La exposición a largo plazo a la contaminación del aire aumenta el riesgo de Covid-19

Escrito por el enero 11, 2022

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
La exposición a largo plazo a la contaminación del aire ambiental puede aumentar el riesgo de infección por Covid-19, sugiere una investigación publicada on line en la revista «Occupational & Environmental Medicine».

El aumento anual promedio de 1 µg/m3 de partículas está vinculado a un incremento del 5% en la tasa de infección. Esto equivale a 294 casos adicionales/100.000 personas al año, indican los hallazgos, que se centran en los habitantes de una ciudad del norte de Italia.

Si bien se necesita más investigación para confirmar la causa y el efecto, los resultados deberían reforzar los esfuerzos para reducir la contaminación del aire, dicen los investigadores.

Mientras tanto los esfuerzos de los Gobiernos para reducir la polución del aire puede ayudar acabar con la polución de Covid-19

El norte de Italia se ha visto muy afectado por la pandemia de coronavirus, siendo Lombardía la región más afectada en términos de casos y muertes. Se han sugerido varias razones para esto, incluidas diferentes estrategias de prueba y datos demográficos.

Pero las estimaciones de la Agencia Ambiental de la Unión Europea muestran que la mayoría de los 3,9 millones de europeos que residen en áreas donde la contaminación del aire supera los límites europeos viven en el norte de Italia.

Investigaciones recientes han relacionado la contaminación del aire como un factor de riesgo para la infección por Covid-19, pero los errores en el diseño del estudio y la captura de datos solo hasta mediados de 2020 han limitado los hallazgos, escriben los investigadores.

Para solucionar estos problemas, analizaron la exposición a largo plazo a los contaminantes transportados por el aire y los patrones de infección por Covid-19 desde el comienzo de la pandemia hasta marzo de 2021 entre los residentes de Varese, la octava ciudad más grande de Lombardía.

Entre los 81.543 residentes al 31 de diciembre de 2017, más del 97 % se vincularon con los niveles de exposición promedio anual de 2018 para los principales contaminantes del aire, según el domicilio.

Se recopilaron datos regionales de infección por Covid-19 e información sobre el alta hospitalaria y prescripción de medicamentos para pacientes ambulatorios de 62.848 adultos que aún no se infectaron con el SARS-CoV-2, el virus responsable de la Covid-19 desde finales de 2019 hasta finales de marzo de 2021.

Las cifras oficiales muestran que solo el 3,5% de la población en toda la región estaba completamente vacunada a fines de marzo de 2021.

Se dispuso de estimaciones de los niveles promedio anuales y estacionales de cinco contaminantes transportados por el aire para 2018 en un área de más de 40 km de ancho: material particulado (PM2.5, PM10); dióxido de nitrógeno (NO2); óxido nítrico (NO); y ozono (O3).

Los valores promedio de PM2.5 y NO2 fueron 12.5 y 20.1 µg/m3, respectivamente. Las exposiciones anuales medias ponderadas correspondientes a la población en Italia para el mismo año fueron de 15,5 y 20,1 µg/m3, respectivamente.

Se incluyeron en el estudio unos 4.408 nuevos casos de Covid-19, que se registraron entre el 25 de febrero de 2020 y el 13 de marzo de 2021. Esto equivale a una tasa de 6005 casos/100.000 habitantes/año.

La densidad de población no se asoció con un mayor riesgo de infección. Pero vivir en un hogar de atención residencial se relacionó con un riesgo de infección más de 10 veces mayor.

El tratamiento farmacológico para la diabetes, la presión arterial alta y las enfermedades obstructivas de las vías respiratorias, así como los antecedentes de accidente cerebrovascular, también se asociaron con un riesgo aumentado del 17 %, 12 %, 17 % y 29 %, respectivamente.

La exposición a largo plazo a la contaminación del aire aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias y cardiovasculares a través de la inflamación persistente y la inmunidad comprometida

Después de tener en cuenta la edad, el género y la residencia en el hogar de cuidado, además de las condiciones concurrentes a largo plazo, los promedios, tanto PM2.5 como PM10 se asociaron significativamente con una mayor tasa de infección por Covid-19.

Las asociaciones encontradas fueron aún más notables entre los grupos de mayor edad, lo que indica un efecto más fuerte de los contaminantes en la tasa de infección por Covid-19 entre las personas de 55 a 64 y de 65 a 74 años, sugieren los investigadores.

Este es un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa. Y aunque los investigadores consideraron varios factores potencialmente influyentes, no pudieron dar cuenta de la movilidad, la interacción social, la humedad, la temperatura y ciertas condiciones subyacentes, como la mala salud mental y la enfermedad renal.

La exposición a largo plazo a la contaminación del aire aumenta el riesgo de enfermedades respiratorias y cardiovasculares a través de la inflamación persistente y la inmunidad comprometida. Por lo tanto, estas mismas vías pueden estar involucradas en el vínculo entre la contaminación del aire y las tasas más altas de infección por Covid-19, sugieren los investigadores.

«Nuestros hallazgos proporcionan la primera evidencia empírica sólida de la vía hipotética que vincula la exposición a largo plazo a la contaminación del aire con la incidencia de Covid-19, y merecen una generalización futura en diferentes contextos», concluyeron. Mientras tanto los esfuerzos de los Gobiernos para reducir la polución del aire puede ayudar acabar con la polución de Covid-19.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Pin It on Pinterest

Share This