Diego Ventura, la verdad absoluta a caballo

Oops...
Slider with alias none not found.

Era el día de la alternativa de Duarte Fernandes, una joven promesa lusitana que recibió al toro como mandan los cánones sobre la mano izquierda. Con 'Artista' protagonizó un intenso tercio de banderillas: tras un primer fallo, clavó cuatro palos mientras buscaba cruzarse al pitón contrario. Con 'Líbano' puso una corta, pero lo más contundente fue el rejón de muerte al de Los Espartales. Patas arriba cayó este número 26 de la ceremonia, al que cortó una oreja. Lo celebraba su tío, Rui Fernandes, casi más que el sobrino. Pero el padrino no quería quedarse atrás… Tras un par de vueltas al toro (herrado con el 27), colocó a su rival un rejón de castigo con 'Mágico'. Con un tordo rodado toreó con la grupa y, tras irse a la otra punta de la arena, frente a chiqueros, se dirigió al toro, se cruzó al pitón contrario y puso un buen par. Más desacertado en el siguiente, prosiguió con piruetas antes de dejarse tocar los cuartos traseros. Dos rosas precedieron a l rejón final, excesivamente contrario y algo trasero. Con más voces que pañuelos -habría los que caben en un paquete 'kleenex'-, paseó un generoso trofeo. Sin dar una sola vuelta al toro, de frente esperó Diego Ventura al toro, con la dificultad que entraña un ruedo oval, sobre todo si sale con pies. Lástima que el rejón de castigo cayese tan malamente, pero luego paró al toro magistralmente, toreando con la banderola. Se encaró con el berreón espartal, torerísimo mientras ofrecía el pecho con la chaquetilla a lomos de 'Velázquez'. Más flojo y deslucido que sus hermanos era este ejemplar, al que provocó en la distancia para clavar un par en el pitón contrario. Sobre 'Lío' llegó un buen palo al quiebro antes de que el toro se desplomara. Pero para soberbio el siguiente. Imposible más verdad a caballo. Calló la música, que todas las notas las ponía el torero, y una mujer se arrancó con un fandango mientras Diego toreaba hasta sin toro. Qué manera de andarle… Y en terrenos milimétricos se creció en dos pares soberanos. ¡Qué pureza! Desistió de las cortas y de frente lo citó para matar. Necesitó del uso del descabello. Un lujo: ya quisieran muchos matadores descabellar como lo hizo Ventura. Qué torería. Como no siempre los públicos saborean igual lo bueno, no cuajó el griterío -porque en pañuelos había igual que en el anterior- y todo quedó en ovación. Sobre 'Joselito' paró a la perfección, con la grupa, al quinto. Ahora sí acertó en el de castigo. Y pidió rápido el cambio. A dos pistas lo bordó con 'Nazarí', con dos banderillas cruzándose, todo corazón. Y con 'Fabuloso' siguió el toreo de fábula. Fantásticos los pares. Un completo arco se hizo 'Bronce' para meter al toro en su cuna. Pero había más: sin cabezada, miraba el caballo al tendido, le quería pegar hasta bocados al buen toro de Los Espartales y se dejó llegar a milímetros en un par a dos manos. Vibraba el anfiteatro, con la gente encendida y no solo por el sol abrasador, sino por la lección de toreo. Una locura. Y Ventura, con los brazos al cielo, se marchó paso atrás. Al violín abrochó a lomos de una caballo en fase blanco, mientras buscaba la complicidad en una larga suerte del teléfono. Pinchó antes de un rejón en dos tiempos. Cayó el toro y la apoteosis desembocó en los máximos trofeos: dos orejas y rabo para Diego y vuelta al de Los Espartales. Frente al 38, Rui Fernandes cortó una oreja y al toro se le premió también exageradamente con una vuelta al ruedo. Serio el sexto, con el que Duarte volvió a dejar ilusionantes pasajes. Portugal tiene un nuevo torero a caballo. Cortó la oreja que le aupaba a hombros con sus compañeros en una mañana en la que Diego Ventura deletreó la verdad absoluta a caballo. FERIA DEL ARROZ Arenas de Arlés. Domingo, 12 de septiembre de 2021. Matinal de rejones. Menos de media entrada. Toros de Los Espartales, 4º y 5º, de vuelta al ruedo. Rui Fernandes, de gris y azabache. Rejón muy contrario y trasero (oreja). En el cuarto, rejón (oreja). Diego Ventura, de negro y azabache. Rejón y descabello (saludos). En el quinto, pichanzo y rejón (dos orejas y rabo). Duarte Fernandes, de gris y azabache. Gran rejón (oreja). En el sexto, rejón (oreja).

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí