Cine

Seis películas para ver en la Fiesta del Cine, según los críticos de ABC

Desde este lunes y hasta el jueves 6 de octubre todas las entradas en más de 345 cines de España costarán 3,50 euros. Gracias a la Fiesta del Cine, que ya celebra su XIX edición, los espectadores podrán volver a las salas a precios de otra época. Como siempre deberán conseguir su acreditación en la web oficial www.fiestadelcine.com. Los mayores de 60 y menores de 14 años no necesitarán acreditarse. Para aquellos que duden entre qué elegir en la cartelera, proponemos las películas mejor valorada por la crítica de ABC. Argentina, 1985 La cinta tiene en su punto de mira el juicio contra los responsables de la dictadura militar argentina y la trabajosa actuación del fiscal Julio Strassera; es decir, que la historia tiene un alto componente de amparo en hechos reales, pero también elementos de ficción, dramáticos y familiares que la hacen entretenida y atractiva para el público. El director, Santiago Mitre, que conoce los resortes del thriller político (‘La cordillera’, y también con Ricardo Darín) lo adereza aquí con el gancho casi siempre infalible de las películas de juicios y la posición inequívoca de la cámara, junto a los acusadores y frente a los acusados, Videla y su Junta Militar. Los puntos de interés de la trama están bien elegidos y narrados, desde la composición y dedicación del joven equipo de juristas que colaboraron con Strassera, a la sensación de que tenían que luchar contra una gigantesca y amenazante trama aún presente en los poderes del Estado, o los testimonios terribles, con siniestra sensación de veracidad, de algunas de las víctimas y familiares. Por otra parte, está el conflicto personal y familiar de Strassera, interpretado con la habitual fuerza y agilidad de verbo que Ricardo Darín le inocula a sus personajes, además de un sentido del humor que no está en el ambiente, pero sí en su modo de paladearlo y escupirlo. Ese equilibrio entre broma y tensión, acompañado de un ritmo veloz, tropezante, consiguen aligerar el peso de su larga duración. [Crítica completa de 'Argentina,1985'] Fotograma de 'Argentina 1985'La consagración de la primavera No siempre ocurre, pero en esta película, sí: en su título lleva encubierta la clave de la historia que va a contar y los estímulos difíciles de descifrar (comprender) en el comportamiento de su personaje protagonista, una joven que llega a Madrid, ingenua e insegura, para estudiar la carrera de Químicas. Pura época de floración y de despertar a la naturaleza. Fernando Franco, el director, suele poner a los personajes de su cine entre unos barrotes de asfixia y en un cubículo en el que no cabe ni un gramo de felicidad, títulos como ‘La herida’ o ‘Vivir’ que te dejan cuerpo de uva pasa. En ‘La consagración…’, que no es una película descargada de desgracia, el director se exprime más en buscarle el atractivo a los principios que a los finales. El atractivo comienzo de su joven protagonista cuando conoce casualmente a David, joven como ella y que padece una parálisis cerebral que lo tiene inmovilizado en su cama. Este encuentro le permite a la historia enfocar a los personajes, los conflictos y los ‘asuntos’, y tal vez sea ya el momento de hablar de las impresionantes interpretaciones de ella, Valeria Sorolla, y de él, Telmo Irureta. Valeria Sorolla, una cara nueva en el cine y con una textura fabulosa para la papiroflexia, para construir, mediante dobleces, todo tipo de sentimientos, sugerencias e inquietudes escabrosas. Y Telmo Irureta se entrega con profundidad y simpatía a un personaje íntimamente unido a él (padece exactamente el mismo trastorno que el David de la historia). [Crítica completa de 'La consagración de la primavera'] 'La consagración de la Primavera'Modelo 77 La película de Alberto Rodríguez inauguró hace unos días el Festival de San Sebastián y en estas páginas se publicó una crónica titulada ‘Modelo 77 o la Transición vista desde el interior de una cárcel' en la que se daban algunas pistas argumentales, de su tratamiento ideológico y político, además de otros detalles sobre sus personajes y actores; también, de la intención de construir cierta intriga con la introducción de un plan de fuga de presos, tan esencial en cualquier película carcelaria. Los sucesos que cuenta el director hacen referencia a hechos reales ocurridos en el año del título y a la espera de una amnistía general. La acción transcurre casi totalmente en el interior de la cárcel Modelo de Barcelona, a donde llega el protagonista (Miguel Herrán), un joven acusado de desfalco y pendiente de un juicio que no llega. Y el desarrollo de la historia consiste en la progresiva transformación de ese personaje al contacto con los diversos tipos de presos y su relación con ellos, sean supervivientes, comunes o políticos. La primera parte de la película adquiere un color más ligero con la presencia del personaje que interpreta el actor Jesús Carroza y en la segunda toma ese relevo de personaje de compañía Javier Gutiérrez, que igual que Carroza le cambia el tono a la historia hacia, digamos, cuestiones de principios y apuntes humanos y filosóficos. [Crítca completa de 'Modelo 77'] 42 segundos En un par de líneas, esta película trata de modelar la gesta de la selección española de waterpolo en los Juegos Olímpicos de 1992; pero, en el añadido de otro par, de lo que trata profundamente es sobre la rivalidad de diversos tipos, la pequeña y localista, la mediana y deportiva, la grande y nacional e ideológica, y la épica y personal por superarse a uno mismo. Los directores, Àlex Murrull y Dani de la Orden, explican perfectamente y en un par de plumazos de cámara la situación penosa del waterpolo meses antes de la celebración de los Juegos, y la apuesta extrema con un entrenador extremo, el croata Dragan Matutinovic (entre Jose Mourinho y J.K.Simmons en ‘Whiplash’), y la relación huraña entre waterpolistas catalanes y madrileños. Con una buena ambientación de la época y su carácter, el excelente guion de Carlos Franco va anudando los diversos hilos de la trama, que está atada esencialmente a la personalidad de los dos jugadores clave, Manuel Estirarte y Pedro García Aguado, junto a la inescrutable del entrenador y sus técnicas de sargento de marines. Los tres actores, Álvaro Cervantes, Jaime Lorente y Tarik Filipovic son los que le proporcionan al interior de la película toda su complejidad y la mayor parte de su carga emocional (Filipovic, por cierto, sin arquear una ceja). Los directores hacen una buena labor de rodaje y montaje, utilizan los recursos de los diversos tonos y géneros de la película, tanto del drama como de la comedia, tanto de la épica deportiva (no se engolosinan, como suele ser habitual, en la cámara lenta y en la gestualidad de ‘spot’) como de la cultura del esfuerzo y la superación, también de la solidaridad y la camaradería. Y se adorna también con un aceptable subrayado del ‘biopic’. Y qué se saca de este alarde cinematográfico sobre un deporte no excesivamente popular como el waterpolo, además de revivir una de las hazañas españolas en aquellos Juegos Olímpicos…, pues una idea atractiva del dentro y del fuera del agua, del dentro y fuera del ‘equipo’ y del dentro y fuera del éxito deportivo y la integridad personal. [Crítica de 42 segundos] 42 segundosNop! Jordan Peele recuerda a Shyamalan, Spielberg y Lynch, pero no se parece a ninguno de ellos. Para empezar, su sentido del humor es más negro y marcado, sin caer en una vía de escape tan socorrida como la autoparodia. En unos tiempos en los que sobran copias y homenajes, merece la pena destacar a un autor distinto, con estilo propio, mirada poderosa y un talento tan especial como el que exhibe el director y guionista de ‘Déjame salir’ y ‘Nosotros’. Los habitantes de un solitario barranco de California se enfrentan a un descubrimiento escalofriante, dice la sinopsis oficial. Podemos adelantar que estamos mucho más cerca de los gritos que de las risas, pero esto tampoco basta para adivinar el argumento y menos aún el tono de la cinta de Peele. Peele aumenta de forma gradual la tensión, implacable, perfecto conocedor de los recursos que le ofrece su arte. Al mismo tiempo, parece un caballo en una prueba de obstáculos. Mejor aún, un caballo montado por un mono, dos animales que tienen su importancia en una historia cuya trayectoria no es lineal, lo que aumenta su impredecibilidad. El resultado es fascinante, aunque conviene apuntar que para muchos espectadores será una experiencia frustrante. [Crítica completa de 'Nop!'] Jaula No debiera adjetivarse esta primera película de Ignacio Tatay como cine de terror, aunque esté producida por uno de sus mayores amantes, Álex de la Iglesia, y tenga en su interior detalles, atmósfera y algún pequeño golpe (de mirada, de martillo…) que produzca en el espectador esa gélida granulación entre la espalda y el pecho. Es película de intriga, con un misterio dentro y al menos media docena de aciertos de guion y de puesta en escena que la hacen aún más atractiva. El enigma es una niña que les aparece (como la de la célebre curva) a una pareja en medio de la carretera, y el misterio es descubrir quién es, qué hace ahí, de dónde ha venido, dónde están sus padres y qué hacer con ella y el evidente trastorno que padece..., pues se considera enjaulada en un cuadrado de tiza y se aterroriza si se borra o si se le obliga a cruzarlo. Fotograma de 'Jaula'La narración progresa entre sugerencias y la necesidad de esa pareja, especialmente la mujer (Elena Anaya), de relacionarse con la niña e ir entendiéndola de un modo casi maternal, y en esa progresión resulta muy elogioso el modo con el que el director hace los cambios de punto de vista para que el espectador sepa o no sepa cómo anudar los hilos de la trama. Es muy ingenioso el artilugio de las tizas y muy admirable la implicación de los actores, incluida la niña Eva Tennear, que está fantástica en esta película pero que estaría igual de bien en una de exorcismos. Elena Anaya y su habitual intensidad producen misterios añadidos (¿qué quiere?, ¿por qué esconde la jeringuilla y las intenciones?) y a Carlos Santos hay que verlo dos veces en esta película para calibrar el alcance de su trabajo. En cuanto al desenlace, su resolución, es tan sutil, tan respetuoso con la inteligencia del espectador, que merece un aplauso. [Crítica de Jaula]

Comienza la Fiesta del cine, así puedes conseguir tus entradas a 3,5 euros

Este lunes ha comenzado la Fiesta del cine, que se prolongará hasta el jueves 6 de octubre. Cuatro días durante los cuales los espectadores podrán disfrutar de todas las películas de la cartelera al precio especial de 3,50 euros por entrada. Más de 345 cines, que suman más de 3.030 pantallas, se han unido a la segunda convocatoria de la Fiesta del cine de 2022 en España. Para conseguir las entradas al precio reducido los espectadores deben solicitarla en la web oficial www.fiestadelcine.com. No obstante, que los mayores de 60 y los menores de 14 años estarán exonerados de cumplimentar este trámite. La venta anticipada de las entradas para la Fiesta del Cine ya está disponible exclusivamente ‘online’, tanto en las webs de las salas como en las páginas tradicionales de venta de tickets. Además, este lunes, primer día de esta iniciativa, se podrán adquirir en las taquillas y en los quioscos emplazados en los ‘halls’ de los cines, informa Servimedia. Estas son algunas de las películas que se encontrarán en cartelera durante la Fiesta del cine: ‘42 Segundos’ ‘Alcarràs’ ‘Ali & Ava’ ‘Avatar 1 (re-estreno)’ ‘Bullet Train’ ‘Cadejo Blanco’ ‘DC: Liga de supermascotas’ ‘Dios mío, ¿pero qué nos has hecho?’ ‘Dragon Ball Super: Super Hero’ ‘El Test’ ‘Fuego’ ‘Jaula’ ‘La casa entre los cactus’ ‘La chica salvaje’ ‘La consagración de la primavera’ ‘La huérfana’ ‘La invitación’ ‘La vida padre’ ‘Los renglones torcidos de Dios’ ‘Modelo 77’ ‘Moonage Daydream’ ‘No te preocupes, querida’ ‘Objetos’ ‘Pacifiction’ ‘Padre no hay más que uno 3’ ‘Smile’ ‘Spiderman: No way home (versión extendida)’ ‘Tadeo Jones 3’ ‘The Innocents’ ‘Top Gun Maverick’ ‘Viaje al paraíso’ ‘Voy a pasármelo bien’ Toni Acosta, embajadora de la fiesta La organización de la Fiesta del Cine, en colaboración con la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas, ha creado, a partir de esta edición, la figura del embajador y de la embajadora del certamen, cuyo papel será colaborar en la difusión del evento, prestando su apoyo para dar a conocer la acción entre el público. En esta ocasión, serán la actriz Toni Acosta y el actor Ernesto Alterio. Otra de las novedades de esta nueva edición de la Fiesta del Cine será su participación en las actividades del Día del Cine Español, que se celebra el jueves 6 de octubre. De este modo, se une al lema #elmomentodenuestrocine para apoyar la visibilidad de las películas españolas en la gran pantalla.

