El poder del ejemplo: así se crean hábitos entre padres e hijos con el uso de pantallas

Escrito por el diciembre 10, 2021

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
Existe una correlación directa entre el tiempo que los padres pasan frente a sus dispositivos digitales y el que invierten sus hijos. Así al menos lo aseguran los resultados de un nuevo estudio de Kaspersky que afirma que el 82% de los adultos y el 70% de los niños le dedican al menos tres horas al día sus dispositivos, lo que evidencia que los hijos imitan el tiempo de dedicación de sus padres.

Los menores siempre observan y copian lo que hacen sus padres, y lo mismo ocurre con sus hábitos digitales. Si los pequeños ven que sus pprogenitores utilizan constantemente sus dispositivos digitales, considerarán ese comportamiento como la norma y pasarán tiempo conectados. Aunque a veces ser un modelo a seguir puede ser difícil, los adultos deben ser conscientes de que sus acciones influyen en el comportamiento de sus hijos y, de este modo, intentar predicar con el ejemplo cuando se trata de tener reglas sobre el tiempo que pasan frente a una pantalla.

Los resultados del estudio demuestran que la mayoría de los niños y adultos, el 48%, utilizan sus dispositivos a la misma hora del día, entre 3 y 5 horas, y la mayor parte de los padres cree que el tiempo que pasan online tanto ellos (62%) como los niños (58%) es suficiente.

El informe también señala que los niños adaptan su forma de utilizar los dispositivos al uso que hacen sus progenitores. Por ejemplo, cuando el 80% de los padres pasa menos de 2 horas al día con los dispositivos, sus hijos también lo hacen. Por otro lado, si los adultos los utilizan más de 2 horas al día, los niños son igual de propensos a hacer lo mismo. Únicamente el 19% de los los niños expuestos a este modelo de conducta dedican menos de 2 horas al día.

Según los resultados, los hijos cuyos padres utilizan estos dispositivos de forma habitual acaban sumando más tiempo tras la pantalla a sus hábitos digitales. Así, por ejemplo, los menores cuyos padres utilizan habitualmente gadgets pasan 39 minutos más conectados durante las comidas. Por otro lado, enviar mensajes de texto mientras mantienen conversaciones añade a los niños una media de 41 minutos de tiempo frente a la pantalla y compartir fotografías familiares en las redes sociales suma otros 31 minutos al día, un tiempo considerable.

«Como vemos en los datos, cuantas más horas pasen los padres con sus dispositivos, más horas pasarán los hijos con los suyos. Los adultos quieren garantizar que el tiempo que los niños pasan frente a una pantalla sea moderado, pero su principal desafío es cómo lograrlo. Hoy en día existen herramientas tecnológicas que pueden ayudarles a mejorar el bienestar digital de sus hijos y garantizar que su tiempo frente a la pantalla sea seguro y equilibrado. Sin embargo, dar ejemplo y acompañarlos en esta travesía es uno de los mejores “hábitos” que como padres deberíamos tener siempre presente», comenta Vanessa González, directora de Comunicación de Kaspersky Iberia.

En la misma línea se manifiestan los terapeutas Birgitt Hölzel y Stefan Ruzas, del bufete muniqués Liebling + Schatz, al asegurar que los niños se benefician mucho más de la interacción tangible con el mundo real que del consumo de información digital. «Los menores de doce años, por ejemplo, todavía tienen un largo camino que recorrer antes de que su capacidad de abstracción sea comparable a la de un adulto. Primero tienen que aprender a sentir, oír, ver, oler y saborear el mundo.Según nuestra experiencia, el uso de los medios digitales por parte de las familias es siempre un tema importante. Muchos padres están convencidos de que basta con regular claramente el tiempo que pasan sus hijos en los medios y controlar el tipo de contenidos a los que tienen acceso, pero en lugar de preocuparse por castigos eficaces los padres deberían reducir primero su propio consumo de medios», comentan.

Para ayudar a tus hijos y asegurarte de que utilizan los dispositivos de forma segura, estos expertos aconsejan puedes:

—Dedicar más tiempo a hablar con los niños sobre medidas de seguridad online. Prueba a prestar atención a tus propios hábitos: ¿Utilizas tu smartphone mientras comes? Fíjate en si tus hijos siguen el mismo patrón o si reaccionan de forma diferente cuando apartas el teléfono.

—Considera la posibilidad de descargarte aplicaciones de control parental y habla de este tema con tus hijos para explicarles cómo funcionan estas aplicaciones y por qué las necesitan para estar seguros en Internet.

—Pídele a tus hijos que no acepten ninguna configuración de privacidad por su cuenta y que te pidan ayuda. Los adultos también deberían acostumbrarse a leer los acuerdos de privacidad.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Pin It on Pinterest

Share This