La apuesta ganadora de Ancelotti

Oops...
Slider with alias none not found.

Se la jugó y ganó. Perdía 1-0 el Real Madrid y Ancelotti colocó cuatro delanteros en busca de un imposible. Rodrygo, Benzema, Vinicius y Hazard, que estuvo bien, tuvieron esa responsabilidad. Lugo, Jovic entró por Hazard a la caza de un balón aéreo. Continuaban siendo cuatro puntas. Y llegaron los goles. Vinicius anotó el empate, el quinto en su cuenta particular, dos más de los que consiguió la temporada anterior. Benzema firmó la remontada y el liderato del conjunto blanco al cabecear un centro del brasileño. El sueño imposible se hizo posible. La segunda noticia de esta victoria de infarto fue el buen fútbol de Hazard. Busca recuperar su nivel, su halo, su magia. Volvió a ser titular después de no debutar en la Champions. Y fue de los mejores en un Real Madrid cansado por la batalla de San Siro, que superó ese hándicap y sentenció en una lección de carácter. Hazard, bien Otro error defensivo, en esta ocasión de Lucas Vázquez, costó el gol del Valencia. Pero Vinicius, el hombre que le quitó el puesto a Hazard en la izquierda, empató en un tiro que rebotó en Foulquier. El belga entraba por la derecha, «Vini Jr.» por la izquierda y Benzema por el medio. Esa era la idea inicial de Carletto. El francés dio la vuelta al partido y aseguró el liderato al club blanco en un final de infarto. Anotó su sexto tanto del curso. A Hazard le falta un gol. «Lo ha hecho muy bien», subrayó Ancelotti. Considera que no debe disputar dos partidos consecutivos, para preservar su físico. En Mestalla tenía una misión distinta a la habitual. Al principio no fue un delantero puro. Jugó por la derecha, pero no como siempre. El entrenador quiere que ejerza como cuarto centrocampista cuando el rival lo exija y anoche era uno de esos días. Tuvo que bajar a defender como nunca lo ha hecho y se situó retrasado a recibir el balón y crear las jugadas ofensivas con metros por delante. Enlazó buenas combinaciones con Benzema y generó tres acciones de peligro que la defensa blanquinegra impidió al taponar los disparos madridistas in extremis. Se escapó tres veces con sus regates, cosa que antes no conseguía. Progresa adecuadamente. Aún no es el Hazard sobresaliente que conocimos en el Chelsea, pero ha comenzado ese camino. Carvajal pidió el cambio por precaución en el ecuador del primer tiempo, al sentir molestias en el gemelo derecho, y la entrada de Lucas Vázquez supuso que la banda diestra del Real Madrid estuviera compuesta por dos extremos, con el belga colocado veinte metros delante. Eden botaba las faltas y los saques de esquina. Se movió por todas las zonas para coger la pelota y comenzar la ofensiva. Es lo que le gusta. El gol del exmadridista Hugo Duro «sentó» a Casemiro y Modric para dar sitio a Camavinga y Rodrygo, el goleador de Milán. Ya eran cuatro delanteros y el belga continuaba en el césped. Buena noticia. Fue junto a Benzema el mejor constructor. Vinicius y el francés remataron la remontada. La estrategia arriesgada de Ancelotti obtuvo su premio. El triunfo es de los valientes. El club está encantado con él.

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí