Oops...
Slider with alias none not found.

TV

La controlada anarquía del ‘show’ familiar de TVE ‘La noche D’

Al comienzo de este año, en un ambiente gris de miedos, ausencia de abrazos, mascarillas y mucho gel hidroalcohólico, un rayo de luz hizo acto de presencia en la parrilla de La 1. ¿Su título? 'La noche D'. ¿Su artífice? Dani Rovira. El humorista y actor malagueño, durante diez entregas, hizo que, con su fórmula mágica, se llenara la noche de los martes con humor, entretenimiento y por un rato olvidar lo que en ese momento la vida nos estaba ofreciendo. Ha pasado más de medio año y, como el propio Rovira dice en el vídeo promocional, «hemos renovado». Así desde este martes a las 22.35 horas regresa a 'La Noche D'. Con una temporada repleta de grandes sorpresas, frescura, originalidad y mucho humor. No hay que olvidar que en la XIII edición del FesTVal de Vitoria este espacio fue premiado por recuperar el 'show' blanco con humor e ingenio. 'La Noche D' es una producción de RTVE en colaboración con Good Mood y The Pool y cuenta en la producción ejecutiva con Daniel Écija y Andrés Varela. Fiel a su línea, y a imagen y semejanza de la anterior temporada, cada programa estará dedicado a un tema distinto y se hará a través del humor, los juegos y momentos emocionantes. De este modo, entrevistados de primer nivel del mundo del cine, la televisión, la música y el deporte visitarán el plató para contar su relación con el tema del día y se atreverán a los juegos que les propongan los colaboradores que este año serán la actriz, humorista y presentadora Silvia Abril; el actor y humorista Edu Soto y la actriz Mariam Hernández. Los tres, junto a David Perdomo, que ya estuvo en la primera temporada, sorprenderán a los espectadores con sus divertidas secciones y pondrán en más de un aprieto a los invitados. La Noche D En palabras de Amalia Martínez de Velasco, directora de contenidos generales de RTVE, define este formato como un programa con «mucha frescura, empatía e ingenio, que puede aportar mucho a la audiencia» y una «apuesta por el talento y la chispa» de Dani Rovira y su plantel de colaboradores. Por su parte, Daniel Écija, productor ejecutivo del programa, se siente agradecido por la oportunidad que le brinda RTVE de crear «formatos originales», con una «clara vocación pública», siempre con «la ambición y humildad de hacer algo tan complicado como el humor». Para Dani Rovira, alma máter, asegura que su objetivo es romper con el dicho de que 'Segundas partes nunca fueron buenas', manteniendo «el espíritu por el que la gente empezó a seguir el programa», un espíritu de «humor familiar y blanco». Según el presentador, en esa blancura «está la dificultad, hay que agudizar el ingenio, sin caer en lo soez». Vuelta a los años noventa Junto a Daniel Ecija, su nueva compañera y colaboradora, Silvia Abril, tiene una clara intención: «Queremos formar una familia. Para mí es un sueño estar aquí, un programa en el que puede pasar cualquier locura con los invitados». Mariam Hernández, otra de las incorporaciones, se siente muy ilusionada ante el reto de hacer un programa de entretenimiento: «Prometo una temporada con muchísimo ritmo, invitados muy interesantes y la constante sensación de que suceden cosas en cualquier momento, haciendo cosas que nadie se espera»; algo que Daniel Écija define como «controlada anarquía». Por último, lo que más le gusta a David Perdomo, quien repite como colaborador, es el afán del programa por recuperar «esa esencia de los años 90 del humor blanco, más artesanal». Primer programa, la suerte El primer programa de 'La Noche D' comienza hablando de la suerte. El matrimonio formado por Marcelo Vieira y Clarice Alves son los primeros. Dani Rovira entrevistará también a Penélope Cruz y Pedro Almodóvar, que contarán sus supersticiones y manías más secretas. Además, Carlos Latre, Natalia Verbeke y Ana Guerra se atreverán a enfrentarse a los colaboradores. Además del retorno como mago de Carlos Roma, el 'alter ego' de David Perdomo, que intentará hacer desaparecer a Ana Guerra. También se mostrarán las habilidades pictóricas de Natalia Verbeke, y Mariam Hernández hará sudar a alguno de los invitados. También se recordará al mítico 'Un, dos, tres...' ya que, al tratarse de la suerte, Dani Rovira dará una segunda oportunidad a una de las parejas concursantes con peor suerte del programa. ¿Tendrán mejor estrella en esta segunda ocasión?

Estas son las nuevas parejas de ‘La isla de las tentaciones’

Es hora de pasar página y, tras 'La última tentación', Telecinco renovará su plantel de parejas conflictivas en 'La isla de las tentaciones 4', que pondrá a prueba la fidelidad de un nuevo grupo de jóvenes para dejar atrás las trifulcas protagonizadas por Fani o Lucía en los últimos tiempos. Como ha anunciado Mediaset, el retorno de 'La isla de las tentaciones' llegará con novedades y con cuatro parejas decididas a demostrar que confían el uno en el otro. Una vez más, programas como 'Mujeres y Hombres y Viceversa' o 'Gran Hermano' han servido de cantera para el que, a todas luces, ha sido uno de los realities revelación de los últimos años. Estas son las nuevas parejas de 'La isla de las tentaciones': — Josué y Zoe: Se conocieron en 'Mujeres y Hombres' y llevan seis meses juntos. Su relación, como no podía ser de otra forma, ha estado marcada por los celos y las traiciones, así que no es de extrañar que sea una de las parejas más polémicas en esta nueva remesade jóvenes traidores. — Alejandro y Tania: Llevan juntos dos años. Él fue Mister España en 2015 y concursó en GH VIP 4. Conoció a Tania en un concurso de belleza en el que él era jurado y ella concursante. Aseguran que su relación es perfecta. Habrá que verlo. — Darío y Sandra: Llevan juntos un año y medio y el inicio de su relación fue complicado. Por lo visto, Darío se enamoró perdidamente de Sandra, pero ella tuvo dudas sobre si él era su media naranja. Dicen que están en su mejor momento, pero Sandra no termina de fiarse de un hombre que, dice, fue muy mujeriego tiempo atrás. — Nico y Gal·la. Llevan juntos dos años y medio. Él es futbolista profesional y su relación comenzó marcada por la infidelidad. Se han dado una nueva oportunidad y quieren saber si lo suyo merece realmente la pena. Lo sabremos dentro de poco.

Tamara Falcó: «Tenemos un perfume solo para invitados»

Tras diplomarse en la escuela de cocina 'Le Cordon Bleu', Tamara Falcó acudió anoche a 'El Hormiguero', programa en el que es colaboradora habitual, para presentar su libro de cocina 'Las recetas de casa de mi madre', una manual en el que la marquesa de Griñón homenajea los gustos culinarios de sus padres y su abuela. Durante su charla con Pablo Motos, Tamara Falcó aprovechó para desvelar algunas costumbres familiares en torno a la mesa cuando la anfitriona es su madre, Isabel Preysler. «Tenemos un perfume sólo para cuando vienen invitados, huele a nardo, se pone en las lámparas y mi madre lo compra en Londres», reveló Falcó. La colaboradora también aseguró que su madre sería una perfecta jefa de sala en un restaurante. «Enseña hasta cómo hay que coger el abrigo a alguien cuando llega. Para ella, invitarte a comer o cenar es como una ceremonia», explicó. Falcó, que tras su paso por 'MasterChef Celebrity' decidió tomarse la cocina en serio, afirmó que en casa de Isabel Preysler hay una habitación solo para guardar la vajilla. «Le encanta tener todo súper ordenado. Hay un armario sólo para cuberterías, otro para mantelería, otro para cristalería y otro para papel porque le encantan», aseguró Falcó. También hubo tiempo para opinar sobre los gustos de Mario Vargas Llosa. «¿Cómo le gustan las lentejas?», preguntó Motos. «Le gustan con dos huevos, con chorizo y con todo. Tiene la teoría de que todo está más bueno si le añades un huevo y es una teoría bastante cierta». Asimismo, la marquesa de Griñón reveló que ofrecieron de cenar a George Clooney huevos rotos y a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, codorniz deshuesada. «¿Es cierto que de pequeños nunca tomábais refrescos?», indagó el presentador. «Nunca. En Manila mi abuela tomaba Coca Cola para comer y cenar, mi madre vio que era muy adictivo y nunca nos lo dio», concluyó.

Secret Story’: el público castiga a ‘Lucifer’ en el duelo titánico de la edición

Secret Story’ ha vivido esta noche un duelo a la altura de gran final: Adara vs. Lucía Pariente. Esta última ha sido la derrotada de una lucha colosal entre ‘fandoms’. Es indiscutible que Lucía ha sido uno de los pesos pesados de este ‘reality', pero ser ensalzado por un ejército de seguidores no convierten ‘de facto’ a nadie en un buen concursante. Su estancia en la casa se ha basado a ratos en estar agazapada adoctrinando a su grupo de adoradores sin personalidad, y otro tanto en denigrar a quienes intuye son los protagonistas indiscutibles del concurso por méritos propios. No todo vale para dar contenido, menos aún cuando el contenido es a costa de tramas que no son suyas. Durante seis semanas ha hecho méritos constantemente para que las redes la bauticen como ‘Lucifer’; ha puesto de vuelta y media a Adara, a Frigenti, a Emmy, a Cynthia, a Isabel, además de ensañarse obsesivamente con Luca y Cristina estos últimos días. Al salir a la palestra la semana pasada, la madre de Alba Carrillo ha cruzado definitivamente la línea del ‘show’ para convertir su concurso en un juego muy desagradable de ver. No todo vale para dar contenido. Burlona, manipuladora y soberbia, incluso ha intentado la torpe estrategia de jugar la carta del victimismo a base de mentir y tergiversar, tanto que se ha jactado en las galas de ir de frente. Se le ha olvidado un pequeño detalle a la buena señora: vive en una casa rodeada de cámaras. Demasiada suerte ha tenido de que el programa no exponga ante el público galero todo el veneno que ha soltado por la boca. De hecho, los espectadores del 24 horas han recriminado a la organización haber tapado insultos bastante graves. Blanqueamiento o no, lo cierto es que el público ha decidido dar un vuelco a la casa con la expulsión de la villana de la edición. Va a ser interesante analizar cómo se mueven a partir de ahora sus súbditos de la esquina del sofá sin poder parapetarse detrás de una líder que les facilitaba camuflarse con el mobiliario. El trío y sus satélites Con este panorama, el giro de los últimos días de Luis, Cynthia e Isabel hacia el trío ha sido un rotondazo completamente entendible. No hay color entre el concurso que se están marcando los Gemeliers, Julen, Sandra y Canales respecto al de Luca, Cristina y Adara. Mientras lo que queda del grupo mayoritario (ahora, según ellos, los apestados) mata los días criticando o hibernando, los otros se ganan el sueldo viviendo cada instante de la experiencia con todas las ganas y mucha ilusión. Hasta Adara, que ha entrado con un perfil más bajo que en sus anteriores ‘realities’, les da 100 vueltas como concursantes a buena parte de sus compañeros. La ganadora de GH VIP 7 es magnética, clara y audaz para calar a la gente. Además, ha forjado con la parejita en ciernes la amistad más sincera, a la par que entrañable. Sin ir más lejos, ha sido memorable su vuelta a la casa tras abandonar la sala de expulsión. «¡Las caras, Juan. Mírales las caras!», se ha desgañitado la gran hermana mientras era abrazada efusivamente por sus dos amigos. Es surrealista verla en tan buena sintonía justo con las dos personas por las que entró a matar, especialmente con el hermano de su ex, Gianmarco Onestini. Lo importante, en cualquier caso, es que ha sido un giro de guion maravilloso que ha juntado en su andadura a tres personas leales, sinceras y auténticas ¿No es esa la esencia del formato? Las nominaciones cambian de bando Precisamente para el trío ha sido una noche redonda, pues es la primera vez desde que el concurso arrancó que consiguen salvarse todos de la nominación. El previsible vuelco a la casa tras la salida de Lucía no se ha hecho esperar ni dos horas; ahora les toca a los otros salir a la palestra. Eso sí, algo ha ayudado la organización de ‘Secret Story’ inventándose una semana más una estrategia para remover el avispero. Si en el anterior programa los concursantes pudieron endosar más puntos a cambio de comer unos pimientos picantes, en esta gala han tenido que introducir la cabeza en una urna llena saltamontes para repartir 2, 4 y 6 puntos extra. Además, el programa le ha dado a la audiencia la potestad para sacar a un concursante de la lista provisional de nominados, compuesta por Adara, Cynthia, Canales y Sandra. Como era de esperar, el público ha salvado a Adara. Y dejar en manos de un concursante el poder subir directamente a otro nominado ha sido la tercera argucia; concretamente Luca, el más rápido cogiendo el teléfono de la cabina del jardín. Lástima que los inmunes fuesen los Gemeliers, porque el italiano iba flechado a cumplir sin saberlo el gran deseo de la audiencia de poner a tiro a los hermanos cantantes. Al no ser posible, el afortunado ha sido Julen. Pleno de muebles. Con esta nominación solo pierde Paolo Vasile, que recaudará como mucho unos 30 euros con los votos.

Así revolucionó ‘Operación Triunfo’ la televisión y la industria musical: «Fue la tormenta perfecta»

22 de octubre de 2001. Dieciséis desconocidos entran en un reality de Televisión Española con el objetivo de convertirse en artistas de la canción. Un año antes, en abril del año 2000, Telecinco había roto todos los moldes con la emisión de 'Gran Hermano 1', un formato nunca visto en España y que dio lugar a otros tantos 'nuevos famosos' que colonizaron en tiempo récord programas y revistas del corazón. Gestmusic, que entonces pertenecía a Endemol, creadora del original 'Big Brother', supo entonces que había que estirar aquel éxito con un spin-off. Así nació 'Operación Triunfo'. En el veinte aniversario del programa que hizo famosos a David Bisbal, Aitana Ocaña o Pablo López, Tinet Rubira charla con ABC para hablar del trabajo de su vida, un formato que continúa vivo y que, tras un parón necesario tras la pandemia, regresará pronto a las pantallas aunque no se sabe en qué cadena. Televisión Española, afirma Rubira, «está estudiando si encaja en su presupuesto». De no querer seguir con el programa, el directivo apunta que se buscarán otras opciones para llevar el formato de nuevo al público: «Que los espectadores estén tranquilos. 'Operación Triunfo' volverá», concluye. P - — ¿Cómo está viviendo el 20 aniversario de 'Operación Triunfo', un programa tan determinante en su carrera? R - Lo vivo con una tremenda satisfacción, con orgullo por todo lo que este equipo ha conseguido. La mayoría de los que comenzamos en 2001 seguimos aquí, así que es algo para celebrar. P - — En estos veinte años, ¿ha habido más alegrías que tristezas? ¿Mereció la pena la apuesta? R - Rotundamente, sí. Me enorgullece ver cada día a los artistas que han salido del programa, saber que les va bien, que triunfan... Es un trabajo muy agradecido. Valió la pena dormir poco y tener algún que otro mal momento por el camino. P - — Pero el programa sí que le ha dado algún que otro disgusto, ¿verdad? R - Muchos, pero suelo olvidarme de ellos y quedarme con los buenos recuerdos. Hemos vivido momentos complicados. Recuerdo cuando en 'Operación Triunfo 2' se nos cayó el escenario y hubo algunos concursantes heridos. También he vivido con malestar el acoso en las redes sociales que algunos de nuestros jóvenes sufrieron en ediciones pasadas. Hemos tenido que capear momentos muy desgradables, pero creo que hemos salido fortalecidos. P - — Remontémonos a 2001. ¿Qué les llevó a crear un programa como 'Operación Triunfo'? R - El éxito de 'Gran Hermano' en el año 2000 había sido brutal. Gestmusic pertenecía entonces a Endemol, así que nos pusimos manos a la obra para buscar un 'spin-off' de ese programa porque sabíamos que tenía muchas papeletas para triunfar. Se nos ocurrió encerrar a los concursantes en un centro de alto rendimiento artístico en el que recibieran una valiosa enseñanza que les permitiera despuntar en el panorama musical. La premisa era hacer un formato en el que lográrarmos personas que brillaran en muy poco tiempo. A esa idea se añadió, poco después, el hecho de que cada semana se montara un espectáculo de primer nivel en el que los concursantes demostraran cómo aprovechaban el tiempo y cómo aprendían. Así nace 'Operación Triunfo': una academia que te pule y unas galas que son tu mejor escaparate. En ese proceso, además, el público se enamoraba de una estrella de la canción y se conviertía en espectador de su proceso de formación. Fue un éxito sin precedentes que bebió de 'Gran Hermano' y que Toni Cruz y Josep Maria Mainat llevaron a su terreno. P - — Hubo muchos artistas que criticaron el programa en sus inicios, ¿cómo recuerda aquello? R - En 2001 la industria discográfica estaba sumida en una crisis total. No se vendían discos y la piratería era brutal. Los artistas grababan en el estudio y su disco estaba en internet antes, incluso, de ponerse a la venta. En ese momento llega 'Operación Triunfo', de donde salen 16 artistas que comienzan a monopolizar el mercado. Los grandes promotores de conciertos comienzan a contratar a los chicos de 'OT' por encima de otros cantantes, que se quedan sin alternativa. Los jóvenes de 'Operación Triunfo' se comieron el mercado de forma inesperada. Muchos artistas veían cómo sus canciones no se vendían mientras que los discos de las galas de 'OT' encabezaban las listas de ventas porque estaban a mitad de precio y, además, los podías encontrar hasta en el supermercado. Fue la tormenta perfecta. P - — La industria musical ha cambiado mucho desde entonces, ¿verdad? R - Ya nadie habla de ventas de discos sino de reproducciones en streaming. Ahora no se entiende la música si no es de manera colaborativa, todos componen con todos, sacan singles en lugar de discos... La reflexión es que no había que ver a 'OT' como un enemigo sino como una oportunidad inmensa para la industria. Al principio no nos querían, pero después entendieron que éramos un gran escaparate. «Operación Triunfo es un formato caro y TVE tiene que valorar si le compensa» P - — Y ahora miremos al futuro. ¿Estará 'Operación Triunfo' en TVE? R - Es lo que todos deseamos. Nos gustaría seguir en la cadena, pero depende de muchos factores. 'Operación Triunfo' es un formato caro y TVE tiene que decidir si encaja en sus planes y presupuestos. Si TVE decide que no encaja no daré por muerto el programa, me dolería en el alma que no se pudiera emitir ahí, pero buscaríamos otras opciones. Los espectadores pueden estar tranquilos, porque habrá 'Operación Triunfo'. P - — ¿Tendría miedo de que se emitiera en otra cadena? La etapa de 'OT' en Telecinco estuvo marcada por Risto Mejide y sus polémicas, ¿lo recuerda de forma positiva? R - Creo que Risto Mejide fue duro, pero eso no es malo. Veníamos de hacer un programa muy blanco para todos los públicos en TVE y, de repente, apareció la figura de Risto como el antagonista a todo ese buen rollo. Era descarnado y directo, algo a lo que el público no estaba acostumbrado. Durante su etapa en Telecinco el programa siguió las mismas coordenadas que en Televisión Española, los chicos iban a la academia a aprender, seguimos respentando su intimidad y no hubo ningún cambio en la manera de tratar el contenido. P - — Desde su nueva etapa en 2017, 'OT' marcó muchas conversaciones en las redes sociales, para bien y para mal. ¿Qué valoración hace al respecto? R - Twitter es una red social muy complicada. Hay que estar alerta de que lo que se dice allí no te haga daño a tí, al programa o a un concursante, pues eso sí me ha hecho sufrir a menudo. Antes, en las primeras ediciones, sufría cuando los