Fiscales de EE.UU. comienzan a investigar los efectos nocivos de Instagram en los usuarios jóvenes

Escrito por el noviembre 19, 2021

Una coalición bipartidista de fiscales generales de Estados Unidos anunció ayer jueves que ha comenzado a investigar cómo la aplicación Instagram -propieda de Meta, el gigante tecnológico de Mark Zuckerberg- atrae y afecta a la salud mental y física de los usuarios jóvenes. Un problema que la empresa, conocida hasta hace unas semanas como Facebook, no desconoce, como ha quedado claro en las filtraciones de información interna de la firma realizadas por su extrabajadora Frances Haugen, conocida como 'garganta profunda', a multitud de medios y agencias del país.

La coalición está liderada por los fiscales generales de ocho estados y, al menos 11, según comparte 'The New York Times', están involucrados. Por el momento, la lista completa no se ha hecho pública. El objetivo es determinar si Meta violó las leyes de protección al consumidor de EE.UU. y puso en riesgo al público a sabiendas de que sus plataformas pueden resultar nocivas.

«Facebook, ahora Meta, no ha logrado proteger a los jóvenes en sus plataformas y, en cambio, optó por ignorar o, en algunos casos, redoblar las manipulaciones que representan una amenaza real para la salud física y mental: explotar a los niños en busca de lucro», sostiene la fiscal general del estado de Massachusetts, Maura Healey, en un comunicado. «Meta ya no puede ignorar la amenaza que las redes sociales pueden representar para los niños en beneficio de sus resultados», remarca.

La investigación, efectivamente, arranca dos meses después de que el diario estadounidense 'The Wall Street Journal' comenzase a compartir investigaciones internas de Meta en las que, entre otras cosas, queda de manifiesto hasta qué punto sus plataformas de redes sociales, sobre todo Instagram, pueden ser perjudiciales para la salud mental y física de los usuarios jóvenes. Especialmente de las adolescentes. De acuerdo con un estudio confidencial elaborado por la propia compañía -y que fue de los primeros documentos en salir a la luz a principios de septiembre- el 32% de las adolescentes que ya se sentían mal con su cuerpo se sienten peor todavía cuando navegan por Instagram. Según los datos de la compañía, la 'app', incluso, ha provocado que algunos de sus internautas más jóvenes tengan pensamientos suicidas. En concreto, el 13% de los británicos y el 6% de los estadounidenses.

Además, los fiscales generales pretenden investigar las técnicas utilizadas por Meta para aumentar la frecuencia y duración de la participación de los usuarios jóvenes. «Cuando las plataformas de redes sociales tratan a nuestros niños como meros productos para manipularlos y que pasen un mayor tiempo en la pantalla y extraer sus datos, se vuelve imperativo para los fiscales generales estatales involucrar a nuestra autoridad investigadora bajo nuestras leyes de protección al consumidor», afirma a este respecto el fiscal general de Nebraska, Doug Peterson, uno de los encargados de liderar la investigación junto a sus homólogos en California, Florida, Kentucky, Massachusetts, Nebraska, Nueva Jersey, Tennessee y Vermont.

Meta, mientras tanto, se defiende. Según señala un portavoz de la empresa a ABC, las acusaciones de los fiscales generales «son falsas y demuestran un profundo desconocimiento de los hechos»: «Si bien los desafíos para proteger a los jóvenes en línea afectan a toda la industria, (en Meta) hemos liderado la industria en la lucha contra el acoso y el apoyo a las personas que sufren pensamientos suicidas, autolesiones y trastornos alimentarios».

La tecnológica, además, destaca que sigue trabajando en «nuevas funciones para ayudar a las personas que podrían estar lidiando con comparaciones sociales negativas o problemas de imagen corporal, incluida nuestra nueva función 'Toma un descanso' (en fase de pruebas) y formas de empujarlos hacia otros tipos de contenido si están atrapados en un tema». Asimismo, la firma recuerda que está «desarrollando controles de supervisión parental y explorando formas de brindar experiencias aún más apropiadas para la edad de los adolescentes de forma predeterminada».

El cerco se estrecha
Las filtraciones de Haugen ya sirvieron hace apenas unos días para que el fiscal general del estado de Ohio, Dave Yost, presentase una demanda contra Meta en la que acusaba a la empresa de «violar las leyes federales del mercado de valores al confundir deliberadamente al público sobre los efectos negativos que sus productos tienen en la salud y bienestar de los niños».

Asimismo, la Comisión Federal de Comercio de EE.UU. (FTC, por sus siglas en inglés), la misma que multó a Facebook con 5.000 millones de dólares el pasado 2019 por los fallos de la compañía a la hora de proteger la privacidad de los usuarios, estaría investigando si la red social ocultó información y rompió alguno de los acuerdos alcanzados después del escándalo de Cambridge Annalytica, según compartió hace unas semanas 'The Wall Street Journal'.

La preocupación por los efectos de Instagram también obligó recientemente al gigante de Internet a anunciar la paralización de sus planes para la creación de una versión de la 'app' para menores de 13 años. A pesar de las crecientes críticas recibidas, y de las acusaciones de primar el beneficio económico sobre el bienestar de los usuarios -algo que Haugen ha afirmado en numerosas ocasiones-, Meta sigue empeñada en aumentar el número de internautas jóvenes que emplean sus productos. Mark Zuckerberg, director ejecutivo de la tecnológica, afirmó en conversación con los inversores el pasado octubre que quería convertir a los adultos jóvenes «en su estrella del norte».


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!