Oops...
Slider with alias none not found.

Cine

Trueba y Plaza en dos miradas opuestas a la juventud y la vejez

Dos títulos españoles coincidieron en le jornada de competición del Festival, 'Quién lo impide', de Jonás Trueba, y 'La abuela', de Paco Plaza, y ambos se ajustaban con dificultad a los cauces habituales de lo 'oficial'; uno, el de Trueba, por su duración de casi cuatro horas, y el otro, el de Plaza, por su vinculación al género de terror. Un tiempo desmesurado y un espacio especial como lo terrorífico suelen pedir también un público específico, casi exclusivo. Lo de Jonás Trueba es formalmente un experimento, una película hecha a mano alzada y construida a lo largo de cinco años con la mirada puesta en un amplio grupo de adolescentes, escolares que se prestan a darle a la pantalla todo su potencial de vínculo con la realidad (documental) y toda su naturalidad para someterse a las leyes de la interpretación (ficción). Como ese periodo entre los 16 y los veinte años alude a todo el mundo, sea en pasado, en presente o en futuro, o sea en el yo o en sus circunstancias, como hijos o nietos, ese vistazo a la juventud y sus transformaciones, a sus miedos, potencias, precauciones y sueños, 'Quién lo impide' es un fabuloso y elocuente contraste con el modo de pensar, actuar y modelarse de las nuevas generaciones que son, como todas, ininteligibles, audaces y, en cierto modo, opacas a los que no son miembros del club. La película está estructurada en tres tiempos, en tres procesos de 'maduración' que coinciden con los cambios de curso y de actitud de presente: se subraya mucho la actualidad y la influencia de la pandemia en el grupo y los personajes o actores, que están medidos y calculados para ser ellos y su evolución. La relación con la cámara y lo de detrás de la cámara (Jonás y equipo) es fresca, cotidiana y bien ensamblada entre lo que es documental y lo que es terreno ficticio: todo el material que muestra huele a lo mismo. La duración, en efecto, es disuasoria, pero, ¿cuántas oportunidades tiene uno de acercarse y asomarse durante tanto tiempo a la intimidad de ese selecto club? 'La abuela' tiene cualidades y pretensiones muy distintas, y a Paco Plaza le interesa modelar su historia con otros materiales en los que la realidad pierde importancia para cederle terreno a lo fantástico, a lo improbable y a lo que, mediante atmósfera y cámara, produce inquietud o miedo, aunque, en cierto modo, la adolescencia también contenga esos sentimientos. Paco Plaza ha construido un terror elegante alrededor de dos personajes, la abuela, que necesita ayuda doméstica tras una embolia, y la nieta, modelo en París, que tiene que ir a resolver la papeleta. En realidad, la película es un drama social, pero la voluntad y el talento de Paco Plaza, la atmósfera que crea y ciertos detalles entre la paranoia y lo paranormal, la convierten en un filme de terror, y la actriz Vera Valdez le da a su personaje de abuela ese puntito que te anima a salir corriendo.

Jessica Chastain y Benedict Cumberbatch, el poder de la interpretación

La competición del Festival sacó otro título, 'Los ojos de Tammy Faye', que traía dentro la interpretación de una actriz, Jessica Chastain, a la que se le podría colocar el 'ex aquo' de la ya glosada de Javier Bardem sin que pareciera ridículo. La película la dirige Michael Showalter (el de la estupenda 'La enfermedad del amor') y cuenta con gran aparato de cámara, color y música la ascensión y caída de una pareja de telepredicadores que gozaron de gran popularidad durante los años setenta, Jim Bakker y Tammy Faye. La historia es real y está convenientemente diseñada para que atrape la sordidez, la hipocresía y las intrigas que se dan en ese mundo que vive del óbolo y la charlatanería, pero también para que se aprecien algunas de las enormes energías que la protagonista encuentra en lo religioso. Lo mejor, sin duda, es la interpretación de Jessica Chastain, en algunos momentos irreconocible dentro de su personaje, y la capacidad que tiene para no perder contacto emocional con el espectador con una puesta en escena de sí misma espectacular. Y dentro de la Sección Perlas se proyectaba 'El poder del perro', recién llegada del Festival de Venecia, donde Jane Campion ganó el León de Plata a la mejor dirección. Está basada en la novela de Thomas Savage y es un wéstern que mira de otro modo y hacia un lugar distinto, con mucha sutileza hacia aquellos terrenos vedados de la película de Ang Lee. En el centro de la historia están dos hermanos, dos granjeros acaudalados en aquel Oeste que se modernizaba a principios del siglo XX, y una mujer viuda –con hijo hipersensible– que se casa con uno de ellos y se traslada al impresionante y asilvestrado rancho. Hay otro personaje clave, Bronco Henry, que ya murió y es algo así como el retrato de la finada señora De Winter en la pared de Manderley. Ambiente, relato, sugerencia y música son una maravilla, y la interpretación de Benedict Cumberbatch es un prodigio en su laberinto, en su complejo diálogo entre la masculinidad y lo otro. Creo que a 'El poder del perro' le viene bien el calificativo de peliculón.

