho, consume más energía para fusionarse de la que emite, lo que hace que deje de 'empujar' y oponerse a las fuerzas gravitatorias generadas por su propia masa y que tratan de comprimirla. Al final, la gravedad gana la batalla y aplasta sin piedad a la estrella, 'empaquetando' toda su masa más y más hasta convertirla en un simple punto de dimensiones microscópicas y densidad infinita: una singularidad. La estrella se convierte en un agujero negro del que ya nada, ni siuiera la luz, podrá volver a escapar jamás.

Un modelo estadístico
Para llegar a su estimación de 40 trillones, los investigadores utilizaron estadísticas conocidas de varias galaxias, como sus tamaños, los elementos que contienen y los tamaños de las nubes de gas en las que se forman las estrellas, y con ellas construyeron un modelo del universo que reflejaba con precisión los diferentes tamaños de estrellas que se formarían, y con qué frecuencia se crearían.

El paso siguiente fue precisar cuántas estrellas podrían eventualmente transformarse en agujeros negros, y modelar cómo serían sus vidas y muertes usando datos como su masa y su metalicidad, un rasgo que indica la abundancia de elementos más pesados que el hidrógeno o el helio. De este modo Sicilia y sus colegas hallaron qué porcentaje de esas estrellas candidatas se transformarían en algún momento en agujeros negros. Al observar también las estrellas emparejadas en sistemas binarios y calcular la velocidad a la que los agujeros negros pueden encontrarse y fusionarse, los investigadores se aseguraron de que no estaban contando dos veces ningún agujero negro en su encuesta.

Con estos cálculos en la mano, los científicos diseñaron un tercer modelo capaz de revelar la distribución y el tamaño de los agujeros negros de masa estelar a lo largo del tiempo. Los datos mostraron que su número era realmente enorme: 40 trillones. Para estar seguros, el equipo comparó sus estimaciones con los datos recogidos por los observatorios de ondas gravitacionales. Y ambos coincidían.

«Nuestro trabajo -dice por su parte Lumen Boco, coautor de la investigavción- proporciona una teoría sólida para la generación de semillas ligeras para agujeros negros supermasivos y puede constituir un punto de partida para investigar el origen de las 'semillas pesadas', que abordaremos en un próximo artículo».

Un agitado Daniil Medvedev, número dos del mundo y uno de los principales candidatos al título en el Abierto de Australia, enseñó sus primeros síntomas de nerviosismo en Melbourne Park durante su choque ante el tenista estadounidense Maxime Cressy.

El ruso, que hasta el momento avanzaba con mano de hierro en el primer Grand Slam de la temporada, se mostró tenso aunque al final se llevó el partido contra el número 70 de la ATP en la Margaret Court Arena por 6-2, 7-6 (4), 6-7 (4) y 7-5.

Medvedev tuvo un acalorado cruce de palabras con el juez de silla en el fragor de la batalla y tras perder el tercer set con Cressy, que mostró su mejor cara en el juego de saque y volea. Al ruso no le gustó que el norteamericano pasase más tiempo del que consideraba pertinente en los vestuarios. El número dos del mundo criticó, con muy malos modos, ante el juez de silla francés Renaud Lichtenstein la tardanza de Cressy.

La frustración de Medvedev creció después de dejar escapar hasta ocho puntos de ruptura en el cuarto set antes de que finalmente consiguiera materializar un buen golpe de derecha para robar el servicio al estadounidense.

Después de esta crisis Medvedev finiquitó el partido con una serie de enormes servicios, antes de firmar un golpe de derecha ganador para lograr el definitivo punto de partido.

Finalista en la última edición del Abierto de Australia, Medvedev, se encontrará ahora con el canadiense Felix Auger-Aliassime, novena raqueta del mundo, por un lugar en las semifinales.

El diseñador francés Thierry Mugler ha muerto en París a los 73 años. El creador, que
reinó en la industria de la moda en los años 80 con sus teatrales diseños y vistió a decenas de famosas, falleció este domingo de forma inesperada y a raíz de «causas naturales», según ha informado

su representante Jean-Baptiste Rougeot.

De acuerdo al portavoz, el modisto y estilista tenía previsto anunciar nuevas colaboraciones esta semana.

Mugler diseñaba para mujeres atrevidas y sensuales, para 'guerreras' y 'femme fatale', y lo hacía con patrones de formas geomátricas, estructuradas y estilizadas, muy llamativas. Brilló en la década de los 80, cuando además de sus colecciones -con provocaciones como una 'madonna' embarazada sobre la pasarela- era con frecuencia colaborador de grandes revistas y fotógrafos de moda y estilista en vídeoclips y 'shows'. Vistió entonces a grandes como Madonna, Sharon Stone, Michael Jackson, David Bowie, Cindy Crawford o George Michael, entre otros.

«Yo siempre pensé que la moda por sí misma era insuficiente y que tenía que ser mostrada en su entorno musical y teatral», dijo en una ocasión Mugler.

Años después, y aunque ya estaba oficialmente retirado, vistió a Beyoncé, Rihanna y Lady Gaga, y en 2019 volvió nuevamente a aparecer para crear el vestido de Kim Kardashian para la extravagante gala del Met de ese año.

Nacido en Estrasburgo en diciembre de 1948, estudió ballet mientras se dedicaba a crear moda como afición. Llegó a París a los 20 años con la idea de seguir bailando, pero allí creó su marca 'Café de Paris' en 1973 y después su firma definitiva, 'Thierry Mugler'. También tuvo mucho éxito con su perfume 'Angel'.

Sus diseños resaltaron y celebraron las formas femeninas: hombros acentuados, escotes amplios, cinturas estrechas y caderas redondeadas. «La danza me enseñó mucho sobre la postura, la organización de la ropa, la importancia de los hombros, el juego y el ritmo de las piernas», comentó Mugler.

Mugler además dominaba la puesta en escena. Organizaba representaciones espectaculares para sus creaciones, marcando el inicio del moderno espectáculo de la moda.

«Las presentaciones actuales de la moda son una continuación de lo que inventó Mugler», sostuvo Didier Grumbach, expresidente de la marca Thierry Mugler.

Para el décimo aniversario de su marca, en 1984, organizó la primera muestra pública de moda en Europa con 6.000 espectadores, en un evento similar a un concierto de rock.

Y en la celebración del 20 aniversario, en 1995, montó un espectáculo memorable en el Cirque d'Hiver, con la participación de las grandes modelos, como Jerry Hall, Naomi Campbell, Eva Herzigova y Kate Moss, junto a estrellas como Tippi Hedren, Julie Newmar y James Brown.

El fin del mundo no se espera para el 2342 (a lo mejor es antes).

Son muchos los autores de matemática recreativa (y ciencia en general) que han ideado cuestiones, ejercicios y problemas enmarcándolos y dándoles vida dentro de alguna obra clásica o imitándolas. En 1907, por ejemplo, el británico Henry Ernest Dudeney (junto al norteamericano Samuel Loyd, posiblemente los más notables inventores de problemas y juegos de ingenio de la historia), publica 'Los acertijos de Canterbury' ('The Canterbury Puzzles'), un conjunto de situaciones y enigmas matemáticos en boca del grupo de peregrinos que protagonizan la célebre obra del siglo XIV del poeta Geoffrey Chaucer. O 'El hombre que calculaba', del ficticio Malba Tahan, con más de 54 ediciones desde su primera edición en 1938.

Con esta inspiración escribí el relato del fin del mundo enmarcado en la Alhambra que apareció en esta sección hace quince días, situándolo en términos paralelos a los magníficos 'Cuentos de la Alhambra'. Para mí sorpresa, hubo quien asumió la historia como real, aunque quedaba bien indicado que se trataba de una ficción con el propósito de ofrecer al lector un enigma matemático a resolver. Agradezco el halago implícito de saber que, terminada mi carrera docente, quizá pueda dedicarme a la narrativa fantástica.

Aclarado lo cual, volvamos por la calle de la imagen al lugar y resolvamos la cuestión que era para mí la importante, la matemática.

En mi historia imaginada, me encontraba en las paredes del palacio una misteriosa sucesión de números: 1492, 1898, 1936 y 2342. Debajo, casi indistinguibles, aparecían otras cifras. La más nítida es 777. Todos son años de infausto recuerdo para los españoles, ¿supondría que algo malo va a pasar en nuestro país en 2342? Dejando a un lado las imaginativas interpretaciones del significado de los años de la expresión (elegidos adrede para ese fin), se trataba de demostrar que

es divisible entre 777 para cualquier exponente n entero no negativo. Y de paso, averiguar si existen más números aparte del 777 con dicha propiedad.

Todo el mundo en sus años escolares ha estudiado los polinomios, y sus operaciones básicas. Los polinomios son un concepto matemático muy interesante porque trabajar con ellos en esas operaciones es muy sencillo (no me refiero sólo a sumar, restar, multiplicar y dividir; sustituir valores numéricos en ellos o calcular sus derivadas y primitivas, es de las pocas cosas que cualquier estudiante desearía que le entrara en un examen porque tendría un sobresaliente con seguridad). Por eso los polinomios se utilizan como primer aproximante a funciones más complicadas.

Entre los aspectos más interesantes de los polinomios (y de los más complicados), se encuentra su factorización, esto es, expresarlos como producto o cociente de otros polinomios de menor grado. Cuanto menor sea el grado de un polinomio (el valor del exponente más alto que aparezca), más manejable es, obviamente. Entre las factorizaciones que hemos estudiado en la escuela, se encuentra la célebre “diferencia de cuadrados”, que aprendimos a base de que nos lo repitieran constantemente que es igual a “suma por diferencia”. Algebraicamente:

Observen que esa igualdad puede también expresarse del siguiente modo:

Si los números x e y fueran enteros, eso indica que el cociente del primer miembro resulta ser siempre un número entero, e igual a x + y. Es decir, nos dice, por ejemplo, que el número

es divisible entre 1936 – 1898 = 38, y además no hace falta que lo dividamos, porque de acuerdo a las expresiones anteriores, ese cociente es 1936 + 1898 = 3834 (los que tengan las matemáticas un poco roñosas, o directamente olvidadas, pueden comprobarlo: 38 x 3834 = 145692, que es igual a 1936^2 – 1898^2). Lo maravilloso de la fórmula es que eso se cumple sean quienes sean los valores que pongamos en x y en y. Espero que hasta aquí, todo se haya entendido.

¿Y qué pasa con exponente 3? Pues que hay otra fórmula similar, diferente, pero similar (a ver si el lector va descubriendo esa semejanza antes de que la describamos):

Conste que la idea importante para nuestro enigma, es que el cociente de la fracción del primer miembro es un número entero (la expresión del segundo miembro), siempre que x, y sean enteros.

Y efectivamente, hay fórmulas similares para exponente 4, 5, 6, etcétera. La expresión que generaliza todos esos exponentes, por muy altos que sean, la describimos los matemáticos como elevado a la potencia n (porque n puede tomar cualquier valor). Esa expresión es

Aunque no es muy difícil acordarse de esa expresión (fíjense en los exponentes de cada sumando: siempre suman n – 1: primero solo la x; luego metemos multiplicando una y, y por tanto la x tiene por exponente n – 2; luego metemos y al cuadrado, y por tanto la x tiene un exponente n – 3; y así hasta que se acaban las x, quedando sólo la y elevada a n –1), eso NO ES LO IMPORTANTE para nuestro enigma. Lo importante es que el resultado de dividir la fracción es un número entero, y por tanto, x – y divide de modo exacto a x^n – y^n.

Recordemos otra vez la inscripción 'misteriosa':

'Casualmente' (sí, va con segundas),

Los he puesto con colorines para que observen que los cuatro números verifican que, dos a dos como se indica, dan la misma diferencia. Eso significa que, tanto 406 como 444, dividen (de acuerdo a la expresión polinómica explicada antes) a ambos sumandos, es decir:

son cantidades enteras. Por tanto, la expresión completa es divisible por 2 × 406 × 444 = 360528 = 2^4 × 3 × 7 × 29 × 37, y por tanto, por todos sus factores. Una de esas posibles combinaciones de factores es 3 × 7 × 37 = 777. Por eso es divisible siempre por esa cantidad.

El número total de divisores
Una cuestión que aparece en muchas circunstancias, no sólo en ejercicios de matemáticas, sino también en nuestra vida cotidiana, tiene que ver con el número total de divisores que puede tener un número. Si es un número pequeño, como 6, no nos cuesta demasiadas dificultades porque lo hacemos casi mentalmente: como 6 = 2 × 3, los divisores son 1, 2, 3 y 6. Es decir, 4 divisores en total. Pero, ¿y si el número es más grande? Por ejemplo, 32. Si factorizamos el 32 tenemos que es igual a 2^5. También es sencillo, porque sólo tiene un factor primo (el 2). Entonces sus divisores son 1, 2, 2^2, 2^3, 2^4, 2^5. Es decir, hay 6. ¿Podemos establecer una regla general en estos casos? Evidentemente. Si el número se factoriza como p^a, entonces sus divisores son

que son justamente tantos como indica el exponente (a), más el 1. En definitiva, si llamamos d(n) a la función que proporciona el número de divisores del número n, entonces

Fácil. Pero la cosa se complica cuando la factorización tiene más de un factor primo, por ejemplo, ¿qué pasa si n = p^a × q^b? Tampoco es muy complicado utilizando el recurso de una tabla, del siguiente modo:

Es sencillo deducir que, en general, tengamos los factores primos que tengamos, el número total de divisores es el producto de todos los exponentes más una unidad en cada uno de ellos. Entonces, el número total de divisores que proporciona la expresión de marras, la de nuestro enigma, teniendo en cuenta que 360528 = 2^4 × 3 × 7 × 29 × 37, será d(360528) = (4+1)(1+1)(1+1)(1+1)(1+1) = 5 × 2 × 2 × 2 × 2 = 80

¿Os atrevéis a encontrarlos todos?

Un último comentario sobre las respuestas de los lectores y la dificultad de la cuestión. Me llegaron un par de respuestas por correo electrónico perfectamente resueltas (de matemáticos o profesores de matemáticas seguramente), en twitter se describió otra, y en los comentarios de los lectores, alguno también proporcionaba las pistas necesarias para la resolución (vía binomio de Newton, para obtener los coeficientes de la división de los polinomios). Otros cuestionaban la veracidad de que los alarifes musulmanes de 1492 conocieran el calendario gregoriano o los exponentes en las expresiones matemáticas.

Reitero una vez más que la historia en la que enmarqué el ejercicio es totalmente inventada, pero por aclarar estas cuestiones de historia de las matemáticas (interesantes por sí mismas, como cualquier otro aspecto de la cultura universal), en efecto el calendario gregoriano se empieza a considerar a partir de 1582. Pero, astrónomos y matemáticos árabes habían considerado otros sistemas para adecuar con más precisión la duración de los años a los movimientos de la Tierra. En concreto, Omar Khayyam (ver la explicación en esta misma sección) corrigió el calendario persa mediante el calendario yalalí que tiene un error de un día en 3770 años, menor que el del calendario gregoriano que es de un día en 3330 años. El calendario yalalí se empezó a utilizar el 15 de marzo de 1079, y es el calendario empleado todavía hoy en países como Irán y Afganistán. Así que, aunque inventada por mí, la expresión pudo haberse escrito en 1492 por algún matemático musulmán. En cuanto a los exponentes, también a Omar Khayyam le debemos la descripción más temprana de la potencia de un binomio con exponente natural. Así que, el marco en el que se presentó la cuestión, no estaba tan desencaminado. Respecto a la dificultad de la cuestión, podríamos decir que es de grado medio-alto para alguien que haya estudiado matemáticas alguna vez en su vida, y asequible para quienes hayan cursado matemáticas superiores en cualquier grado universitario.

En cualquier caso, mi felicitación y agradecimiento a todos los lectores que trataron de resolver la cuestión por si mismos.

Alfonso Jesús Población Sáez es profesor de la Universidad de Valladolid y miembro de la Comisión de divulgación de la Real Sociedad Matemática Española (RSME).

El ABCdario de las Matemáticas es una sección en colaboración con la RSME.

De padre pacense y madre italoamericana, Miguel Eladio López Alegría nació en mayo del 58 en Madrid. Apenas dos años después, su familia se mudó a California. Allí, reconvertido en ‘Michael’ para sus compañeros, creció y se graduó en ingeniería de sistemas en la Academia Naval de los EE. UU., especializándose más tarde en ingeniería aeroespacial. A principios de los noventa, fue escogido como astronauta de la NASA. En sus instalaciones coincidió e ‘hizo migas’ con un joven Pedro Duque, que se entrenaba por aquel entonces para la Agencia Espacial Europea (ESA). Ambos subirían pocos años más tarde a la Estación Espacial Internacional (ISS), pero López-Alegría se adelantaría en dos años, convirtiéndose en el primer astronauta de origen español en llegar al espacio. No fue la única: volvió hasta en cuatro ocasiones hasta su último viaje, en 2006. Ahora retirado de la agencia espacial estadounidense, ha creado su propia compañía, Axiom Space, con la que regresará casi dos décadas después a la ISS el próximo 21 de febrero en la primera misión totalmente privada con destino al mayor laboratorio espacial creado por la humanidad. Y esta vez lucirá con orgullo la bandera española que no pudo llevar en sus otros viajes espaciales, cuenta en una charla por videoconferencia con ABC desde los 'cuarteles generales' de su empresa en Los Ángeles.

—La NASA acaba de aprobar a la tripulación de la Axiom Mission 1, con usted como comandante. ¿Cómo se siente?

—Otro paso adelante de entre los muchos que son necesarios. Llevamos persiguiendo esta meta desde hace meses e incluso años. Entrenamientos, pruebas médicas, físicas… Por fin nos estamos acercando a la fecha de lanzamiento.

—¿Es un sentimiento diferente al de las otras veces que ha viajado al espacio?

—Hay muchas diferencias. Primero, la estación es más grande. La última vez que fui hubo a bordo una tripulación de tres personas. Ahora allí hay siete astronautas y, con nosotros, sumaremos un total de once. O sea, es mucho más grande, más compleja, mucho más enfocada a experimentos científicos a diferencia de mi época, que eran tiempos de construcción. Cuando fui había tres o cuatro módulos y ahora hay más del doble. Es casi como una ciudad. Además, con esta tripulación privada mi papel es un poco distinto: no me tengo que ocupar solo de mis cosas, sino también de las de ellos y asegurarnos de que todo es seguro pero también que disfrutan de la experiencia. Porque eso es muy importante. Por último, cuando era astronauta de la NASA, tenía unas expectativas de cómo sería mi trabajo; pero ahora que estoy separado de esa vida, tengo más ilusión porque reconozco más lo especial y lo magnífica que es esta experiencia. Estoy disfrutando un poco más. Va a ser muy interesante experimentar cómo ha cambiado y cómo ha expandido el volumen y las instalaciones científicas. Tengo muchas ganas.

«Esta misión se parece mucho a las de la NASA, salvo porque la iniciativa es enteramente privada y los experimentos están supervisados por instituciones que no son estatales, como hasta ahora»

—¿Quiénes forman la tripulación y qué harán durante sus ocho días de estancia en la ISS?

—Yo soy el comandante. El segundo a bordo es el piloto, Larry Connor. Vive en Ohio y colabora con dos instituciones médicas muy importantes, Clínica Mayo y Cleveland Clinic, con las que llevará a cabo experimentos con células madre para medir cómo el espacio impacta el envejecimiento. El especialista de misión es un israelí llamado Eytan Stibbe, piloto de la fuerza aérea israelí y compañero del otro piloto que murió en el accidente del Columbia en 2003, Ilan Ramón. Después de su fallecimiento se creó la Ilan Ramon Fundation y Eytan está colaborando con esta organización para llevar a cabo experimentos médicos físicos. El tercer astronauta se llama Mark Pathy, un canadiense de Montreal que colabora con el Montreal Childhood Hospital y con el Canadian Geographical Society para hacer otras diferentes pruebas y demostrar que se puede crear una comunicación bidireccional con hologramas para, por ejemplo, poder operar en el espacio con el apoyo en tierra. En realidad, esta misión se parece mucho a las de la NASA, salvo porque la iniciativa es enteramente privada y los experimentos están supervisados por estas instituciones.

Tripulación de la misión AX-1

Axiom Space
—Es evidente que estamos ante una nueva carrera espacial, con empresas privadas involucrándose y el turismo espacial como reclamo para el gran público. O, al menos, el más adinerado. ¿Lo cree así?

—No sé si es una carrera, pero desde luego es una fase nueva de las misiones tripuladas. En los últimos sesenta años llevamos al espacio, casi sin excepción, empleados del estado del gobierno que sea. Sin embargo, ahora comienza el tiempo de los astronautas privados. Y ya estamos viendo que pueden ser vuelos suborbitales o más lejos, a la ISS, que es lo que nosotros hacemos. La diferencia entre unos y otros es que para llegar a la estación espacial es necesario mayor preparación, entrenamiento y dedicación. Aparte, es una nueva oportunidad para explorar y explotar el ámbito de la microgravedad, y poder realizar las mismas investigaciones pero desde el sector privado.

Michael Lópze-Alegría durante uno de los ensayos en gravedad cero para la misión de Axiom Space

AXIOM SPACE
—Entonces, ¿estamos en otra era espacial?

—Es un punto de inflexión en la exploración humana en el espacio. Estoy súper orgulloso de formar parte de esta tripulación porque desde que dejé la NASA hace más de diez años siempre he apostado por la idea de democratizar la experiencia. Y ahora, después de tantos años diciéndolo, me toca hacerlo. Para mí es un sueño. Sobre todo portando los vínculos que tengo con España. Me hace mucha ilusión.

«En esta ocasión, iré con las dos banderas»

—¿Se siente el primer español que subió al espacio? Aquí hubo algo de polémica con el tema…

—Pedro es un amigo y entre nosotros no tenemos ningún roce por eso. Yo nací en España, siempre he tenido la nacionalidad española, lo que pasa que no llevé la bandera en mi hombro porque fui como miembro de la NASA. Él, sin embargo, representó a España cuando subió con la ESA. En esta ocasión, iré con las dos banderas, porque como no es una agencia espacial estatal puedo reclamar mis dos nacionalidades. Llevaré con mucho orgullo la bandera española.

—¿Cuál es su relación con España? ¿Está enterado de la actualidad del sector aquí o relacionado con empresas e ingenieros españoles?

—Con el sector espacial no tengo mucha relación. Casi todos mis vínculos con España son familiares. Tengo dos familias, la de mi padre, que era de Badajoz. Él tenía tres hermanas y sus hijos, mis primos, son muy cercanos, hablamos de manera muy regular. Después se casó con una española y la mayoría de ellos están en Madrid, por lo que es casi visita obligatoria cada vez que voy a España. La veo casi más que a la otra, porque no se va a Badajoz a menos que vayas a ir a Badajoz -risas-. Les tengo mucho cariño a todos allí. Y no solo eso, también a la cultura, a la cocina, al vino… Siento la sangre muy española aunque la mente pueda ser muy americana.

«Estoy convencido de que, en algún momento, todo el mundo podrá subir al espacio tal y como hoy monta en avión»

—Volviendo a la democratización del espacio. ¿Piensa que los viajes espaciales llegarán a estar al alcance de cualquiera?

—Eso va a tardar porque, de momento, los precios son astronómicos -se ríe-. Pero creo que ocurrirá como con la aviación comercial, cuando en los años veinte o treinta los billetes eran muy caros y solo la gente rica podía permitirse subir en avión. Hoy en día lo hace cualquiera para ir a una fiesta. Los precios se han reducido porque el aumento de la oferta, el volumen de operaciones, la experiencia… Yo estoy convencido de que, en algún momento, todo el mundo podrá subir al espacio tal y como hoy monta en avión.

—¿Podemos hablar de precios por subir a la ISS? Algunos medios apuntan a unos 55 millones de dólares (48 millones de euros).

—No podemos hablar de lo que han pagado, pero son decenas de millones de dólares, tengo que admitir. El coste es tan caro porque una gran parte se va en el transporte.

—¿Habrá nuevas misiones?

—Se acaba de aprobar una segunda misión para finales de este año. La comandante será Peggy Watson, una exastronauta muy experimentada que ahora mismo es mi suplente para mi misión; se sumarán tres tripulantes más que ya han empezado a prepararse. La intención es llevar a cabo dos misiones al año, pero es la NASA y las otras agencias las que tienen que decidir si podemos hacerlas, porque tener cuatro astronautas más a bordo de la ISS complica un poco más la cosa. Sin embargo, cuando tengamos nuestros propios módulos, podremos hacer viajes de forma más regular.

«Nuestra estación espacial privada operará con la ISS hasta su fin»

—De hecho, le quería preguntar precisamente sobre eso, el gran proyecto de su empresa de construir la primera estación espacial privada. ¿Cómo marcha?

—El plan es construir, lanzar y acoplar tres módulos a la ISS. Esto es más fácil que construir de cero. Del primer módulo, la ‘cáscara’ se está construyendo en Italia. Cuando esté lista, se enviará a Houston para integrar toda la electrónica. Esperamos lanzar el módulo en septiembre de 2024. Seis meses después despegará el segundo, y otros seis más tarde después de eso el siguiente. Operaremos junto a la ISS hasta su fin. En ese momento subiremos un cuarto módulo que contará con paneles solares, que proveerán energía a toda la infraestructura. En ese momento haremos lo mismo que hace la ISS pero en privado. Queremos tener también como clientes a estas mismas agencias gubernamentales, como la NASA o la ESA, que puedan enviar a sus astronautas para hacer experimentos en microgravedad; pero también empresas privadas que hagan sus propias pruebas.

—Hay muchos proyectos en el 'aire' en el campo del espacio: se ha hablado de construir hoteles, bases lunares… ¿Qué tiene de diferente este proyecto?

—Lo más importante para mí es que hay demanda. Las agencias espaciales que forman la ISS casi todas han dicho que quieren tener una presencia en la órbita terrestre; pero no tienen ningún plan para cuando la actual estación espacial se jubile. Ya la NASA ha apostado por nosotros, permitiéndonos acoplar nuestros módulos. Y esto es una gran señal. Ellos tienen confianza en quiénes somos, en nuestra capacidad de ingeniería y operaciones y yo creo que eso da pistas de lo que puede ser el futuro. Es verdad que muchas empresas han dicho que pueden hacer esto o lo otro en el espacio. Pero, como nosotros decimos, nuestra empresa ya está ‘cortando metal’. Esto sí que es un proyecto que se va a realizar. Además, hemos tenido éxito al recaudar fondos. Cuando empecé con la empresa éramos cinco y ahora somos casi 400. Y estamos creciendo de forma impresionante. Todo esto va muy en serio.

—La NASA apuesta mucho por empresas privadas como Axiom o SpaceX. ¿Cuál es el ambiente que se respira entre las empresas privadas espaciales?

—Somos un colectivo de pocas compañías pero dependemos mucho uno de otros: por ejemplo, nosotros no somos una empresa de transporte espacial, sino un destino; y en nuestro caso utilizamos SpaceX para el viaje. Pero en el futuro habrá mínimo una o dos empresas más con las que podremos colaborar. La competición siempre es buena para una industria de un sector nuevo, y aquí además también hay colaboración. Además, a las agencias les interesa nuestra actividad. Por ejemplo, hoy la NASA se deja 3.500 millones de dólares al año en la ISS, que es una burrada de dinero. Y nosotros podemos ofrecer el mismo acceso por mucho menos coste. Y eso es interesante para ellos. Ellos pueden enfocarse en la exploración de la Luna o de Marte mientras que ya está establecido una economía en la órbita terrestre. Y nosotros queremos ser uno de los pioneros en construir el hotel o el laboratorio, dependiendo de tu interés. Pero la órbita terrestre será un dominio bastante interesante y que crecerá durante esta década.

El año 2021 ha supuesto, en lo que a boxeo se refiere, el adiós a la pandemia. El público regresó a las veladas, clave para nutrir las bolsas y terminar con la pobre imagen de los pabellones vacíos o los combates en el jardín de la mansión del promotor británico Eddie Hearn en Essex. En los pasados doce meses hemos visto un buen puñado de combates extraordinarios de las mayores figuras del boxeo, desde Canelo Álvarez hasta Tyson Fury, pasando por Terrence Crawford o los destronados Anthony Joshua y Teófimo López. Además, un barcelonés, Sandor Martín, y un granadino, Kiko Martínez, han llevado la bandera de España a lo más alto de las arenas.

El mejor combate
Los pesos más livianos suelen ser los patitos feos del circuito internacional, pero el Gallo Estrada y Román «Chocolatito» González, dos gladiadores de apenas 50 kilos, protagonizaron el 13 de marzo una pelea épica que quizás ha sido la mejor de los últimos años. Dan fe de ello los 2.500 golpes -sí, han leído bien- que se lanzaron en 12 rounds. Los jueces dieron el triunfo al mexicano Estrada, que retuvo el título del Consejo y ganó el de la Asociación en la categoría supermosca, pero el nicaragüense no sólo terminó en pie sino también con la cabeza bien alta. Objetivamente esta pelea mostró más calidad que otra que concitó muchos más focos y cerró trilogía, en la que el Rey Gitano, Tyson Fury -el mejor de los pesados-, liquidó al bombardero de bronce, Deontay Wilder.

El KO del año
Transcurría el décimo asalto cuando el mexicano Óscar Valdez esquivó en un suspiro tres manos de su compatriota Miguel Berchelt y respondió con un recto de izquierda que venía desde el mismísimo infierno. Nada pudo hacer su contendiente, que cayó de boca a la lona, en uno de esos derribos en los que el ‘referee’ no cuenta hasta diez: llama al médico. Insuperable.

