La distonia del músico, la clave para volver a tocar

Escrito por el diciembre 10, 2021

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
Manuel López Blanco es pianista, violonchelista y compositor internacional. Cuenta con un amplio repertorio, tanto solista como camerístico, así como con numerosos reconocimientos nacionales e internacionales. Comenzó sus estudios a los 4 años en Madrid. Fue el alumno más joven en terminar la carrera de toda la historia del Conservatorio Superior de Música de esta ciudad, y con apenas 15 años.

Premio final de carrera y mención honorífica del citado conservatorio, Manuel también atesora el Premio Internacional de Piano Ciudad de Carlet (Valencia) y Ciudad de Albacete, que ganó en sus primeras décadas de carrera profesional, avalada por numerosos recitales, así como por la crítica y diferentes medios españoles y foráneos.

Fue entonces, en pleno ascenso de su trayectoria como músico profesional y de reconocido prestigio, cuando comenzó a presentar distonía del músico. Por si no fuera poco, posteriormente sufrió un ictus que le limitó seriamente la movilidad de la mano derecha para todo tipo de actividades, según recuerda el doctor Pedro García Ruiz Espiga, responsable de la Unidad de Trastornos del Movimiento de la Fundación Jiménez Díaz (Madrid).

«Hace años tuvo una hemorragia cerebral del hemisferio izquierdo y, además, ya presentaba una distonía del músico; es decir, dos dificultades unidas para tocar música, devastadoras para un pianista profesional. Pero con tesón y ganas ha conseguido tocar, y tocar muy bien, solo con la mano izquierda», subraya el neurólogo del centro hospitalario perteneciente al grupo Quirónsalud.

Según destaca Manuel, hay muchos músicos distónicos que pueden salir adelante con una mano: «La música no depende del físico. Lo importante es hacerlo de corazón y tirar para adelante y se puede hacer fácilmente con una mano».

De hecho, el doctor García Ruíz Espiga recuerda que el artista ha dedicado todo su esfuerzo a rehabilitarse, superarse y demostrar que es posible tocar el piano solo con la mano izquierda, con el objetivo de «trasmitir la alegría de vivir y que la música lo puede todo», y el resultado de reencontrarse a sí mismo y poder recuperar su relación el piano.

Qué es la distonia focal del músico
La distonía del músico es un trastorno del movimiento relacionado con una tarea específica. Se caracteriza por una pérdida involuntaria del control y de la coordinación de los movimientos de los dedos al tocar un instrumento. La distonía del músico afecta sobre todo a músicos profesionales, que dedican largas horas a la interpretación.

La prevalencia de la distonía en los músicos es del 0,2-0,5%. Todos los grupos de instrumentos se ven afectados, especialmente los guitarristas, los pianistas y los músicos de instrumentos de viento de madera, que representan el 70% de estos pacientes.

En la actualidad se han explorado múltiples estrategias para manejarla, y con resultados muy variables. No se han definido programas terapéuticos específicos, subraya el doctor García Ruíz Espiga, el objetivo es mejorar el control de los movimientos, no siempre posible en la distonía del músico, por la complejidad de los movimientos requeridos para la ejecución musical.

El objetivo es mejorar el control de los movimientos, no siempre posible en la distonía del músico, por la complejidad de los movimientos requeridos para la ejecución musical.

«El cerebro es un órgano que responde a estímulos continuamente, día a día, hora a hora y minuto a minuto; un órgano que, gracias a la plasticidad cerebral, cada uno de nosotros puede modificar, pero para lo que siempre es necesario tesón e ilusión, las grandes armas para los pacientes con secuelas neurológicas», añade el responsable de la Unidad de Trastornos del Movimiento de la Fundación Jiménez Díaz.

Un concierto histórico y un ejemplo de vida
Así, el Aula Magna de la Fundación Jiménez Díaz fue escenario de dos hitos en sus muchos años de historia -tantos como tiene el hospital madrileño-: aunó en un solo evento un concierto de piano en directo, así como uno de los mayores ejemplos de superación que un paciente puede dar, ya que el repertorio fue interpretado a una sola mano, la izquierda, por parte de este pianista, diestro de nacimiento, con distonía del músico que, además, perdió la movilidad de su mano derecha a raíz de un ictus.

Manuel López Blanco

FJD
Para el doctor García Ruiz Espiga, Manuel es «el ejemplo del que todos tenemos que aprender, una esperanza para todos los pacientes neurológicos, y para todo tipo de pacientes con secuelas». En su opinión, la experiencia de este artista demuestra que, gracias a la plasticidad cerebral, y «siempre con tesón e ilusión», en realidad, hay pocas cosas que no pueda hacer el ser humano cuando está motivado.

«Este es un concierto de superación en el que quiero mostrar a la gente que, tanto en la música como en la vida, no hay límites. No debes rendirte nunca ante ninguna adversidad, y si amas algo, has de hacerlo sin importar tu condición física», explica Manuel, añadiendo: «Quiero que este mensaje llegue a todo el mundo».

Llegó, y de qué manera. Lo hizo en un concierto de piano para la mano izquierda en el que, bajo los títulos ‘ La voluntad y el amor por la música todo lo pueden’, interpretó varias obras de Bach, Scriabin, Rachmaninov, Liszt, Chopin y Brahms en un imponente piano de cola cedido por Steinway & Sons para deleite de todos presentes en el Aula Magna y de quienes lo escucharon on line en la Jornada Neurológica ‘Porque no todo son los fármacos’, organizada por la Unidad de Trastornos del Movimiento de la Fundación Jiménez Díaz.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Pin It on Pinterest

Share This