Muere Sacheen Littlefeather, la actriz que rechazó el Oscar de Marlon Brando por ‘El padrino’

Ha muerto a los 75 años la actriz Sacheen Littlefeather, según comunicó este domingo la Academia de Cine estadounidense, conocida sobre todo por haber rechazado durante la gala de los Oscar de 1973 el galardón a Marlon Brando por su interpretación como Don Vito Corleone en 'El padrino'. Sacheen Littlefeather tenía cáncer de mama y, entre su brevísima filmografía, destacan títulos como 'El consejero' (1973), 'The Trial of Billy Jack' (1974), 'Nube de fuego' (1975) y 'El halcón de invierno' (1975). La séptima y última película en la que trabajó data de 1978, el wéstern 'Caza al sol', donde fue acreditada como «mujer navajo». Aquel personaje se enamoraba de uno de los protagonistas, al que interpretó Christopher Walken; sin embargo, todas las escenas de ella fueron eliminadas en montaje. La muerte de Sacheen Littlefeather se produce casi un año después del fallecimiento de su marido, Charles Koshiway, con quien había estado casada más de treinta años. Da la casualidad de que hace tan solo unas semanas, la intérprete, modelo y activista por los derechos civiles de las personas indígenas fue homenajeada por la Academia de Cine tras haberle pedido perdón por los abucheos que ella sufrió hace casi 50 años tras subir al escenario de los Oscar y, en nombre de Marlon Brando, reclinar dicho reconocimiento como prostesta por el 'maltrato' de Hollywood a los nativos estadounidenses. Fue la manera de Marlon Brando de boicotear aquella gala y denunciar la pobre situación de los indígenas delante y detrás de las cámaras. Se supone que ambos se conocieron mediante Francis Ford Coppola, vecino de ella en San Francisco. Sacheen Littlefeather fue, de hecho, la primera mujer indígena en subir al escenario de los Oscar. Era la edición número 45. También recibió aplausos. Sacheen Littlefeather, rehusando, en nombre de Marlon Brando, el Oscar al mejor actor por ‘El Padrino’, en presencia de Roger Moore y Liv Ullmann, en 1973 - ABC Aquel acto de protesta duró apenas un minuto. La actriz, de padre indígena y madre americana-europea (ambos, guarnicioneros, o sea, trabajadores del cuero), tuvo que ser escoltada al bajar del escenario tras los abucheos de los asistentes; entre ellos, los actores Clint Eastwood y Michael Caine, presentador aquel año. Las malas lenguas dicen que a John Wayne tuvieron que pararle los pies para no ir a por ella. Sacheen Littlefeather ni siquiera pudo terminar de leer lo que tenía escrito; unas palabras (739 en total) que después sí tuvo la oportunidad de pronunciar en una rueda de prensa y que ahora pueden recuperarse en 'The New York Times'. La intérprete reconoció que, tras aquel discurso, pasó a formar parte de la lista negra de Hollywood, por lo que se dedicó al teatro y al activismo en San Francisco, ciudad a la que se había mudado años atrás para trabajar como modelo (llegó a posar para la revista 'Playboy'). También trabajó en un hospital de cuidados paliativos. «Él, con todo su pesar, no puede aceptar este espléndido galardón», dijo Sacheen Littlefeather en nombre de Marlon Brando, defensor del Movimiento Indio Americano. Enumeró varios motivos: «El trato a los indígenas, hoy por hoy, por parte de la industria del cine... y en televisión y en las reemisiones de películas y también por lo sucedido reciéntemente en [la ocupación de] Wounded Knee [de la que se dejó de informar en los medios]». Sacheen Littlefeather se llamaba, en realidad, Marie Louise Cruz. Nació en 1946 en la ciudad californiana Salinas y se interesó, durante su etapa universitaria, por la cuestión de los nativoamericanos. Marie Louise Cruz pasó a llamarse Sacheen Littlefeather en 1970, año en el que ella misma, como estudiante todavía, participó en la ocupación de Alcatraz por parte de un centenar de indígenas para reivindicar sus derechos. Su madre era de sangre francesa, alemana y holandesa mientras que su padre era descendiente de la poblaciones Apache y Yaqui, y murió cuando la actriz tenía apenas 20 años. Aquel 'Sacheen' era como le llamaba su padre, del que, sin embargo, la actriz comentó su actitud violenta contra ella y su famillia. 'Littlefeather' era por la pluma que siempre llevaba. No tuvo una infancia fácil, según ella misma relató en varias entrevistas. Sus dos hermanas menores y ella acabaron viviendo con sus abuelos maternos.

