Carlos Alcaraz se retira del US Open por problemas físicos

Oops...
Slider with alias none not found.

Le cortaron las alas a Carlos Alcaraz en el vuelo prodigioso que había protagonizado en el US Open de Nueva York. Y ocurrió de la manera más dura posible: por problemas físicos. El tenista murciano, de 18 años, se retiró de su partido de cuartos en el ‘grande neoyorquino’ a mitad del segundo set por un dolor en el aductor derecho. Enfrentaba al canadiense Felix Auger-Aliassime. Otra joven promesa (21 años), pero más consolidado, colocado ya en el número 15 del mundo, y que este año había conseguido derrotar a Alex Zverev en Wimbledon y a Roger Federe en Halle. Le entrena alguien que sabe a la perfección cómo pulir talentos jóvenes: Toni Nadal, el tío de Rafael Nadal y su entrenador durante buena parte de su carrera. Auger-Aliassime ganó con suficiencia el primer set, donde, desde las gradas de Arthur Ashe, la central de Nueva York, no se percibió que Alcaraz tuviera problemas físicos. Ambos comparecían por primera vez en cuartos de un ‘grande’ y se notó el nerviosismo, con muchos errores no forzados. Pero Auger-Aliassime se apoyó en un mejor saque y consiguió colocar más golpes ganadores. Tras ceder su saque a mitad de set, Alcaraz no pudo hacer lo mismo con el del canadiense, a pesar de tener un 0-40 con 5-3 que podría haber cambiado las cosas. Pero Auger-Aliassime le dio la vuelta y se embolsó la primera manga. Las dolencias sí pudieron anticiparse en el segundo set, cuando el joven murciano intentaba puntos más rápidos. Cuando iba el segundo set 2-1 a favor del canadiense, Alcaraz pidió la presencia del fisioterapeuta, que le atendió brevemente. Un juego después, anunció que no seguía y se fue a entregar la cuchara en la red. Solo se había jugado una hora y ocho minutos de un partido con gran expectativa, que acabó en engaño para todos. «Lo sentí antes del partido. Pero al principio lo puede controlar», dijo Alcaraz sobre el dolor en el aductor derecho. «Al final de segundo set y al principio del segundo empezó a incrementarse». «Soy un jugador al que nunca le gusta retirarse, es un poco triste de la manera en la que ha acabado el torneo», apuntó el murciano. «Pero lo primero es cuidar mi cuerpo y mantenerme sano». Auger-Aliassime se convierte así en el primer tenista canadiense en llegar a las semifinales del US Open en toda la historia del torneo, donde se enfrentará a Daniil Medvedev. Le acompañará en esa misma ronda del cuadro femenino su compatriota Leylah Fernández, que este lunes cumplió 19 años. Se impuso a la británica Emma Raducanu y se convirtió en la más joven semifinalista en Nueva York desde Maria Sharapova en 2005. La lesión rompe el sueño de Alcaraz, convertido en la sensación del tenis mundial tras derrotar de forma sorprendente a Stefanos Tsitsipas, uno de los favoritos del torneo, en tercera ronda. Tanto en el partido con Tsitsipas, como en el de octavos con el alemán Peter Gojowzcyk, necesitó cinco sets para imponerse, con la factura física que eso supone. En los últimos tres partidos había requerido la asistencia médica en medio del partido. En el de Tstsipas, fue atendido en el muslo derecho. Ayer compareció con una cinta kinesiológica en el izquierdo. «No es una decepción, me voy contento con el torneo», dijo Alcaraz. «Estos partidos me han dado mucha experiencia. He madurado en este torneo. Estoy muy contento de haber jugado unos cuartos de final de Grand Slam». A pesar de su retirada, que nadie esperaba, Alcaraz se marcha del torneo con gran sabor de boca. Se ha convertido en el jugador más joven en alcanzar los cuartos de final del US Open desde 1963 y, sobre todo, ha ilusionado al mundo del tenis con su irrupción. Se va de Nueva York con mucho aprendizaje en la maleta: «La mayor lección es cómo he afrontado los momentos nuevos. Jugar primera vez en Arthur Ashe contra el numero tres del mundo, con la valentía que lo afronté», dijo sobre su partido contra Tsitsipas. «Estos partidos me dan mucha experiencia, me hacen madurar mucho». Ahora toca descansar en Murcia, observar de cerca la lesión y plantarse si juega o no el torneo de Metz, su próxima cita en el calendario. Sobre su posible aparición en la Copa Davis, prefirió no pronunciarse: «Queda mucho».

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí