Enfermedad cardiovascular, el peaje de la obesidad infantil

Escrito por el diciembre 15, 2021

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
Uno de los efectos secundarios de la pandemia de Covid-19 es el incremento en el número de niños y adolescentes con sobrepeso u obesidad. Pero ahora, una investigación de la Universidad de Georgia (EE.UU.) sugiere que esta situación es una muy mala noticia para el sistema cardiovascular de los niños, tanto en el presente como en el futuro.

El estudio que se publica en «Pediatric Obesity» ha visto niveles significativamente más altos de grasa visceral y rigidez arterial en los jóvenes con sobrepeso, lo que sugiere que la grasa abdominal probablemente contribuye a los problemas cardiovasculares en los niños.

La grasa visceral es la que se encuentra en el abdomen y la que se infiltra en los órganos vitales. La rigidez arterial obliga al sistema cardiovascular a trabajar más para bombear sangre por todo el cuerpo.

«Cuanto más rígida sea la arteria, más rápido se moverá la sangre a través de esos vasos sanguíneos, y eso puede ser perjudicial y sobrecargar nuestro sistema», explica Joseph Kindler, autor del estudio.

«Es una especie de juego de dominó: a medida que estos problemas se acumulan, se derrumba uno y el resto de los sistemas comienzan a sobrecargarse. Ahí es cuando pueden producir problemas de salud».

Los estudios sobre los riesgos cardiovasculares en los jóvenes son escasos, pero los investigadores creen que las alteraciones del sistema cardiovascular que conducen a enfermedades y ataques cardíacos probablemente comiencen en la niñez y la adolescencia.

«Queremos prevenir las enfermedades cardiovasculares. Queremos que los niños tengan una vida fuerte y saludable hasta la edad adulta», asegura Kindler.

Pero para hacer eso, «necesitamos conocer los factores subyacentes que contribuyen a los resultados de salud deficientes para que podamos identificar dónde apuntar, ya sea a través de la dieta, la actividad física, el sueño o alguna otra intervención. La identificación es clave, y luego la intervención es fundamental».

Es una afección muy generalizada y preocupante en los jóvenes, incluso más que en los adultos. La identificación es clave, y luego la intervención es fundamental

Los investigadores utilizaron tecnología conocida como absorciometría de rayos X de energía dual, o DXA, para medir los niveles de grasa corporal en los niños. Es una técnica utilizada habitualmente en la investigación de huesos y hormonas y ahora se está volviendo más común su uso para analizar la grasa corporal porque brinda a los científicos la misma información que las exploraciones tradicionales. Además, es más rápido, menos costoso y no requiere grandes dosis de radiación como lo hacen otras exploraciones.

Asimismo, los investigadores también evaluaron cuánto tiempo tardaba la sangre de los participantes en el estudio en llegar desde la parte central del cuerpo a las extremidades inferiores, una forma estándar de evaluar la rigidez arterial.

Otro signo de alerta es que a los niños se les diagnostica cada vez más diabetes tipo 2, una enfermedad que antes solo se veía en adultos. El sobrepeso es un factor de riesgo importante. De los participantes del estudio, 145 habían sido diagnosticados de diabetes.

«Es una afección muy generalizada y preocupante en los jóvenes, incluso más que en los adultos», advierte Kindler. «Muchos sistemas corporales tienden a degradarse a un ritmo más acelerado si la enfermedad aparece durante los años de crecimiento que en la edad adulta. Esta enfermedad ataca el cerebro, los riñones, los huesos, el hígado. Realmente aumenta la necesidad de comprender las formas en que podemos prevenir enfermedad»


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Pin It on Pinterest

Share This