Oops...
Slider with alias none not found.

Internacionales

Migrantes haitianos se sienten atrapados entre México y EEUU

Cientos de migrantes viven estos días entre dos aguas: poner su suerte en manos de Estados Unidos -que puede devolverles a Haití o dejarlos libres para tramitar el asilo— o permanecer en México, donde temen las redadas y ser detenidos aunque, de momento, las autoridades sólo los devuelven hasta la frontera con Guatemala. Nelson Saintil —un haitiano que viaja con esposa y cuatro hijos de 16, 13, 10 y 5 años— acababa de salir de Del Río, Texas, donde la semana pasada llegaron a juntarse más de 14.000 migrante por miedo a las deportaciones, pero en el lado Mexicano, en Ciudad Acuña, se sentía el miércoles como en una cárcel al aire libre porque si salen del campamento teme que los detengan. “No sé cuándo pararan las deportaciones (desde Estados Unidos) y antes de volver hay que estar seguros” de que nos liberarán para pedir asilo, dijo tras reconocer que sopesa a casi a cada instante en qué orilla del Río Bravo quedarse. “No quiero ser como los ratones, que no se enteran que caen en la trampa porque volver a Haití es enterrar a una persona en vida”. Bodlet Manaasse, de 27 años que dejó su trabajo de taxista en Chile para intentar llegar a Estados Unidos, hacía el camino inverso. Enfermo del hígado había regresado a México el domingo desde Texas para ir al médico y el miércoles volvía a cruzar a Del Río tras vivir una redada que dejó varias habitaciones destrozadas en un hotel el centro de la ciudad. “Mi hermano me llamó que nos toca pasar hoy”, dijo entre esperanzado y temeroso por lo vivido de madrugada y confiando en que esa ‘salida’ fuera quedar liberado en territorio estadounidense. Los agentes de migración, escoltados por elementos armados de la Guardia Nacional, irrumpieron de madrugada en el hotel mientras dormía. “Me tocan la puerta, yo no la abrí. El dueño la abrió y me dijeron ‘muchacho tienes que ir conmigo’”, explicó, aunque dice que no le pidieron ningún documento. “No, yo estoy enfermo, tengo que ver el médico”, dijo mostrando su vientre totalmente hinchado. Fue al único al que no hostigaron más. El resto del hotel se convirtió en un caos de gritos, carreras, ventanas rotas. Una familia se escondió en el baño pero los agentes rompieron la puerta. Tras los forcejeos un par de familias lograron escapar defendiéndose con los vidrios rotos que estaban en el suelo y salieron corriendo con los niños en brazos. Otra media docena de migrantes salían del hotel detenidos y subían a una camioneta. El suelo quedó regado de ropa, cortinas, chanclas, pañales, un biberón con el nombre de Antonio y gotas de sangre, según dijo Manaasse, porque uno de los migrantes se cortó con los cristales rotos. El encargado del hotel, asustado, solo se atrevió a decir a AP —que presenció parte de los hechos— que nunca había visto nada igual. México ha estado intensificando sus esfuerzos para aliviar el número de migrantes en esta parte de la frontera. Además, los haitianos solo pueden comprar boletos hacia el sur. Hacia el norte, las lineas de autobuses de los estados fronterizos tienen, en teoria, prohibido vendérselos si no tienen documentos en regla.

EEUU dona 336 millones de dólares para migrantes venezolanos

Estados Unidos anunció el miércoles la donación de 336 millones de dólares de nueva ayuda humanitaria para los países que han acogido a más de 5,7 millones de venezolanos que migraron de su territorio. “Sabemos que la asistencia humanitaria ayudará a aliviar algún sufrimiento del pueblo venezolano, pero ciertamente no aborda la raíz de la inestabilidad de Venezuela”, dijo Jeffrey Delaurentis, representante de la Misión de Política de Estados Unidos ante Naciones Unidas, tras anunciar la donación en un evento que abordó la crisis humanitaria de Venezuela realizado en Nueva York. El presidente colombiano Iván Duque aseguró que se trata de una “gran noticia” y exhortó a la comunidad internacional a que acelere el desembolso de los recursos que ha prometido para la atención de migrantes venezolanos. “En la crisis de los migrantes sirios vemos que la comunidad internacional ha ayudado con 3.000 dólares por migrante, en Sudán con 1.600 dólares, mientras que en las Américas en esta crisis (de venezolanos) no hemos visto más de 300 dólares por migrante”, agregó Duque.

Sánchez, ante la ONU: Nadie quedará desamparado tras la erupción en La Palma

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, garantizó este miércoles ante la ONU que "nadie quedará desamparado" en La Palma tras la erupción volcánica que está afectando a esta isla canaria. Tal y como había avanzado Sánchez, inició su intervención ante la Asamblea General de Naciones Unidas haciendo referencia a la situación que está viviendo La Palma y que obligó a posponer su viaje a Nueva York y a reducir su agenda en esta ciudad para seguir sobre el terreno la evolución de los acontecimientos. El jefe del Ejecutivo recordó que el pasado domingo un volcán de la isla entró en erupción y que "desde entonces, toda España permanece atenta a lo que allí sucede". "Nuestro Gobierno está volcado con sus habitantes, que ven cómo la lava se lleva viviendas, terrenos agrarios, fincas, tierras fértiles y una enorme memoria emocional cuyo valor nadie puede medir" añadió. Sánchez explicó que se trasladó a Nueva York directamente desde La Palma e impresionado por cómo la naturaleza "recuerda una vez más la medida de nuestra fragilidad pero también de nuestra fortaleza". Al hilo de ello comentó que gracias a la acción de la ciencia se ha podido anticipar la respuesta y gracias a la acción eficaz y coordinada de los servicios de emergencia y del Estado se ha garantizado la seguridad de todos los ciudadanos. "No permitiremos —insistió— que nadie quede desamparado tras esta catástrofe natural". Tras su intervención ante la Asamblea General de la ONU Sánchez emprende el viaje de regreso a La Palma, donde acompañará este jueves a los reyes en una visita a la isla, y permanecerá en ella hasta el viernes

Panel en EEUU debate quién necesita vacuna COVID de refuerzo

Un influyente panel médico de Estados Unidos se reunía el miércoles para debatir quiénes deberán recibir vacunas de refuerzo contra el COVID-19 y cuándo, una pregunta que ha resultado más contenciosa que lo que esperaba el gobierno del presidente Joe Biden. La reunión de los asesores de los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) se produce días después de que los expertos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) —otro panel— rechazó tajantemente un plan de la Casa Blanca para ofrecer los refuerzos a casi todos. En lugar de ello, ese panel propuso ofrecer los refuerzos a los ancianos y aquellos en alto riesgo de contraer el virus. Aunque las vacunas contra el COVID-19 siguen ofreciendo una fuerte protección contra síntomas graves, hospitalización y muerte, la inmunidad contra infecciones moderadas parece disminuir meses después de la vacunación. La decisión del panel de la FDA la semana pasada fue apenas el primer obstáculo en momentos en que el gobierno prepara su política para los refuerzos. Dicha agencia no ha indicado aun si concuerda con las recomendaciones del panel y autoriza los refuerzos de Pfizer. Si lo hace, los CDC entonces deberán recomendar quiénes recibirán las dosis adicionales tras escuchar a su propio panel de asesores sobre Prácticas de Inmunizaciones, cuya reunión se extenderá hasta el jueves. La prioridad son los no vacunados, que los CDC dicen representan la vasta mayoría de los casos de COVID-19, que están subiendo ahora a niveles no registrados desde el invierno pasado. Unos 182 millones de estadounidenses están plenamente vacunados, casi 55% de la población. “Quiero resaltar que en septiembre de 2021 en Estados Unidos, las muertes por COVID-19 son mayormente prevenibles con la serie primaria de cualquiera de las tres vacunas disponibles”, dijo el doctor Matthew Daley, investigador en Kaiser Permanente Colorado y asesor de los CDC que inauguró la reunión del miércoles. Se espera que gran parte de las deliberaciones en la reunión se centren en quiénes están considerados en riesgo suficiente para necesitar una dosis adicional; por ejemplo, si los trabajadores de salud que están continuamente expuestos al virus deben recibirla.

Haitianos en Miami se sienten traicionados por gobierno de Biden

La comunidad haitiana de Miami se mostró este miércoles "traicionada" y "avergonzada" del Gobierno del presidente Joe Biden por las expulsiones de sus compatriotas que llegaron a la frontera con Texas y lo urgieron a detenerlas de inmediato durante una protesta frente a una oficina de Inmigración. Marleine Bastien, directora ejecutiva del grupo comunitario haitiano FANM, además dijo a Efe que urgía al Gobierno Biden a enjuiciar a los agentes de la patrulla montada de inmigración que recibieron con latigazos a los haitianos en Del Río (Texas). "Ellos necesitan ser enjuiciados", aseguró la líder de FANM, organización que promovió la manifestación. Con pancartas de "La vidas de los haitianos importan", "alto a las deportaciones" y "Ayuda humanitaria para los haitianos", decenas de haitianos protestaron frente a una oficina del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) aledaña al vecindario de la Pequeña Haití. La demócrata Christine Olivo, que aspira al Congreso de EE.UU., dijo a Efe que Biden está más preocupado por lo que dicen los republicanos que por cumplir las promesas que hizo cuando visitó la Pequeña Haití. Olivo, de origen haitiano, criticó que los miles de haitianos que viajaron más de "tres semanas" en busca de refugio en Estados Unidos recibieran "latigazos en la espalda" de parte de oficiales de la Patrulla Fronteriza y de Aduanas (CBP) en vez de "agua, comida, refugio y ayuda médica". Al lamentar las imágenes "de mujeres embarazadas dando a luz debajo de un puente fronterizo y de hombres con sus hijos al hombro cruzando el Río Grande (Río Bravo)", la activista subrayó que los ceca de tres millones de haitianos que viven en este país, "la mayoría en el sur de Florida", seguirán presionando al Gobierno del demócrata Biden para que cumpla sus promesas. Presionado por las críticas y las imágenes devastadoras en Del Río, donde acampan debajo de un puente internacional unos 15.000 haitianos, el Gobierno Biden ha dejado a miles de ellos en libertad, según señalaron hoy medios de prensa. Para aliviar el hacinamiento en ese sitio el Gobierno ha estado trasladándolos a otros lugares del estado para los trámites de migración, precisaron. TRUMP RACISTA, BIDEN RACISTA Olivo, así como otros líderes comunitarios, solicitaron durante la protesta detener de inmediato las expulsiones, ampliar la cuotas de refugiados haitianos "con un número específico" y rescindir de una vez por todas el título 42, que permite la deportación automáticamente en la frontera sin permitir a los inmigrantes presentar una solicitud de asilo. "Cuando (el expresidente) Donald Trump hizo cumplir el racista título 42 lo llamamos racista, entonces cuando la administración Biden hace cumplir el título 42, ¿cómo lo llamamos?: racista", manifestó Olivo. Por su parte la líder de la organización humanitaria haitiana Family Action Network Movement (FANM) dijo a Efe que piden a Biden un alivio migratorio humanitario para todos los refugiados haitianos, así como su reubicación, y también involucrar inmediatamente a la sociedad civil en Haití para encontrar una solución a la crisis. "Hoy me siento traicionada" por el presidente Biden, dijo por su parte la concejal de Miami Gardens Linda Julien al recordar una visita del demócrata a Miami. "Mirando las imágenes de lo que está pasando en la frontera, me siento herida, estamos cansados y no vamos a olvidar, todo lo que pedimos es el debido proceso para los haitianos, dignidad, usted es el presidente, usted tiene el poder, haga algo y hágalo ahora", subrayó. "Lo que hemos presenciado en los últimos días es despreciable, inhumano y se parece a una página del libro de jugadas de Trump (2017-2021)", señalaron por su parte los grupos proinmigrantes Alianza Américas y Presente.org. Cuando los refugiados haitianos "son recibidos con latigazos por agentes de la Patrulla Fronteriza, amontonados en aviones y deportados a Haití" es que hay "un sistema de inmigración arraigado en la supremacía blanca", agregaron. "El trato de la administración Biden a los refugiados haitianos y centroamericanos es despreciable", dijeron.