Real Madrid

Un extraño mensaje en la cuenta oficial de Twitter del Real Madrid ha sacudido las redes este miércoles, día de Champions en el Bernabéu con el trascendental partido ante el Manchester City.

Pasado el mediodía, aparecía una publicación con un gif de Lucas Vázquez, el mensaje «Esto es #RealFootball» y una mención a la cuenta parodia @coronaaviruus, desde donde rapidamente se hacían eco del mensaje de la cuenta del club madridista.

La sorpresa se apoderó de los seguidores blancos al ver una publicación sin un sentido aparente y que estuvo disponible en la red social durante una hora antes de que fuera borrado.

La explicación era sencilla. El Real Madrid propuso esta mañana a sus seguidores que les enviarán un mensaje incluyendo el escudo del Real Madrid y la frase #RealFootball, y a todos les envió un mensaje personalizado con el gif de Lucas. Lo que no contaba el club blanco es con el hecho de que alguno de esos seguidores utilizara como nombre de usuario una palabra tan «conflictiva» en estos días.

El Real Madrid ha presentado la segunda camiseta para la temporada 2019/20. Tiene un diseño en color azul oscuro que, como ocurre en la primera equipación, se combina con detalles en dorado que hacen referencia a los numerosos éxitos conseguidos por el club, según explica en una nota el conjunto madridista.

La elástica «se inspira en el ambiente que se genera en el Santiago Bernabéu y por ello se encuentra una onda impresa que simboliza el sonido de los aficionados en la temporada que se conquistó la Décima. «Create The Noise» es el concepto que se ha elegido para representar esta camiseta, que une a afición, equipo e historia».

La equipación cuenta con tecnología Climachill para absorber el sudor y está disponible exclusivamente en tiendas Adidas y Real Madrid.

Es un tipo peculiar Gareth Bale. Cinco temporadas y media después, el galés apenas balbucea el castellano y lo malentiende de soslayo. En el vestuario, tiene los mismos amigos que cuando juega al solitario. Modric, compañero suyo en el Tottenham, es el único con el que tiene un conato de relación más allá de lo profesional. Como ya le ocurrió a Beckham en su paso por el Madrid, el vínculo de Bale con la ciudad, la lengua y el país se reduce a la mínima expresión. Su físico, siempre delicado, y su familia, que se convirtió en numerosa el pasado 8 de mayo con el nacimiento de Axel, su primer hijo varón, centran su vida y su día a día en la capital de España.

A todo ello, Gareth le suma su timidez y un carácter introvertido, haciendo de él una persona de poca expresividad sentimental y opaco en su lenguaje gestual. Esa guarida en la que vive y es feliz es tan respetable como inquietante para el club. Resulta complicado saber cuándo está feliz o triste, o si su dolor en sus castigados sóleos es más real que mental. Le envuelve un halo de misterio que lo traslada al verde, con partidos sobresalientes intercalados entre encuentros muertos que no se sabe si va o si viene.

Nishi, desbordado
Por suerte para el Madrid, ayer Bale tuvo uno de esos días que justifican los 100 millones de euros pagados en 2013. Y otra vez en un momento decisivo de un gran torneo. Bendita costumbre.

Sin estar a su máximo nivel físico, tras una semana parado por la torcedura del tobillo derecho sufrida la pasada semana ante el CSKA, el galés fue un cuchillo ante Nishi, el lateral derecho del Kashima. Una y otra vez estuvo inteligente y veloz para ganarle la espalda y provocar las jugadas de máximo peligro de los blancos. Su primer gol, a las puertas del descanso, en una primera mitad sin chicha y con el Kashima rozando el tanto en tres ocasiones, fue el justo premio a su gran primera mitad y la píldora de tranquilidad que necesitaba un Madrid de presión con prismáticos y errores no forzados impropios del talento de sus jugadores.

El refrigerio no frenó la lava de Bale, encendido como nunca esta temporada. Solo necesitó los diez minutos iniciales del segundo acto para sentenciar la semifinal y meter al Madrid en su cuarta final del Mundial de clubes en cinco años. Un regalo de billar, a tres bandas entre el lateral izquierdo Yamamoto, el portero Kwoun y el central Seunghyun, le puso en bandeja el 2-0 al galés, con su derecha y a puerta vacía. El tercero, trallazo a la escuadra tras asistencia de Marcelo, como en el primer gol, remató su exhibición de sesenta minutos, lo que estuvo sobre el campo antes de ser sustituido por Asensio, un cambio con el renglón torcido. El balear, con un edema muscular producido el pasado sábado ante el Rayo, se equivocó dando el visto bueno a los médicos. Catorce minutos duró sobre el estadio Sheik Zayed. En un sprint hasta línea de fondo se resintió de sus problemas y pidió el cambio al instante. El Mundial ha terminado para Asensio.