chicos iban a firmar discos porque me daba miedo que hubiera avalanchas de fans y que se produjera algún daño físico, algo que se evitaba con personal de seguridad. En las redes sociales es mucho más difícil evitar el daño, eso sí me ha quitado el sueño. P - — Sobre todo en sus últimas ediciones, 'Operación Triunfo' dejó en muchos momentos de ser un programa estrictamente musical para despertar determinadas inquietudes sociales, como la famosa 'mariconez' de Mecano. R - La gran virtud de 'Operación Triunfo' es que ha trascendido más allá de lo meramente televisivo. En las últimas ediciones hemos estado muy expuestos en las redes y hemos abordado todos los temas que preocupan a la sociedad actual: identidad sexual, salud mental, drogas... Todo eso ha salido de forma natural, nuestros concursantes han defendido sus ideales y han provocado un debate muy sano. P - — ¿La última edición, marcada por la pandemia, fue de sus momentos más duros? R - Fue devastador. En los primeros momentos de la pandemia estábamos muy desubicados, había muy poca información. Grabábamos las galas sin público, entrábamos a plató como auténticos astronautas, una locura. El momento en que tuvimos que mandar a los chicos a casa fue horrible, pero no paramos de trabajar para conseguir que regresaran y darles el final que merecían. Afortunadamente, contamos con el apoyo de la dirección de TVE, esos chicos tenían que tener su oportunidad. P - — Las redes sociales y YouTube han sido muy importantes para 'Operación Triunfo' en estos últimos años, incluso en las universidades se estudia cómo el formato conquistó a los jóvenes en internet. R - En las convenciones de Google y YouTube se habla a menudo del fenómeno de 'Operación Triunfo', de cómo el contenido que TVE ofreció en sus redes sociales atrajo a los jóvenes. En 2017 nos dimos cuenta de que un amplio sector del público no veía la televisión lineal, no estaba en el prime time de ninguna cadena porque buscaban el entretenimiento en otras pantallas, en YouTube, en el móvil.... Íbamos a hacer un programa de televisión pero nos daba la sensación de que no había nadie esperándonos al otro lado, así que desarrollamos una ambiciosa estrategia digital en la que todo el contenido estaba disponible a través del móvil. Solo pedíamos a nuestra audiencia que el lunes acudiera al prime time de La 1 para ver la gala y comentarla. Pusimos el contenido, literalmente, en la mano del consumidor. Y funcionó. P - — Quizá es una de las claves de que 'Operación Triunfo' siga tan vivo, que han sabido adaptarse a cualquier etapa. R - Exactamente. Hablamos de YouTube, pero en breve podríamos estar hablando de cualquier otra red, como Twitch, donde está ahora gran parte del público y cuyo potencial habrá que explotar. Hemos cumplido 20 años porque hemos ido al ritmo del tiempo, cada edición es fruto de su momento. P - — Los concursantes elegidos, por ejemplo en 2001, quizá no habrían triunfado igual en ediciones posteriores. R - Exacto. En 2001 el cantante Luis Miguel era la gran referencia, se llevaban los solistas españoles, y fue lo que buscamos. Ahora, en 2021, estamos en la etapa de la música urbana y hay otros referentes. Somos una academia artística ligada a lo que el público quiere escuchar, así que nos amoldamos a lo que requieren los tiempos.