La sorpresa de 2021
Gran favorito era el estadounidense Teófimo López el pasado 27 de noviembre frente al australiano George Kambosos. El peleador de origen hondureño se había ganado el trono de los ligeros en Las Vegas en octubre de 2020 venciendo a uno de los mejores libra por libra del mundo, Vasyl Lomachenko, por decisión unánime. Apenas nada pagaban las casas de apuestas por Kambosos, pero los pocos que apostaron por él se hicieron ricos: justo vencedor gracias a una pelea muy seria en la división con más competencia y en la que levantó una situación de KO. Aunque menos sorpresa, también merece mención el ucraniano Oleksandr Usyk (si te lo encuentras en un callejón te da un ictus) quien, llegado de los cruceros, le birló los cuatro cinturones a un decepcionante Anthony Joshua, otrora justo rey de los pesados.

El mejor boxeador del año
Poco importa lo que digan sus muchos ‘haters’. Saúl «el Canelo» Álvárez es el mejor púgil del año porque lo ha demostrado donde hablan los campeones, entre las doce cuerdas. Tras ganarlos a todos en peso mediano y subir incluso a semipesado contra Kovalev -algo vetusto-, el año pasado avasalló en los supermedianos. Comenzó 2021 con el trámite del turco Yildirim (pelea mandatoria) y luego destrozó a dos oponentes de primer nivel que llegaban invictos. Primero el británico Billy Joe Saunders, digno personaje romaní de ‘Snatch: Cerdos y diamantes’ que se subió al ring del At&T Stadium de Texas con un 30-0 en su palmarés y se fue de allí en ambulancia, con el pómulo roto y su carrera comprometida. Y después al estadounidense Caleb Plant, que terminó su racha de 14-0 y nada pudo hacer contra el tapatío, el hombre más en forma de este deporte y merecedor del título honorífico del mejor libra por libra. ¡Viva México cabrones!

Canelo, tras ganar el campeonato del mundo el pasado noviembre en Las VegasLas campanadas de los españoles
Antes del 17 de octubre seguidores de Mikey García, cuatro veces campeón del mundo con marca 40-1, le preguntaban en Twitter por qué iba a pelear contra Sergio Ramos. No habían oído hablar de Sandor Martín, que llegó de Barcelona a California, la casa de su oponente, con el cartel de perdedor. Sandor subió al ring al ritmo de ‘Volare’, de los Gipsy Kings, y dio todo un recital de boxeo a una estrella mundial. La victoria a los puntos no fue por unanimidad (tanto da) porque uno de los tres jueces vio vencedor a García (o era casero hasta el paroxismo o estaba ebrio). Un mes después, el 13 de noviembre, Kiko Martínez, que había sido campeón del mundo supermosca de la Federación Internacional de Boxeo (IBF), estaba perdiendo su combate en Sheffield contra el campeón del peso pluma, el local Kid Galahad. Concluyendo el quinto asalto conectó por sorpresa una derecha monumental que llevó a la lona al púgil local. Al inicio del sexto, Galahad no soportó el segundo golpe de poder del granadino. ‘La Sensación’ Martínez se convirtió así en el segundo boxeador español en ponerse dos cinturones de campeón mundial en distintas divisiones, tras Javi Castillejo.

Lo que nos espera en 2022
Kiko defenderá su faja en Inglaterra (revancha con Galahad o frente a Josh Warrington) y Sandor ha llamado a la puerta de un combate de grandes dimensiones en el que se jugará su brillante carrera. Por su parte, el Canelo quiere agrandar su legado con un cinturón dos divisiones más arriba, en el peso crucero, frente al congoleño Ilunga Makabu, pero la pelea está en el aire por la aparición de Thabiso Mchunu. En los pesados habrá revancha entre Usyk y Joshua, por lo que Fury deberá esperar. Por otro lado, Terrence Crawford -para muchos entendidos el mejor libra por libra del mundo- debería pelear de una vez por todas con Errol Spence, pero la lesión de retina de este y la falta de sintonía entre promotores alejan la contienda soñada. En la división ahora más bella, la de los ligeros, Kambosos, Teófimo, Lomachenko y Gervonta Davis -pupilo de Floy Mayweather- tendrán que ir aclarando quién es el mejor.


Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Pin It on Pinterest