Ficciones que estremecen

Oops...
Slider with alias none not found.

Pocas veces se tiene la sensación de estar viendo una película transcendental. En el día a día de un festival de cine como la Mostra de Venecia pueda que exista la posibilidad de estremecernos. No es fácil despertar esas sensaciones, sobre todo en esta época de constante bombardeo de imágenes e historias, además con una pandemia que nos lleva por el camino de la amargura. Las contundentes e inmensas 'L’evénement', de la realizadora francesa Audrey Diwan, y 'La Caja', del venezolano Lorenzo Vigas, han calado profundamente en la prensa especializada, así como también en el público asistente a esta cita cinematográfica. Se trata de dos ficciones que sacuden al espectador sin recurrir a artificios. Basado en el libro homónimo de Annie Ernaux, 'L’evénement', (El acontecimiento) cuenta de Anne (Anamaria Vartolomei), una brillante estudiante de Literatura en la Francia de 1963, cuando las mujeres estaban destinadas a cumplir las imposiciones de casa, matrimonio, hijos e iglesia. Anne está embarazada, tener un hijo significaría abandonar para siempre los estudios, por lo que decide interrumpir la gestación. Para aquel entonces en Francia la cárcel era la destinación final tanto para las mujeres que abortaban como para quienes les ayudaban. A pesar de estar situada en el pasado, 'L’evénement' tiene una conexión directa con el presente, haciendo reflexionar sobre la fragilidad del reconocimiento del derecho de las mujeres a tener control absoluto sobre su cuerpo. «¿Qué pasaría si una mañana te despiertas y te dicen, chicas, las leyes cambiaron, el aborto en todas sus maneras posibles vuelve a ser ilegal», plateaba en una entrevista la directora Audrey Diwan ese escenario de «extrema locura», poniendo como ejemplo el caso de Polonia, donde desde hace poco el aborto – sin importar sus causas e implicaciones- es considerado un delito. Una aterradora vuelta al pasado en pleno siglo 21 y en el seno de la progresista Unión Europea. Otro tipo de realidad se presenta en 'La Caja', la cuarta película hispanohablante de la selecición oficial del Festival Internacional de Cine de Venecia. Lorenzo Vigas narra la historia de Hatzín (Hatzín Navarrete), un chico de 13 años que atraviesa el país para recoger la osamenta de su padre hallado en una fosa común; a punto de volver a Ciudad de México, con la caja que contiene los huesos, casualmente ve en la calle a Mario (Hernán Mendoza) un hombre parecido a su padre. El ganador del León de Oro en 2016 por 'Desde allá', centra esta historia paterno filial en Ciudad Juárez, esa parte de México donde conviven el fuego cruzado de los carteles de la droga con la imparable industria de las maquiladoras y su 'esclavitud moderna', los desaparecidos y el feminicidio con la corrupción de todo tipo que atraviesa la sociedad de manera transversal. Ese contexto es «más grande que los personajes», explicaba Vigas después del estreno de La Caja en la Mostra, «se trata de un inmenso sistema que controla, que lleva a la gente a hacer cualquier cosa que creen que es lo mejor para los suyos». 'L’evénement' y 'La Caja' logran sacudirnos, emocionarnos, reflexionar y establecer puentes con nuestro aquí y ahora. No es de extrañar pues que figuren como serias aspirantes al León de Oro.

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí