Cómo organizar la oficina en casa para ser más productivo

Oops...
Slider with alias none not found.

El teletrabajo ha dado un papel protagonista al despacho en casa, como una zona en la que debe reinar la calma y la comodidad, pero, al mismo tiempo, también la vitalidad y la creatividad. Y en este universo laboral en el hogar, el desorden se presenta como el principal enemigo, ya que aumenta los niveles de estrés, reduciendo, por tanto, la productividad. El escritorio es la pieza principal, alrededor del cual gira la actividad diaria. Por eso, es fundamental que esté organizado, ‘limpio’ de cables y objetos innecesarios y bien iluminado. Ha de concebirse como si fuera el del ordenador, donde las ventanas abiertas (bolígrafos, calendario, documentación…) dificultan encontrar algo y donde las carpetas (organizadores de mesa) facilitan el día a día. Tener todo bajo control, permite pensar con más claridad. Un buen ambiente laboral ha de contar únicamente con aquello que se necesita y seguir, en la medida de lo posible según el trabajo realizado, la regla del ‘menos es más’. Esto no significa que tenga que ser un museo porque dar un poco de vida es desarrollar la vena creativa y escuchar la llamada de la inspiración. Se trata de que el desorden se tolera si está organizado. Es decir, cuando uno es capaz de orientarse en él. Eso sí, aunque durante el día cierto caos está permitido, al terminar la jornada la mesa debe quedar impoluta, para empezar al día siguiente con las pilas puestas y nada que perturbe la atmósfera, como en esta propuesta de USM, con estanterías y cajonera que ayudan a recoger.

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí