En Riazor nació la estrella

Escrito por el marzo 29, 2022

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
Arnar Vidarsson, seleccionador islandés, relataba ayer sus recuerdos de los enfrentamientos contra España. De cómo acababa mareado corriendo detrás de Xavi o Iniesta, coetáneos suyos, en las tres ocasiones en las que le tocó cubrir a los centrocampistas españoles. Y en lo dominante que resultaba aquel equipo. Hoy vuelve a cruzarse con España (La 1, 20.45), esta vez desde el banquillo, y asegura que la selección actual, la de Luis Enrique tiene toda la pinta de aquel grupo que marcó una época. En esas anda el equipo, en una larga preparación de lo que podría ser su segundo título mundial, de momento con dos amistosos de perfil bajo y dándose baños de masas ante la afición. La estelar noche de Cornellá tendrá su continuación, eso se espera, en un Riazor que también andará muy cerca del lleno. Ha llovido mucho sobre el espectacular estadio coruñés desde la última vez que acogió a España. Fue en 2009, con un partido ante Bélgica que acabó en goleada (5-0) pocos meses antes del Mundial de Sudáfrica. Es en ese partido donde se empezó a coser la estrella, según ha explicado muchas veces Vicente del Bosque. La primera vez en la que colocó juntos en el centro del campo a Xabi Alonso y Busquets, un movimiento táctico que le salió de maravilla y que resultó decisivo en la cita mundialista.

Los Casillas, Piqué, Xavi, Villa o Silva que brillaron aquel día y que claman por un relevo, son los Laporte, Pedri, Gavi, Olmo o Ferran de hoy. Falta el toque mágico de un Luis Enrique al que le empiezan a incordiar las preguntas sobre su futuro, según demostró ayer en rueda de prensa. «En Catar estaré con España seguro, he dado mi palabra», repitió con hastío. «Nada me hace más ilusión que representar a mi país en el Mundial y con estos jugadores. Espero que haya quedado claro y que no me preguntéis más. O sí, me da igual».

Luis Enrique no se llamaría
Con poco que analizar en la previa, Luis Enrique también tiró de memoria para recordar sus visitas a Riazor, un estadio imponente que casa mal con la situación actual del Deportivo: «Nos fuimos muchas veces con el rabo entre las piernas, sufrimos mucho aquí, cuando aún existía la pista de atletismo», dijo con una sonrisa que evidenciaba su cariño por este coliseo: «El campo está precioso. Espero que con nosotros pueda revivir esos años de triunfos». Y volvió a ponerse nostálgico al hablar del Luis Enrique jugador. ¿Le llamaría para jugar en esta selección?: «No le llamaría», aseguró con rotundidad. «He visto partidos de mi época y yo era lamentable, lentísimo. Pensaba que tenía ida y vuelta y cuando veo los partidos estoy siempre parado. Ya solo estar en Primera hubiera sido increíble».

Se intuye revolución en el once respecto al partido ante Albania. Desde la portería, donde se espera el regreso de Unai Simón, pasando por la defensa, donde Guillamón gozará de sus primeros minutos como internacional, y un medio del campo completamente nuevo, donde Marcos Llorente apunta a ser el que actúe de mediocentro ante la ausencia de Busquets y la más probable suplencia de Rodri. Únicamente Morata podría repetir ante la falta de alternativas para el puesto más avanzado del equipo.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Pin It on Pinterest

Share This