Deportes

Xavi Hernández no ha cambiado su actitud con respecto a Ousmane Dembélé y ha mantenido la intención de dejarle fuera de las convocatorias hasta que se decida su futuro. De esta manera, el francés no ha entrado en la lista que ha facilitado el técnico esta mañana y no viajará a Vitoria para enfrentarse al Alavés en un partido definido como «nueva final» ante las urgencias del equipo en la clasificación. Una decisión que ha provocado una reacción del francés, que como ha desvelado el club, no se ha presentado en el entrenamiento para el que estaba citado.

«El jugador del primer equipo Ousmane Dembélé no se ha presentado esta mañana en la Ciudad Deportiva Joan Gamper, tal y como estaba citado, por una indisposición gástrica», reza el comunicado oficial del club con el que ha hecho pública la ausencia del internacional francés. Un gesto que demuestra la ruptura total entre el Barça y el futbolista.

La renovación del extremo sigue completamente estancada y el Barcelona ya le ha comunicado que se busque una salida de forma inmediata porque no quiere jugadores que no estén comprometidos con el proyecto de futuro. A pesar de ello, Dembélé se sigue ejercitando con el primer equipo y Xavi no quiere ni plantearse qué sucederá si finalmente se llega al 31 de enero, momento en el que se cierra el mercado, sin que se haya llegado a un acuerdo para su continuidad ni un equipo en el que jugar lo que resta de temporada.

De todas formas, Dembélé y su entorno no dan las negociaciones por cerradas y desde su entorno se asegura que la intención del futbolista es continuar y ampliar el contrato que expira este próximo mes de junio. No obstante, las exigencias económicas son desorbitadas par la maltrecha economía del club catalán, que necesita aligerar masa salarial para poder reforzarse la próxima semana. El agente del futbolista, Moussa Sissoko, tiene agendada una reunión en los próximos días con la cúpula del Barcelona y desatascar las negociaciones. Sissoko, que ha acusado al club de presionar a su jugador, maneja ofertas suculentas de la Premier, que incentiva la llegada de Dembélé con la carta de libertad. Una prima de fichaje (se habla de entre 12 y 15 millones) por fichar libre que Sissoko no está dispuesto a perder. Desde el Barcelona solo se contemplan dos opciones: renovación o salida inmediata. Cualquier otra posibilidad enturbiará la convivencia en el vestuario.

En el terreno meramente deportivo, la baja de Dembélé supone un grave contratiempo para Xavi, que tampoco podrá contar con los lesionados Ansu Fati, Memphis Depay, Sergi Roberto, Umtiti y Eric García ni con el sancionado Gavi, que vio la cartulina roja ante el Granada en la última jornada. Por este motivo, el egarense ya ha solicitado a la dirección deportiva una serie de refuerzos, entre los que se encuentra un delantero (Morata es el preferido del técnico) y un lateral izquierdo. Xavi recupera a Luuk De Jong, que regresa a la convocatoria tras cumplir sanción en la Copa del Rey ante el Athletic Club, y también Martin Braithwaite, que disputó sus primeros minutos en el compromiso copero tras cuatro meses fuera de los terrenos de juego.

La lista de convocados para el partido frente al Deportivo Alavés correspondiente a esta jornada 22 de LaLiga es la siguiente: Ter Stegen, Neto, Arnau Tenas, Dest, Piqué, Araujo, Busquets, Riqui Puig, Dani Alves, Braithwaite, Nico, Lenglet, Pedri, Luuk de Jong, Jordi Alba, Ferran Torres, Frenkie de Jong, Mingueza, Jutglà, Balde y Abde.

Cuando la calidad salta sin quererlo hay que buscar retos a corto plazo para evitar aburrirse con el que hacer diario. En el caso de cualquier golfista este sería un planteamiento exagerado y poco realista, pero cuando se habla de Jon Rahm hay que cambiar por completo el discurso.

Desde los últimos niños prodigio que han accedido a los grandes circuitos con el carisma de genios (Tiger Woods y Rory McIlroy) no se había visto nada igual al español. En apenas cinco años como profesional ya ha conseguido triunfar catorce veces en los dos tours en los que participa, ha ganado un grande y la orden de mérito europea. Todo esto acabando en el top 10 en la mitad de los torneos en los que participa. Además, lleva 35 semanas como número uno del mundo, una cifra que se puede incrementar paulatinamente siempre que mantenga alejado a Collin Morikawa con solo quedar por delante del americano los días que coincidan, físicamente o en la distancia. Hace tres semanas ambos estuvieron en Hawái y ahí el vasco aguantó el tipo sin problemas (quedó segundo y quinto el californiano). Ahora, las cosas cambian bastante si no se ven las caras físicamente, ya que ahí depende de los puntos que reparta cada prueba. El calendario que ha diseñado el vizcaíno para este curso está centrado en las más lucrativas y, en concreto, este fin de semana Jon actúa en el American Express del PGA Tour, mientras que Collin lo hace en Abu Dabi, del Europeo. Necesitaba ganar Morikawa en el desierto pero su mal torneo hace que el vasco sume seguro una semana más en el trono.

Unas nuevas metas
Con el objetivo de ganar un major ya atesorado, para 2022 Rahm se ha planteado dos grandes objetivos. Como ya no tiene el agobio de entrar en el olimpo del golf, pues como él mismo declaró recientemente empezó a causarle cierta presión (en cada uno que pasaba sin victoria ya le decían que era el mejor jugador sin un grande), ahora puede concentrarse en otros retos. Aparte de en el Open Británico de St. Andrews, solo piensa en conservar el número uno universal el mayor tiempo posible.

«Al principio lo veía como una consecuencia del trabajo realizado, porque tampoco es algo que puedas controlar tú directamente», comentó en referencia cuando accedió por primera vez a lo más alto en el verano de 2020, y ahora el tiempo le ha hecho verlo de otra manera. Ya está en un nivel reservado a muy pocos elegidos y puede perseguir otra serie de logros. El más importante, el de ser un embajador de este deporte. «Tengo claro que soy un eslabón más en la cadena y si estoy en esta situación es porque antes ha habido otras estrellas que han contribuido a hacer del golf algo importante. Cuando me retire, mi labor es dejarlo mejor de lo que lo encontré», concluye. El espejo en el que se mira, por cercanía y devoción, es Severiano Ballesteros. El de Pedreña rompió moldes a lo largo de su carrera y eso le llevó a no poder rentabilizar todo su potecial como habría podido conseguir en estos momentos. Fue un pionero en muchos aspectos, uno de ellos el de conseguir que los europeos pudieran jugar sin restricciones en América y que el golf se hiciera una actividad global. Por ello, cuando rompió el mito de que el Masters no lo podían ganar los del Viejo Continente en 1980 y 1983, los rectores del mundiales tuvieron que crear un ranking para premiar a los buenos jugadores y que competieran en igualdad con los estadounidenses.

En 1986 nació el Sony Ranking y los Ballesteros, Greg Norman, Bernhard Langer, Nick Price, Ian Woosnam o Nick Faldo accedieron a lo más alto junto a Fred Couples. Lamentablemente, los recurrentes problemas físicos del cántabro le impidieron permanecer allí más allá de 61 semanas y esa es la cifra que ahora anhela el de Barrica.

En su constante progresión, y a falta de que se actualice el ranking este lunes, Jon pasó a Vijay Singh hace dos semanas y ahora está a once de rebasar a Nick Price y a catorce de Brooks Koepka. Así entraría entre los diez mejores de siempre, un nuevo éxito en su carrera, pero lo que de verdad le motiva es alcanzar el sexto puesto que aún mantiene Seve en la lista. Y después, seguir buscando otras metas. Todavía el santanderino tiene cinco grandes en su haber.

Un ranking de lujo
Salvo los registros de Tiger Woods, que dominó el golf mundial en las últimas dos décadas, y de Greg Norman (331), que lo hizo en las anteriores, el resto de los líderes están al alcance de Jon Rahm si mantiene su nivel. Un modelo real puede ser Dustin Johnson (135), con quien compite en la misma época en igualdad de condiciones. La lista de los mejores en la siguiente:

1. TIGER WOODS. (683)

2. GREG NORMAN. (331)

3. DUSTIN JOHNSON. (135)

4. rory mcilroy. (106)

5. nick faldo. (97)

6. SEVE BALLESTEROS. (61)

(…) 12. JON RAHM. (34)

Es un problema eterno del Real Madrid que Carlo Ancelotti sufrió también en su primera etapa. Los equipos se cierran frente a los blancos y hay que romper las murallas con calidad, velocidad, genialidad, regate y remate. Cristiano solventó muchos atascos con su disparo monumental, imposible para la mayoría de los mortales. Desde que se fue el portugués, el conjunto madrileño ha soportado bastantes problemas para abrir los cerrojos que le colocan en cualquier estadio, especialmente en el Bernabéu, pero también a domicilio, como hizo el Elche en la Copa del Rey, una táctica de defensa y contragolpe que consiguió mantener el empate inicial durante noventa minutos. Es lo que la escuadra ilicitana repetirá hoy en Chamartín, en el día del homenaje madridista a Gento en su casa, en el campo de sus amores.

Seis han sido los rivales que han frenado al Real Madrid esta temporada gracias al éxito de sus sistemas defensivos. El Villarreal fue el único adversario que mantuvo su portería a cero dando la cara en ataque, dominante en muchas fases del encuentro. Los otros cinco oponentes hicieron una guerra de guerrillas, esperando a los hombres de Ancelotti, que les dio resultado. El primero fue el Sheriff

Tiraspol, que venció 1-2 después de aguantar treinta remates baldíos de los locales, desesperados. Luego vino la victoria españolista por 2-1 en Cornellá, en un ejemplo perfecto de la estrategia de cerrojo y contra. El tercer muro de éxito lo colocó el Osasuna, que sostuvo la igualada sin goles en el Bernabéu. El Cádiz repitió esa eficacia en Chamartín con otro duelo de cerocerismo. Y el último triunfador frente al Real Madrid fue el Getafe, que ganó por 1-0 en el Coliseum con otro sistema de presión y contraataque, agazapado para sacar la zarpa cuando robaba el balón. Y la sacó.

El técnico trabaja el único problema del líder con circulación rápida de balón, triangulaciones en corto, pases rasos y precisos, movilidad y riesgo en el área. Pide a Rodrygo y Modric que se la jueuen más en el área, y solicita más disparo a Kroos

¿Cómo atacar este problema? Ancelotti ha trabajado con sus pupilos la forma de salir de un atolladero que se repite periódicamente. El italiano ha expuesto a sus hombres que el talento no es suficiente, hoy, para derrotar a los contrarios. En su época de jugador, epicentro del Milán, sí era suficiente. Hoy no lo es, porque los enemigos están muy bien preparados físicamente y pueden sacrificarse noventa minutos para sujetar un empate a cero.

«Debemos hacer una circulación muy rápida de balón, movilidad de todos y tener riesgo en el área para solucionar esas situaciones», señala el entrenador del líder. No quiere descubrir más cartas, pero en los ensayos diarios ha reseteado a sus futbolistas en la manera de abrir las defensas contrarias y penetrar en el área con verdadero peligro de gol. El italiano prueba jugadas con triangulaciones en corto que superen a las defensas por la espalda, acciones ofensivas con la ejecución de pases rasos y precisos, para exigir como colofón remates al primer toque, sin parar la pelota, pues el control del balón genera una pérdida de tiempo que permite el despeje o el tapón del defensor. Menos paredes y más tiros, subraya.

Rodrygo, inyectar velocidad en el área
Vinicius es el jugador que más arriesga en el área y Ancelotti quiere que Rodrygo y Modric también asuman riesgos dentro del área en busca de encontrar una jugada diferente. Solicita a Benzema que sea aún más valiente en sus movimientos dentro del área. A Hazard no se lo pide porque siempre apura con sus regates. Los centros concisos en corto, de cinco metros, son un arma para abrir la lata y el «allenatore» afirma que hay calidad técnica para conseguirlo. No desea centros por alto, pues no hay un ariete clásico en el equipo. Benzema posee una clase indiscutible, pero no es un «killer» del área. Mensajes claros que ha dirigido a Lucas Vázquez y Mendy. Solo admite los balones aéreos en las posiciones de balón parado, con Militao y Casemiro como rematadores y Kroos o Modric como lanzadores desde los flancos o desde el córner.

El responsable deportivo del Real Madrid trabaja también la faceta de la rotura de las murallas en el aspecto mental. Expone que hay que tener mucha concentración con el balón controlado para sacar todo el talento en una acción decisiva y es lo que requiere a sus hombres, golpes de genialidad para superar lo previsible. Y aplicar la velocidad como arma de salida. El planteamiento de bloque bajo, con rivales que defienden en repliegue intensivo y cinco jugadores atrás, ha sido insoportable hasta ahora para el cuadro de Ancelotti y ha entrenado soluciones para superar el problema.

A la espera de Hazard, tendrá minutos
Hoy contará con Vinicius, Rodrygo y Hazard, veremos en qué orden, para destrozar el muro ilicitano, con Lucas Vázquez y Mendy como laterales ofensivos. Veremos si Bale recibe minutos. Kroos tiene la misión de explotar la velocidad de Vini Jr. en pases diagonales con el fin de abrir el pestillo enemigo.

De la misma manera, ruega a sus centrocampistas que disparen desde fuera del área como otro arma de ejecución. Modrid, Kroos y Casemiro, además de Valverde, poseen un buen tiro desde veinticinco metros. El italiano ha solicitado siempre a Modric que suelte la pierna y el croata lo va haciendo paulatinamente.

Ancelotti trabaja estas fases ofensivas no solo para romper murallas sino para lograr goles a mayor velocidad y concisión, virtudes que serán necesarias en los grandes partidos que se avecinan, sobre todo en la Champions. El Elche es un primer examen de cinco meses de órdago.

Desde que Gabriel Batistuta sacara de la Serie B a la Fiorentina y la elevara a la élite del Calcio, la capital de la Toscana no había presenciado un talento igual al de Dusan Vlahovic (Belgrado, 2000), un joven lider con el que la 'viola' vuelve a sonreir. En lo que va de campaña, el delantero suma 20 goles en 24 partidos y es el máximo anotador de la Serie A (empatado con Ciro Immobile); mientras que la Fiore es sexta en liga y sueña con volver a las competiciones europeas la temporada que viene. Sin embargo, el idilio entre el balcánico y Florencia parece tener fecha de caducidad: su contrato acaba en junio de 2023 y varios clubes con gran potencial econónomico, como la Juventus o el Arsenal, planean hacerse con sus servicios lo antes posible.

Ciertamente, con el permiso de Haaland, con el que comparte numerosas similitudes, Dusan es un rara avis, un delantero que a pesar de su envergadura (1,90 m de estatura) es veloz, fino, completo técnicamente y que dificilmente desaprovecha una ocasión de gol. Además, domina el juego aereo; aunque es zurdo, tiene facilidad para golpear el balón con la derecha; y verle encarar la portería rival merece el precio de una entrada. De hecho, desde la campaña pasada donde anotó 21 goles en la liga italiana, es el líder absuluto de una Fiorentina al alza.

Su impacto en el fútbol italiano es tal que la Juventus quiere que el joven delantero serbio sea el epicentro de su nuevo proyecto. Incluso es posible que Vlahovic abandone la Fiorentina antes de que se cierre la presente ventana invernal de traspasos. Joe Barone, el CEO del los toscanos, ha declarado recientemente que el club de la Fiat no se ha puesto en contacto con ellos, pero desde diversos medios italianos afirman que los del Piamonte han hecho una oferta de alrededor de 35 millones de euros por el serbio. Sin embargo, lo que sí ha confirmado Barone es que varios clubes británicos ya ha pujado por el joven delantero. «Algunos clubes ingleses se han puesto en contacto con nosotros, pero aún no hay acuerdo. Estamos abiertos», señaló recientemente el dirigente. En este sentido, el diario 'La Repubblica' afirma que el Arsenal ha ofrecido 70 millones de euros por el delantero.

Sea en este mes o en el próximo verano, el futuro del balcánico parece estar lejor del viejo Artemio Franchi. Lo único cierto es que Vlahovic es un jugador diferente; un talento poco común provisto de liderazgo y carisma a raudales; un chico al que media Europa desea que protagonize su delantera; un ariete que, como Haaland o Mbappé, está llamado a marcar una época.

Todo parecía preparado para que Regino Hernández (Ceuta, 1991) fuese el abanderado de España en los Juegos Olímpicos de Invierno que se celebrarán en Pekín desde el próximo 4 de febrero. Una despedida por todo lo alto a una carrera de leyenda. Con su bronce en Pyeongchang 2018, el ‘rider’ -como se conoce a los deportistas que practican snowboard- se había convertido en el tercer medallista español en la historia de la gran cita tras los hermanos Ochoa, cortando además una sequía sin metales de casi 26 años para el país. Sin embargo, el pasado 14 de enero no aguantó más. «He luchado por estar en Pekín, pero ni mi cuerpo ni mi mente me han dejado», explicaba el deportista, con pelo corto y con la barba perfilada, una imagen menos aguerrida que la que mostró hace cuatro años en Corea del Sur. Hernández atiende a ABC ya como deportista retirado, con un discurso seguro y melancólico a partes iguales sobre su decisión, y habla sin tapujos sobre todo, desde los recuerdos de Sierra Nevada con su familia, cuando hizo su primera bajada, hasta lo doloroso que puede llegar a ser para cuerpo y mente escribir tu nombre en la historia.

«Llevaba muchos meses pensándolo, al final este es un deporte muy exigente, tanto física como mentalmente. Las lesiones pasan factura en la cabeza y afrontar un circuito con motivación se estaba haciendo complicado», explica Hernández, que lleva los tres últimos años perseguido por los problemas físicos. Se fisuró la muñeca izquierda y se fracturó dos vértebras en 2019 durante un entrenamiento en un puerto de Saas Fee, en la frontera entre Suiza e Italia. Hace solo seis meses la mala suerte volvió a cebarse con el ceutí y se destrozó la muñeca en Bukuriani (Georgia), durante una prueba para la Copa del Mundo. Estos contratiempos, como narra el atleta, comenzaron a generarle un runrún en la mente cada vez que se preparaba para un descenso. «Trabajaba con psicólogos para que esa idea se fuese de la cabeza pero seguía ahí. También me generaba ansiedad que quería seguir y clasificarme para los Juegos, tener una despedida por todo lo alto. Por todo esto tomé la decisión de retirarme».

Hernández, tras ganar el bronce en snowboard en 2018
Con las cartas ya sobre la mesa y una vez superado el vértigo de la retirada, Regino se muestra absolutamente feliz con su decisión. Como explica, está en ese punto de la vida en el que lo único que quiere es «disfrutar y ser feliz», entregarse en cuerpo y alma a él, a su familia y a sus amigos. Dedicarle más tiempo a sus viejas aficiones, como las series o los videojuegos, y disfrutar de las nuevas, como el pádel. Y por supuesto, coger la tabla como cuando lo hacía de pequeño, por amor y no por compromiso. «Me retiro de la competición, pero el snowboard ha sido mi vida y soy lo que soy en parte gracias a él. Estoy deseando volver a subirme a la tabla en esas condiciones».

Vértigo a la retirada
Cuando una persona hace solo una cosa durante toda su vida, que se le da tremendamente bien, ¿qué ocurre cuando tiene que dejar de hacerlo?. Esa pregunta se la hizo Hernández antes de retirarse. La mente y el cuerpo le exigían cortar con su vocación, pero el siguiente paso en su vida era nebuloso tras una existencia dedicada al snowboard. «Sé que no es lo único que sé hacer, soy un tío habilidoso, cojo las cosas muy rápido, pero es lo único que he hecho toda mi vida. Tienes que empezar totalmente desde cero, a tocar palos diferentes, probar, saber lo que te gusta y lo que no… Había momentos en los que pensaba si estaba tomando la decisión correcta porque no sabía qué iba a ser de mí. He estado los últimos tres meses con un psicólogo para que me ayudara a llevar la retirada lo mejor posible».

De momento, el rider será comentarista durante los Juegos de Pekín, la única conexión que quiere en este momento con el deporte profesional pues, pese a que ha habido algún acercamiento para que se integre en la Federación, Hernández mira con escepticismo esa posibilidad. Los viajes, las concentraciones y el ambiente competitivo conformaban buena parte de la desazón que sufría el andaluz en los últimos tiempos. Ya ha pasado esa etapa en la que luchaba día y noche para estar entre los mejores del mundo. Estabilidad, poder estar en casa más y evolucionar como persona son ahora sus consignas, aunque siempre habrá momentos para rememorar la gloria. En Pyeongchang, antes de la carrera, mandó un mensaje a sus padres en el que se podía leer «estad atentos que hoy la voy a liar». Y así fue. «Saber que soy medallista olímpico y haber hecho historia para mi país es lo que más me llena. Además no es lo mismo ser un medallista más de deportes de verano, que tenemos muchísimos, que ser el primero de la historia en snowboard y el tercero de la historia de tu país en deportes de invierno. Eso se va a recordar siempre».

El Barcelona afronta hoy ante el Alavés una nueva «final» (como se empeña en definir Xavi todos los partidos de Liga desde que llegó) con la obligación de ganar para tratar de alcanzar el objetivo prioritario (y casi único) que le queda en lo que resta de temporada, que no es otro que acabar entre los cuatro primeros en el torneo doméstico para poder disputar la próxima temporada la Champions League. Ganar, además, para dejar atrás la mala dinámica acumulada tras el empate en Granada y las eliminaciones en la Supercopa de España ante el Real Madrid y en la Copa del Rey a manos del Athletic.

El Barcelona viaja a Vitoria con un equipo plagado de bajas importantes y con los pesos pesados cuestionados después de que Busquets, Alba y Alves acumulen críticas por la fragilidad defensiva mostrada por el equipo en los últimos encuentros. La lesión de Ansu Fati (el lunes se decidirá si pasa por el quirófano) ha dejado tocada a la plantilla y la medida de fuerza empleada con Dembélé debilita la fase ofensiva. Ausencias sensibles ante el Alavés a las que se suman Memphis, que no ha superado su sobrecarga en los isquiotibiales, y Gavi, sancionado por acumulación de amarillas. «Estamos sufriendo contratiempos muy importantes. Cada semana hay uno y el de Ansu Fati es muy importante porque es un jugador diferencial, con gol. Es una pena pero hay que seguir», lamentaba Xavi, que aseguró sentirse «frustrado y triste».

El Alavés, equipo menos goleador de Primera e inmerso en zona de descenso, no tardó en responder a las quejas del técnico azulgrana. «El Barça tiene un gran equipo y entre los que juegan y los que están en banquillo puede hacer dos equipos. Los jóvenes están saliendo bien y la gente madura les está ayudando. Quizás los fichajes no han dado el tono que se esperaba pero no pueden llorar por el equipo que tienen», advirtió José Luis Mendilibar.

Pero la realidad de Xavi es que tras perder a sus jugadores referenciales, sobre los que esperaba edificar su proyecto deportivo, debe ponerse en manos de los descartados, de aquellos futbolistas que no entran en sus planes de futuro. Luuk de Jong, Braithwaite, Sergiño Dest o Memphis Depay se antojan ahora imprescindibles, aunque el técnico ha confirmado que acudirán al mercado invernal para reforzarse.

El delantero neerlandés, en la rampa de salida hace semanas, ha revertido su situación con tres goles en los tres últimos encuentros. Tanto ha mejorado, que el técnico le pone de ejemplo en el vestuario. «Creo que Xavi está un poco sorprendido de cómo encajo en su juego», asegura en ‘AD Sportwereld’. Su resiliencia le lleva a pensar que podría prorrogar su contrato. «No quiero mudarme de nuevo. Incluso si volviera a ser suplente, aún podría ser valioso», asegura. También Memphis y Braithwaite tendrán protagonismo en un ataque culé en el que Ferran se antoja como el único intocable. No obstante, deberán pelear su plaza con Abde, valor en alza que ha irrumpido con fuerza en el primer equipo azulgrana. Y si Xavi ha dado muestras de no confiar en Dest (Alves ha sido titular desde que pudo debutar), las molestias de Alba y la ausencia de otro sustituto para el brasileño le obligará a darle minutos, salvo que el norteamericano decida marcharse durante este mercado invernal.

Se ríe Pablo Laso cuando se le pregunta por la última vez que tuvo a todos sus pívots disponibles, porque no lo recuerda. «No sabría decirle. Entre unas cosas y otras creo que hace años que no los tenía a todos sanos», explica en la previa del clásico que hoy enfrentará a su equipo, el Real Madrid, con el Barcelona en el WiZink Center (18.30 horas, #Vamos). Es una situación inédita para él, pues por primera vez tendrá que hacer descartes y repartir esfuerzos en su juego interior. Tarea ingrata, como reconoce, aunque beneficiosa para el equipo, que tendrá de nuevo todas sus armas disponibles.

«Dejar fuera a cualquier jugador, me jode. Ahora tengo mucha rotación, diferentes habilidades y la sensación de que cuando todos los jugadores estén al máximo, la mayoría de las situaciones que pides dentro del juego interior estarán completas. Estoy muy contento con el esfuerzo que ha hecho el club y ahora me toca a mí resolver esto con naturalidad, sabiendo que no todo el mundo estará contento con mi decisión», reconocía el técnico tras anunciar que Tavares estaba ya recuperado de su positivo por coronavirus.

Mirotic da negativo
El regreso de efectivos no puede llegar en mejor momento para los blancos, líderes en Europa y en la ACB, que reciben hoy a un Barcelona en caída libre. Los azulgranas han perdido cuatro de sus últimos cinco partidos, aunque podrán contar con Mirotic, que ayer dio negativo en la PCR y viajó a Madrid con el resto de sus compañeros. «Niko intentará entrenar un poco y luego veremos cómo se siente», explicaba Jasikevicius, aliviado. El regreso del montenegrino equilibra un poco el choque en el que podría quedar decidido ya el primer puesto de la ACB, pues una derrota azulgrana le daría seis victorias de ventaja a los blancos. Un mundo teniendo en cuenta que en toda la primera vuelta solo han cedido una vez.

Tras haberse quedado sin títulos la temporada pasada, el Madrid buscó rearmarse en verano. Reconstrucción interior que había iniciado con la llegada de Poirier, a la que sumó el fichaje de Yabusele y que ha reforzado con la vuelta de la NBA de Gaby Deck, que ya jugó el jueves en Berlín y que previsiblemente estará hoy también disponible.

Cazatalentos, le llamaban hasta ayer. Era un hombre adelantado a su tiempo. con una visión especial del fútbol, un experto internacional que sabía encontrar genios donde otros solo veían un poquito de técnica. Fue captador de grandes futbolistas para el Nápoles y para la Juventus durante años.

Se nos ha ido Gianni Di Marzio, entrenador y buscador de estrellas. Se hizo famoso en el mundo por conseguir a Maradona para su Nápoles del alma. Pero aquel fichaje se labró seis años antes, cuando recibió un aviso y fue a ver a un joven llamado Maradona, que brillaba en Argentinos Juniors.

«Fue un taxista quien me lo chivó», decía cuando hablabas con él con sinceridad inusitada. «Lo vi marcar tres goles en quince minutos, regatear a todo el mundo y quise contratarle al instante, pero Settimio Aloisio (presidente de Argentinos) se negó», nos contaba con franqueza de un visionario que sabía de sus facultades. Además, el presidente del Nápoles, Corrado Ferlaino, tampoco quería pagar el traspaso. Gran error. Lo que hizo Di Marzio fue comenzar una amistad infinita con Diego Armando. Le enviaba camisetas del Nápoles, regalos. Y en 1984 logró por fin que firmara por el equipo de su ciudad, al que elevó a la gloria al hacerle campeón en Italia y en Europa.

Un gran acierto de un hombre que es afamado por este éxito, pero que entrenó a una docena de equipos italianos. La muerte de Maradona fue un gran golpe para Gianni. Era como un hijo suyo. «Ya le entrena en el cielo», dijo ayer su hijo sanguíneo, Gianluca.

TOMÁS GONZÁLEZ-MARTÍN

Victoria en la Supercopa, remontada con diez hombres en la Copa del Rey. Ancelotti vive buenos momentos en el Real Madrid y ya ha sumado un título, a la espera de conseguir también la Liga, de la que es líder. El técnico, no obstante, persigue también la Copa, aunque le falten los cinco jugadores suramericanos, y tiene la Champions como gran meta madridista. No se fía ni se confía: «Poner notas hoy no sirve de nada, las notas al equipo se ponen a final de temporada».

El Elche y su cerrojo, es el problema esperado. El entrenador tiene formas y las ensaya para romper murallas. El club y el equipo quieren brindar una victoria en el Bernabéu a Gento, que vivirá un homenaje en su estadio: «La estrategia ante el Eche va a ser la misma, es un equipo que conocemos, nos enfrentamos el jueves y nos costó mucho ganarlo. Tiene una buena dinámica, una buena organización. Hay que sufrir, hay que estar motivados porque son tres puntos importantes y creo que el equipo está bastante bien. Tenemos bajas como las de Asensio, Vallejo y Mariano, con lesiones musculares, y Carvajal, que sigue siendo positivo.

El italiano manifestó que no puede comparar los casos de Bale con los de Hazard e Isco: «Bale estuvo lesionado y se ha recuperado, Gareth está volviendo a tener una buena condición física, está mejorando, empezando a entrenar todos los días con el equipo»

Reservas fijos, Hazard, Isco y Ceballos han rendido cuando les ha tocado. Ahora, solo Bale falta por sumarse a la causa. Se le ha cuestionado a Carlo Ancelotti si el funcionamiento de Hazard, Isco y Ceballos ha dejado en evidencia al galés. «Las situaciones son diferentes, Bale estuvo lesionado y se ha recuperado y estará con nosotros. Gareth está volviendo a tener una buena condición física, está mejorando, empezando a entrenar todos los días con el equipo».

ABC le preguntó por esta Copa del Rey adulterada, con cinco bajas obligadas por el periodo de selecciones que no frena la disputa del partido ante el Athletic. Imagínense que en la Champions se obligara a jugar con cinco bajas: «El calendario es una locura, es un sinsentido y hay que arreglarlo. No solo afecta al Real Madrid, sino a los jugadores y a otros clubes. No vamos a hacer presión a la Federación de Brasil, el seleccionador les sacará o no».

Analizó la crisis del Barcelona y el Atlético, irregulares: «Sorprende que Atlético y Barcelona tengan más dificultades de lo normal, pero son dos grandes equipos y sabrán salir de la situación».

Valoró el poder de Casemiro: «No hay otro jugador como Casemiro en el fútbol mundial, es único, nos equivocamos si buscamos un sustituto. Nunca tuve un pivote como Casemiro, tuve a Pirlo, que tenía otras características. Aquí tengo a Camavinga, que no posee las mismas características, pero tiene buena salida de balón, aunque no tiene la condición tácticas y las calidades de Casemiro».

Valoró el refuerzo de Ceballos: «Es un jugador que no tiene miedo, que tiene carácter, y cuento con él en esta segunda parte de la temporada». Y aseguró: «Hazard cuenta para la siguiente temporada». Y de su posible titularidad mañana: «Sí, es un buen día, ojalá sea un buen día».

Reflexionó sobre Marcelo y su sanción: «Es verdad que tres partidos por lo que hizo Marcelo me parecen muchos. No é lo que dijo al árbitro ni lo quiero saber».


Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Pin It on Pinterest