Viaje sin retorno al corazón de la locura

¿Es una detective que se infiltra en un manicomio?¿O una paciente que se cree una detective? Cuarenta años después de que Torcuato Luca de Tena publicara 'Los renglones torcidos de Dios', no ha habido nadie capaz de enderezar la ambigüedad de una obra que ha inspirado a toda una generación y que ahora ha sido llevada al cine. No es que se parezca a 'Shutter Island', más bien es que la película de Martin Scorsese, posterior, parece sacada de las propias líneas del nieto del fundador de ABC. Si ya fue difícil para el lector descifrar la lucidez de la protagonista, mantener el misterio del libro en la película fue una gesta mayúscula. Pero había que hacerlo, el acertijo de... Ver Más

Bruce Willis vende su imagen para ser replicado digitalmente y poder volver al cine

Meses después de anunciar su retirada por problemas de salud, Bruce Willis ha tomado ahora una decisión pionera en la industria del cine, al convertirse en el primer actor que vende sus derechos de imagen a una empresa de 'deepfake'. De este modo, su imagen podrá ser replicada digitalmente para ser utilizada en películas, series, videojuegos y anuncios, según informa 'The Telegraph' y recoge Europa Press. Willis ha vendido su imagen a la compañía Deepcake para que pueda ser utilizada, en futuros proyectos, tras una primera experiencia en este campo en un anuncio para el servicio telefónico ruso MegaFon. La tecnología 'deepfake' permite utilizar el parecido de una persona para superponerlo a otro individuo. A través del uso de inteligencia artificial, la imagen de Willis podrá a partir de ahora aparecer en el cuerpo de otra persona, creando así una especie de gemelo visual y sonoro. El actor, de 67 años, anunció su retirada del mundo de la interpretación en el mes de marzo tras ser diagnosticado de afasia, un trastorno del lenguaje que provoca problemas para leer, escuchar y hablar. De esta forma, podrá seguir apareciendo tanto en la pequeña como en la gran pantalla en el futuro. Antecedentes El uso de esta tecnología no es algo nuevo en la industria del cine, ya que otros proyectos como 'Rogue One' y la segunda temporada de 'The Mandalorian' ya la utilizaron en su producción para recrear las versiones jóvenes de Carrie Fisher (Leia Organa) y de Mark Hamill (Luke Skywalker). Bruce Willis ya ha dado su primera valoración después de su primera experiencia para el mencionado anuncio de la compañía rusa MegaFon: «Me gustó la precisión con la que hicieron mi personaje. Con la llegada de la tecnología moderna, incluso estando en otro continente, pude comunicarme, trabajar y participar en el rodaje. Es una experiencia muy nueva e interesante«.