La huella profunda e indeleble de García Lorca

Escrito por el noviembre 12, 2021

La huella de Federico García Lorca en nuestra cultura es a la vez profunda e indeleble, y desde hace algo menos de cuatro décadas su presencia en nuestros escenarios, recurrente -en ocasiones incluso demasiado-. El poeta granadino vuelve esta semana a los escenarios por partida doble. Por una parte, el Centro Dramático Nacional presenta en el Teatro María Guerrero -donde Lluís Pasqual la estrenó en 1989- 'Comedia sin título', la obra que Lorca dejó sin concluir a su muerte; y por otra regresa convertido en personaje de 'En tierra extraña', la obra escrita y dirigida por Juan Carlos Rubio que se presenta en el Teatro Español.

'Comedia sin título'
Federico García Lorca dejó, a su muerte -el 18 de agosto de 1936-, una obra inconclusa, conocida como 'Comedia sin título'. Al poeta solo le dio tiempo a escribir el primer acto, pero se sabe que se realizó una lectura del segundo y la actriz Margarita Xirgu dejó varios testimonios sobre las intenciones del autor, que iba a situar el segundo acto en una morgue y el tercero en un cielo lleno de ángeles andaluces -el primero transcurre en un teatro-. Marta Pazos recibió el encargo del Centro Dramático Nacional de poner en pie una obra del repertorio con una compañía de actores menores de treinta años, y pensó en 'Comedia sin título', una de las obras del 'teatro imposible' del autor de Fuendetodos.

«Es una obra de una actualidad aplastante», defiende la directora gallega, que encontró en los tres espacios en que se desarrolla la obra la guía para llevar a cabo su puesta en escena, con una tríada -palabra / cuerpo / espíritu- como base. «'Comedia sin título' habla de la revolución, del 'no hay marcha atrás'. Habla de la pasión por el arte y el amor por la vida. Nos azota en las butacas y nos agita en el escenario, nos recuerda que todas formamos parte de un mismo cuerpo colectivo compuesto, a su vez, de diferentes células que se necesitan entre sí, las unas a las otras. Pero, sobre todo, 'Comedia sin título' es una puerta hacia un teatro nuevo, una invitación a recorrer nuevos caminos, cuidándonos las unas a las otras».

Marta Pazos ha contado con la colaboración en la dramaturgia de José Manuel Mora; los dos optaron por dejar el texto tal cual lo dejó Lorca -aunque «depurado», reconoce Mora-, sin completar los actos inconclusos. Pero el espectáculo no termina donde el autor puso la última palabra. «La idea gráfica es que Lorca recibe el disparo en la cabeza y sus ideas se esparcen por el escenario; así que recogemos estas ideas dispersas, abrimos las fosas y sacamos los huesos del interior. Abrimos la cicatriz, la herida, para sanarla». Si la palabra, por tanto, llena el primer acto, el segundo y el tercero los ocupan los cuerpos en movimiento».

La directora gallega ha creado un espectáculo donde los catorce intérpretes, procedentes tanto del mundo de la danza como del teatro de texto, se mezclan y bailan y actúan indistintamente -«las fronteras están difuminadas». A pesar de ser una herida abierta, ha jugado Marta Pazos con una explosión de color y de vida que conecta el montaje «con lo mágico, con lo simbolista». «Hemos construido un teatro fluorescente, hemos desterrado el negro».

Alejandro Vera (Lorca) y Diana Navarro (Concha Piquier)

De San Bernardo
'En tierra extraña'
Un caluroso día del mes de julio de 1936, Concha Piquer, ya por entonces una estrella de la canción española, ensaya junto a Rafael de León, un poeta sevillano autor de las letras de varios de sus éxitos, en el escenario del Teatro Español. Se han citado allí con Federico García Lorca porque doña Concha quiere pedirle algo: que escriba una canción para ella y, de paso, avisar al poeta granadino de que la situación está extraordinariamente revuelta y que sabe de buena tinta que su nombre figura en varias listas negras; la cantante le recomienda que huya al extranjero cuanto antes por su propia seguridad.

Así lo ha fabulado Juan Carlos Rubio, autor y director de 'En tierra extraña', que se acaba de estrenar en el propio Teatro Español, con Diana Navarro -que debuta como actriz- como Concha Piquer, Alejandro Vera como García Lorca y Avelino Piedad como Rafael de León. «Es un encuentro ficticio; Lorca sí conocía y era buen amigo de Rafael de León, y éste, claro, lo era a su vez de Concha Piquer», dice el director.

La idea de este espectáculo nació hace unos años; la tuvieron el propio Rubio y el recientemente fallecido productor José María Cámara, que estaba convencido de la fuerza y calidad de la copla y sus posibilidades dramáticas». Rubio concibió esta historia, que trata de reconciliar en vez de enfrentar, que presenta las razones y las ideas de los dos bandos -hoy más exacerbadas que nunca- con la intención de que esas dos Españas se den definitivamente la mano.

Con Diana Navarro -una de las mejores intérpretes de canción española de nuestros días- como protagonista, no podían faltar en el espectáculo las canciones. 'Tatuaje', 'Mari Cruz', 'Ojos verdes' o 'En tierra extraña' son algunas de las coplas que se escuchan en la función, que también presenta temas de Broadway -Concha Piquer había vuelto recientemente de una larga estancia en Estados Unidos-, de Cuba y otras canciones españolas. Además, Diana Navarro canta dos temas nuevos, 'En la Habana' y 'El amor oscuro', los dos con letra de Lorca.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!