El que seguirá en él y con todos los méritos para repetir la titularidad en la final será Marcos Llorente. La ausencia de Casemiro, de regreso ante los japoneses en sus primeros minutos tras mes y medio de baja, ha sido tema menor con la irrupción del canterano, en el ostracismo el pasado año con Zidane y este curso hasta el adiós de Lopetegui.

Frente al Kashima, en esos primeros minutos de partido de escasa tensión del Madrid, fue Llorente quien sacó el genio y los pulmones para poner calma y evitar males mayores. Generoso en la ayuda a los laterales y acertado en los trabajos de fontanería de su zona de acción, tan ingratos como importantes en un equipo donde casi nadie roba un balón, la titularidad de Llorente es ya un «must have» de este Madrid de Solari que está a noventa minutos de cerrar el año como rey del mundo, otra vez.

El precipitado despido de Lopetegui, forzó que Santiago Solari cogiera las riendas del equipo blanco. Tras este breve período, la cúpula blanca duda sobre la capacidad del argentino para hacerse cargo del vestuario y José Mourinho siempre ha estado en el punto de mira del Real Madrid para ocupar este puesto.

Ha fallecido a los 81 años Antonio Ruiz Cervilla, uno de los últimos supervivientes del Real Madrid de Di Stéfano. El centrocampista murciano fue cuatro veces campeón de Europa, otras cuatro de Liga, una de Copa y otra de la Intercontinental. Con solo 19 años, Ruiz debutó de manera oficial con el Real Madrid y cumplió el sueño de formar parte de una plantilla que pasaría a la historia del fútbol mundial. Centrocampista de brega, ascendió desde las categorías inferiores y compartió vestuario con leyendas como Di Stéfano, Puskas o Gento.

Permaneció en el primer equipo durante seis temporadas, en las que se ganaron cuatro Copas de Europa. Participó directamente en dos de ellas, y fue titular en la final que se ganó al Stade de Reims en Stuttgart en 1959. Su palmarés es envidiable, ya que en todos los cursos en los que jugó de blanco se consiguió al menos un título.

Las recientes declaraciones del entrenador del Real Madrid en las que afirma que la ausencia de Cristiano Ronaldo «no es un drama, sino todo lo contrario», junto a las fotografías en redes sociales de una plantilla relajada y unida, hacen sospechar que el excesivo protagonismo de Cristiano Ronaldo tenía un precio para el conjunto de la plantilla. Queremos saber tu opinión al respecto.

Era un adiós anunciado desde que Cristiano destrozó el gran éxito de la tercera Champions consecutiva con sus declaraciones ególatras, realizadas en Kiev, en las que se olvidó del gran éxito del equipo para dejar entrever un distanciamiento con el club que se ha hecho oficial ayer. Sus malas formas constantes para solicitar un aumento de sueldo, que consiguió hace un mes, no han evitado el adiós. Su individualismo ha colmado la paciencia del Real Madrid. Ronaldo abandona la entidad en la que ha ganado cuatro Champions, cuatro Balones de Oro y tres Botas de oro, entre otros muchos títulos y galardones. El portugués ya es profesional de la Juventus de Turín, tal y como deseaba. Se acaba una era gloriosa para el jugador, similar a la que Di Stéfano lideró desde 1953.

Jorge Mendes propuso el traspaso de su representado a varios grandes de Europa durante un mes y tres le negaron la opcion, el PSG, el Chelsea y el Manchester United, dada su edad. Fue la Juventus de Agnelli la que apostó por el Balón de Oro y ha conseguido su objetivo. El acuerdo se cerró ayer, a las tres de la tarde, a cuatro bandas, entre el Real Madrid, Jorge Mendes, Agnelli y el futbolista.

El presidente de la Juventus viajó a Grecia, donde estaba de vacaciones el Balón de Oro, para concretar el traspaso, que se hizo oficial tres horas después del comienzo de una negociación que ya se encontraba muy avanzada en los puntos culminantes. El futbolista ha sido transferido por cien millones de euros. Jorge Mendes y José Ángel Sánchez estuvieron en contacto diario durante varios días para formalizar el convenio, el precio, la forma de pago y las formas, que eran muy importantes. Florentino Pérez regía desde el timón todos los pasos.

«Necesito un nuevo reto»
El Real Madrid quería que constara con claridad que era su buque insignia quien quería irse, razón por la que deseaba que el mejor jugador del mundo diera una rueda de prensa o emitiera un comunicado oficial para explicar sus argumentos. Al final, se optó por la publicación de una carta oficial del hombre que ha roto todos los récords de la empresa con la obtención de 450 goles en 438 partidos disputados en nueve temporadas. Se eludió la comparecencia en persona porque el delantero no quería someterse a una rueda de prensa en la que podía meter la pata y destrozar, como hizo en Ucrania, el ambiente.

Ha sido su petición clara para poder dejar el Madrid la clave para que la institución accediera a la operación y rebajara su precio desde los mil millones de euros que constaban en su cláusula de rescisión hasta los cien que definen el traspaso. El Real Madrid podía haber obtenido más dinero si hubiera forzado la máquina durante todo el verano. Pero no era el objetivo del club. Fue Cristiano quien comenzó este viaje.

La Juventus fue el único equipo que respondió a Mendes y expuso que no podía pagar más de cien millones. La Fiat, empresa que dirigen los Agnelli, financiará el pago de ese dinero, la mitad ahora y la otra mitad el próximo año. La publicidad de la imagen de Ronaldo con las marcas de coches que controla la familia Agnelli intentará recuperar una inversión que, junto a los 120 millones que el ariete recibirá en cuatro años y los 12 que deberá abonar al Sporting de Lisboa y al Manches por derechos de formación, ascenderá a 232 millones.

Pero todo se llevaría a cabo si el mejor jugador del mundo en la actualidad cumplía con el requisito de exponer que su adiós es una postura individual y que daría explicaciones a la aficion. Así lo ha hecho. El luso expuso en esa carta dirigida al madridismo que ha sido él quien ha rogado su transferencia, no el club. «Necesito un cambio, un nuevo reto profesional en mi carrera, es una cuestión vital», adujo ante los dirigentes del campeón de Europa. Y la entidad madridista le ha permitido cumplir ese anhelo, quizá el último de su trayectoria profesional al máximo nivel.

Todo han sido buenas palabras en esta despedida. Era la condición ineludible para que el Real Madrid permitiera el traspaso de su estandarte por un cantidad tan inferior a su cláusula. La casa blanca ha preferido ser elegante y generosa con el «crack» después de soportar tantos ataques sobre su salario. «Le ha dado una lección», manifestaba ayer un profesional de la institución. «Hay que saber decir adiós y saber despedirse, no puedes estar quejándote todo el día y querer marcharte porque sí sin dar una sola razón a los seguidores», señalaba otro hombre importante de la casa.

«Hay que dar las gracias»
«Ha sido una leyenda, es una leyenda en activo, has conseguido muchos récords y título en este club y hay que saber marcharse dando las gracias», apostillaba otro hombre de la institución. Así lo ha hecho. Porque el ambiente generado por el portugués en el último año ha sido bastante decepcionante para el Real Madrid e incluso para la plantilla, por culpa de su egoísmo exacerbado. Sus continuas peticiones de dinero, expresadas de manera indirecta, en el seno de la selección lusa o por medios extranjeros, no engañaban a nadie. Era una estrategia vieja y conocida en el Bernabéu. Y han acabado hartos.

La queja perenne de Cristiano comenzó hace seis temporadas cuando Lass Diarra se marchó al Anzhi ruso con una ficha de 7,5 millones, dos menos que el salario que Cristiano tenía entonces con el Madrid. Cada vez que deseaba renovar o mejorar sus emolumentos su nombre era paseado por Mendes en las grandes ligas para forzar un aumento mayor. Esta vez, la cuerda se tensó tanto que ni siquiera la subida de sueldo hasta los 30 millones anuales, aprobada hace un mes, ha cambiado su posición. Se marcha una leyenda en activo.

El Real Madrid busca un nuevo hito en su competición favorita, la Champions League. Los blancos tienen la oportunidad de conseguir la tercera «orejona» consecutiva y la decimotercera de su historia. Enfrente tendrán al Liverpool de Jurgen Klopp.

La choque entre ambos conjuntos dará comienzo a las 20.45 el sábado 26 de mayo. El partido se retransmitirá en directo por Antena 3 y también lo podrán seguir minuto a minuto en ABC.es.

Los hombres de Zinedine Zidane se verán las caras con otro de los combinados más laureados de Europa. La escuadra de Anfield cuenta en sus vitrinas con cinco Ligas de Campeones y buscarán la sexta después de trece años de sequía europea.

El buen rollo en el vestuario del Real Madrid se hace patente. Mientras aguardan impacientes la esperada final de la Champions League 2018 frente al Liverpool el próximo 26 de mayo en Kiev, los jugadores tienen tiempo para gastarse bromas e, incluso, para realizar retos como el que propuso el hijo de Marcelo, Enzo Vieira, jugador del equipo Benjamín del club blanco. Durante uno de los entrenamientos de preparación para el partido que cerrará la temporada de Liga contra el Valencia, Enzo se coló en el vestuario para protagonizar un momento muy divertido. Y es que el objetivo era ir tirando una pared con cada jugar que se hallaba sentado en el banco, es decir, Enzo les pasaba el balón de cabeza y se lo tenían que devolver sin que tocase el suelo para finalmente encestar en un contenedor. Así lo hicieron y lograron el espectacular reto para júbilo de todos los allí presentes que acabaron manteando al hijo de Marcelo.

Qué genialidad esto, Enzo el hjo de Marcelo disfrutándolo con la plantlla del RM.pic.twitter.com/M1No8ijM1E— Miguel (@mike089)

15 de mayo de 2018

Mucho se hablado ya de la falta de puntería y de los bajones que sufre el Real Madrid en las segundas partes. El equipo de Zidane, que hizo una buena primera mitad contra el Villarreal, vio cómo se le escapaban los puntos en el tramo final del partido, una «zona horaria» en la que hace no tanto se movía con mano de hierro. A falta de un encuentro para que acabe de manera matemática la primera vuelta (queda el Leganés-Madrid aplazado por el Mundialito de Clubes), los hombres de Zidane se han dejado ocho puntos tras el descanso, mientras que el Barcelona ha sumado 15. En los minutos de la verdad, los que dan las Ligas, el campeón de Europa es menos letal que su rival azulgrana.

Esta estadística confirma una tendencia que ya asomaba la temporada pasada, cuando a primeros del mes de marzo el Barça era líder gracias a los goles marcados en los últimos cinco minutos. Aunque aquella la Liga la acabó ganando el Real Madrid, quedó patente que el FC Barcelona estaba desarrollando cierta facilidad para resolver los partidos en el tramo final.

Causas desconocidas
Los batacazos tras el descanso se han sucedido desde finales del mes de octubre, cuando el Madrid se vio sorprendido en Gerona. Desde entonces, Barça, Celta y Villarreal han metido el dedo en la misma llaga sin que se conozcan las causas reales de este bajón. Hay quien habla de «estómago lleno» tras un 2017 histórico y hay quien, con mejor intención, cree que es una cuestión física.

«Hay que dar un paso al frente, y quien no crea en este equipo que se baje, porque nosotros vamos a darlo todo»Dani Carvajal, jugador del Real Madrid
«Creo que se resume un poco a la dinámica», decía Dani Carvajal en zona mixta tras perder con el Villarreal. «Pienso que al final estamos en una mala racha de resultados, también de juego, pero hoy (por el sábado) el equipo se ha esforzado y ha creado ocasiones». Los más optimistas creen que este bajo rendimiento obedece a una cuestión física. Hay quien sostiene que el «método Pintus» les tiene lentos ahora, pero que para el mes de febrero-marzo darán con su mejor versión. Esa quizá sea también la tesis del vestuario, que descarta del diagnóstico un frenazo psicológico.

«No creo que haya ningún bloqueo mental», sostenía el propio Carvajal este sábado. «Hemos llegado por ambas bandas, por el centro, hemos hecho buenas jugadas y psicológicamente creo que el 0-1 ha sido un poco… Hemos trabajado durante 85 minutos para conseguir ese gol y al final en una contra nos han marcado. Como digo: hay que seguir, hay que dar un paso al frente y quien no crea en este equipo que se baje, porque nosotros vamos a darlo todo».

Puntos ganados y perdidos por Barça y Real Madrid en las segundas partesSea como sea, cuesta explicar que a estas alturas de campeonato el Madrid haya sumado ocho puntos menos que la temporada pasada. Hace justo un año, el equipo de Zidane era líder con 40 puntos y miraba desde arriba a Sevilla (39), Barcelona (38) y Atlético de Madrid (34). Hoy la Liga está perdida desde hace semanas y hay jugadores que ya se atreven a decirlo en voz alta.

Serían líderes
«Nosotros primero tenemos que pensar en nuestra posición. Tenemos que centrarnos en clasificarnos para la Champions de la próxima temporada, creo que ese debe ser el objetivo en lo que resta de temporada», decía Toni Kroos a Bein Sports Estados Unidos tras el partido del sábado. «16 puntos es estar muy lejos y no es el momento de pensar en nada que no sea el próximo partido y volver a ganar puntos para acercarnos al objetivo del Real Madrid, que es clasificarse entre los cuatro primeros».

Circula esta misma estadística, publicada por MisterChip
, traducida a cómo estaría hoy la clasificación. Haciendo ese cálculo, en el que solo «valdrían» los goles anotados antes del descanso, el Real Madrid sería líder y campeón de invierno (incluso con ese partido pendiente con el Leganés). Es un dato llamativo que no hace sino ahondar en la depresión que sufren los blancos cada vez que termina el descanso. Un fenómeno aún por explicar.


Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!