Betis-Valencia, el caviar de los pobres

Escrito por el abril 23, 2022

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
La Cartuja, ese inmenso estadio a las afueras de Sevilla que ha permanecido medio oculto y carcomido para el deporte desde que se estrenó en 1999 con el Mundial de atletismo, acoge hoy la final de la Copa del Rey, convertido el magnífico torneo en el caviar de los pobres. Una oportunidad para aficiones salerosas y clubes que habitualmente caen en el olvido en los grandes foros del balompié. Betis y Valencia, dos credos, dos entrenadores con visión opuesta del fútbol, dos entidades que no ejercen ningún tipo de atracción para los gobernantes de Arabia Saudí y que están clasificados para la próxima Supercopa, salvo que Rubiales o Piqué modifiquen la normativa.

Es probable que a los árabes, consumidores compulsivos del Madrid de Cristiano Ronaldo y el Barcelona de Messi, les interese poco la historia de los dos contendientes. Ese periodo vacío de contenido para el Betis, diecisiete años sin ganar la Copa del Rey (2005 al Osasuna), sin levantar un título, porque en realidad el club sevillano solo ha conseguido tres campeonatos en 115 años de existencia. Dos Copas del Rey (1977 y 2005) y una Liga (1935).

El palmarés del Valencia es más lustroso y cercano en conquistas (6 Ligas, 8 Copas del Rey, 1 Copa de la UEFA, 1 Recopa, 2 Supercopas de Europa, 2 Copas de Feria y 1 Supercopa de España). El último título, la Copa del Rey de 2019, con Marcelino al mando, rompió la secuencia triunfal del Barça de Messi. El argentino había liderado una serie de cuatro Copas en fila cortadas por el mismo patrón: los pitos al Rey y al himno, la polémica de las banderas, la división social con el fútbol como pretexto y, siempre, el triunfo del Barcelona con el astro al frente.

La Copa, una competición excitante que la Federación de Fútbol ha dotado de mayor vigor con las eliminatorias a partido único, es el torneo que siempre pierde el Athletic de Bilbao, cinco finales con derrota en los últimos trece años. Antiguo rey de la Copa, con 24 títulos, no gana este entorchado desde 1984, aquella final de la tangana máxima y patadas en la espalda de Clos, Goikoetxea y Maradona.

La Copa de la carrera de Bale ante Bartra, del gol de Miranda en el Bernabéu, es esta noche (22 h., Telecinco) la final de los estilos, inevitable esta controversia en la mesa redonda del fútbol cuando está por medio un equipo de Bordalás. Antes de jugar, ya existe el clima de discusión. «No podemos caer en las provocaciones y en los golpes del Valencia. Esperemos que sea un partido de fútbol». Con estas palabras ha elevado la temperatura el chileno Manuel Pellegrini, en apariencia un tipo tranquilo y mesurado que evita la confrontación.

Bordalás ha contestado: «Me hace mucha gracia, sin haber comenzado el partido ya están acusándonos de cosas que no son ciertas, no sé con qué objetivo, imagino que para intentar condicionar al árbitro. Es irrespetuoso y está fuera de lugar». Es el estigma que persigue, ya parece que para siempre, al entrenador alicantino. La intensidad y el fútbol bravío que se mezcla con las faltas, las interrupciones y el tiempo congelado de juego. «De nuevo, se falta el respeto a una afición y a una entidad de más de cien años. El Valencia es el equipo que más faltas recibe, cuando se nos acusa que interrumpimos, será al contrario», dice el técnico del Valencia.

Bordalás, como Pellegrini, no ha ganado ningún título en España. El chileno, que conquistó la Premier con el Manchester City, no tiene pedigrí en España (solo una Intertoto con el Villarreal) pese a que entrenó al Real Madrid.

Son dos entrenadores que han revitalizado a sus equipos. Pellegrini, desde la posesión y el toque, ha capitaneado el renacimiento del conjunto verdiblanco desde hace dos años. Y lo mismo Bordalás, con su juego áspero pero sólido y solvente que santifica el resultado por encima de todo.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Pin It on Pinterest

Share This