Muere Roger Michell, director de ‘Notting Hill’

El director Roger Michell, responsable de la comedia romántica 'Notting Hill', ha fallecido a los 65 años, tal y como ha informado su publicista en un breve comunicado en el que no se detallan las circunstancias de su muerte. «Es con gran tristeza que la familia de Roger Michell, director, escritor y padre de Harry, Rosie, Maggie y Sparrow anuncia su muerte a la edad de 65 años el 22 de septiembre», dice la nota, difundida la agencia británica PA. El también director teatral, nacido en Pretoria (Sudáfrica) dirigió su película más popular gracias al actor Richard Harris, que le buscó para que dirigiese a Hugh Grant y Julia Roberts en 'Notting Hill'. El éxito de la cinta fue inmenso, convirtiéndola en una de los filmes británicos más taquilleros de la historia. Más allá de su obra magna, se puso detrás de las cámaras en 2002 para dirigir 'Changin Lines', con Ben Affleck y Samuel L. Jackson como protagonistas. Al año siguiente dirigió a Daniel Craig en 'Mother', y tres años después hizo lo propio con Peter O'Toole, que encabeza el reparto de 'Venus'. Ganador de un BAFTA por 'Persuasión', de sus últimos trabajos destaca 'Morning Glory' (2010), una comedia sobre un programa televisivo matinal con Rachel McAdams y Harrison Ford, aunque su película definitiva ha sido 'The Duke', rodada en 2020, protagonizada por Helen Mirren y Jim Broadvent y todavía pendiente de estreno después de su exitoso paso por la pasada edición del Festival de Cine de Venecia.

A Contracorriente se asocia con Johnny Depp en una nueva productora, IN.2 Films

En el marco del Festival de Cine de San Sebastián, y aprovechando que Johnny Depp pasaba por aquí, el actor organizó un encuentro con la Prensa para anunciar un acuerdo de colaboración con A Contracorriente Films, una nueva productora llamada IN.2 Films que operará a nivel internacional para la creación de películas y series televisivas. En la presentación del proyecto, sobre el que Johnny Depp habló de forma pausada y rotunda sobre su interés en «construir espacios donde los artistas puedan ser artistas y donde tengan libertad para crear y dar vida a sus ideas», estuvieron presentes Adolfo Blanco, fundador de A Contracorriente, y su equipo, además de los productores Stephen Deuters y Stephen Malit. No entraron en detalles sobre las producciones que tienen ya previstas, pero sí dieron algún nombre, como el del director Julian Temple (con quien ha trabajado Depp en 'Crock of Gold'), y que están construyendo un equipo de guionistas para elaborar un catálogo de producciones ya para este próximo año. Y Adolfo Blanco deslizó que serán proyectos internacionales pero que alguno llevará sello español.

Clint Eastwood: «El tiempo solo es tiempo y yo lo quiero pasar trabajando»

Es extraordinario que, a sus 91 años y en plena pandemia, Clint Eastwood haya rodado su película 45 como director. En esta elegía, no al macho sino al conjunto de héroes que pueblan su cine, Eastwood recuerda que ya no hay batallas que pelear y tan solo resta contar atardeceres. «No sé curar la vejez», dice su personaje, en una de las frases más empáticas de su carrera. El héroe de Harry el Sucio mira hacia atrás en 'Cry Macho', un poema lírico para lamentar el tiempo pasado, pero el legendario autor quiere que sepamos que envejecer no es un acontecimiento trágico. «El tiempo solo es tiempo. Yo lo quiero pasar trabajando porque sigo siendo un director con ganas de... Ver Más