La Liga Endesa celebra su particular ‘Open Media Day’

Oops...
Slider with alias none not found.

La Liga Endesa había reunido a los medios en su sede capitalina a primera hora de una tarde abrasadora en la aún veraniega ciudad de Madrid. Era la presentación oficial de la competición, pero allí en las inmediaciones de la calle de la Ribera del Loira no había ningún atisbo de oficialidad o nerviosismo. Los compañeros de la prensa llegaban a cuentagotas mezclados con jugadores y empleados de los clubes en un ambiente familiar entre deportista y periodista más propio de otra época. Las charlas y las risas se sucedían en la puerta de un recinto ausente de aficionados, de focos y micrófonos. En este entorno cotidiano, la bomba Navarro paseaba por las inmediaciones de Endesa con su naturalidad habitual; saludaba a unos y abrazaba a otros ajeno a las típicas miradas del personal tras avistar a una leyenda. Poco a poco, mientras algunos jugadores, como Radoncic o Vives, bajaban del coche con cara de siesta, el lugar se fue inundando de trabajadores en busca de su acreditación. Llegaron las prisas, se encendieron las luces y comenzaron los canutazos de rigor. El primero en agolpar grabadoras móviles fue Pierre Oriola, que, obviamente, fue preguntado por el futuro cortoplacista de Pau Gasol. El cuatro del Barcelona respondió con su buena plática habitual: «Cuando él crea que tenga ganas de volver y quiera volver, yo como capitán e integrante de la plantilla estaré dispuesto a que vuelva y a que nos ayude como ya hizo el año pasado». El ala-pívot, reconoció que la presencia de Gasol en la plantilla condiciona sus minutos de juego y su importancia sobre el parquet decae. «Es una competencia muy dura y evidentemente no fue fácil en los tres últimos meses para mí de la pasada temporada porque tuvo más protagonismo que yo. Pero al final esto es deporte y yo seguiré trabajando para tener mi oportunidad de ayudar al equipo», aseguró. Acto seguido, el catalán respondió a este periódico sobre su estado de forma tras la pequeña lesión de rodilla sufrida en la pretemporada, a la que afirmó estar a tono para la Supercopa Endesa, que arranca este mismo fin de semana. Tras la estela de Oriola, las cámaras de televisión dirigieron sus objetivos hacia el exbarcelonista y nuevo jugador del Real Madrid Ádám Hanga. Su fichaje por el máximo rival, junto a Heurtel -y, en la dirección opuesta, Laprovittola- ha sido la comidilla del verano en el panorama ACB. Pero el húngaro resolvió tajante la papeleta: «Me costó cero minutos decidirme por el Real Madrid, lo tenía muy claro. Cuando estaba hecho que no iba a seguir en Barcelona, hablé con mi familia, con mis representantes y tenía muy claro que nos queríamos quedar en España. Cuando llegó la llamada del Real Madrid no hubo ninguna duda. Obviamente he recibido muchos mensajes este verano, pero ha sido una decisión que he tomado con mucha confianza, con el corazón». Las preguntas al alero con referencias a su pasado blaugrana se sucedían, pero él contestaba impasible, con una sonrisa intuida tras la mascarilla. Y cuando al fin se habló sobre baloncesto, sobre el nivel de la nueva plantilla de los de Pablo Laso, Hanga señaló que tienen muchos jugadores nuevos, «que algunos que han llegado tarde de sus selecciones, así que vamos conociendo poco a poco los sistemas y las jugadas, cogiendo sensaciones de ritmo de partido y viendo cómo queremos jugar en el futuro». El jefe de prensa del Real Madrid cortó el grifo de preguntas de golpe y la atención se repartió de nuevo por la sala. Los demás jugadores empezaron a recibir un protagonismo ausente hasta el momento. En esta tesitura en un lateral del recinto, como un adolescente ante el micrófono y con la ilusión de un novato, Rafa Martínez respondía las cuestiones sobre su senectud. Como contestó a ABC, el veteranisimo del Manresa encara su vegesimocuarta temporada en la ACB gracias a un óptimo estado físico y, sobre todo, mental. Afirma estar «muy feliz en casa», con su familia y toda la organización que envuelve al Básquet Manresa en esta etapa final de su carrera profesional. Antes de finalizar este extenso acto previo a la gala de presentación oficial, ya despierto y con su simpatía habitual, Dino Radoncic recibió a ABC. El canterano madridista, ahora en las filas del Casademont Zaragoza, fue miembro del Mejor Quinteto Joven de la Liga Endesa 2020-2021 en su temporada de cesión en Guipuzkoa. Este curso, ya recuperado por el club aragonés, el balcánico se muestra confiado de cara a la nueva temporada: «El año pasado demostré dar un salto en mi carrera, me asenté en esta Liga y ahora la gente sabe quien soy. Este año quiero seguir mi progresión en este gran club, tengo muchas ganas». Al ser preguntado sobre si se ve personalmente jugando en un grande, Dino considera que es muy joven y que para ello debe trabajar mucho, esperar, no ponerse límites y exprimir su talento. Tras despedir al amable montenegrino, los jugadores se refugian en una sala donde charlan y beben refrescos alejados de los obturadores de las cámaras fotográficas. El peculiar 'Open Media Day' finaliza exitosamente y los periodistas y protagonistas aguardan el comienzo de la gala, que se emitirá a las 21:30 en Movistar Plus. El preludio a la competición termina, pero la competición española regresa con la fuerza de siempre. Sin ir más lejos, este mismo fin de semana arranca la temporada con un título en juego, la Supercopa Endesa. El sábado a las siete de la tarde Valencia Basket y Barcelona se medirán en la primera semifinal en el Pabellón Insular Santiago Martín de San Cristóbal de La Laguna. En el mismo lugar, a las diez de la noche, tendrá lugar la segunda semifinal entre Lenovo Tenerife y Real Madrid. El baloncesto está de vuelta.

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí