La colección Macklowe por 676 millones, la mayor subasta salida de un divorcio

Escrito por el noviembre 16, 2021

El divorcio de Harry y Linda Macklowe insufló al mercado del arte del oxígeno que más necesita: obras de arte de primera calidad. Este lunes por la noche, los grandes coleccionistas lo agradecieron y sacaron la chequera para convertir la subasta de la colección Macklowe, una selección con obras codiciadas de algunos de los
mejores artistas del siglo XX, en
una venta de récord.

Fueron 35 obras -la primera parte de la colección, el resto se subastará el próximo mayo- que alcanzaron un precio total de 676,1 millones de dólares. Sotheby’s, que organizó la puja, aseguró cuando acabó de sonar el mazo que fue la mayor venta para una subasta de un solo propietario en la historia.

Durante la velada se rompieron récords en subasta para Jackson Pollock, cuya pintura ‘Number 17, 1951’, se vendió por 61 millones de dólares; y para Agnes Martin, con 17,7 millones por ‘Untitled #44’.

La obra más cara, sin embargo, correspondió a Mark Rothko, cuyo ‘No. 7’ se vendió por 82,4 millones de dólares, el segundo precio más alto de la historia para este artista en subasta. Y ‘Le Nef’, de Alberto Giacometti, una escultura que presidía la sala de subastas de Sotheby’s en Nueva York, se vendió por 78,4 millones. También hubo ventas importantes de Cy Twombly, Andy Warhol o Willem de Kooning, entre otros.

La lluvia de millones es el último exceso de un matrimonio que se fue por la calle de la amargura. Los Macklowe era una de esas fortunas del ladrillo neoyorquino: Harry cerraba promociones millonarias -la última, uno de esos rascacielos-aguja en el sur de Central Park- y su mujer, con asiento en el consejo de administración del Metropolitan Museum, llenaba con acierto sus casas de cuadros. Harry se fue con otra y Linda plantó batalla en el divorcio, que fue una guerra abierta en la que no se pusieron de acuerdo en nada. Mucho menos en la valiosa colección de arte, que con el tiempo se había convertido en una de las mejores en manos privadas de la Gran Manzana y que se alojaba en las diferencias residencias de la pareja.

Al final, el juez tuvo que imponer que fuera a subasta y ahí empezó la segunda pelea: entre las casas de subastas por hacerse con el encargo. En un momento en el que hay escasez de obras del más alto nivel en el mercado, hacerse con el botín era prioritario. Se llevó el gato al agua Sotheby’s.

Pintura 17, 1951 de Jackson Pollock, vendida por 61 millones de dólares

Cortesía de Sotheby's
La apuesta le ha salido bien. Muchas obras fueron más allá de su estimación más alta y hubo pujas rabiosas por algunos lotes. La estimación total de la venta era de 400 millones de dólares, y se fue hasta los 676,1 millones.

La subasta sigue la línea de las grandes ventas efectuadas por Christie’s la semana pasada, en la que la subasta de la colección de Edwin Cox, un multimillonario del petróleo, se cerró en 332 millones de dólares, respecto a una estimación inicial de 268 millones; en la misma velada, la subasta de arte del siglo XX cosechó más de 420 millones de dólares. La conclusión, a falta de otra subasta importante este martes en Sotheby’s, es clara
: en el mercado, después de una caída del 30% del negocio de las subastas el año pasado por la pandemia, hay hambre.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!