Modric da una clase de fútbol y Vinicius destroza al rival

Escrito por el noviembre 21, 2021

Vinicius destrozó al rival en el segundo tiempo en tal medida que Monchu fue a cazarlo como sea y vio la roja. Roberto Moreno, su entrenador, también fue echado por protestar la expulsión de su jugador. Fueron las fotos de un partido que el Real Madrid dominó fácilmente con dos tantos y que se complicó él solo al ceder el campo al enemigo y permitir el gol rojiblanco. Un jugadón de Benzema y Modric acabó con el problema en una bonita sucesión de pases que Vinicius remachó a placer. Era la octava diana de la joven estrella esta temporada, que fue sustituido porque tras la roja vista por Monchu todo el mundo quería darle patadas y empujones. Mendy, con la derecha, cerró una fiesta madridista definida por el espectáculo de Modric, un arte en el regate, en el pase y en la salida de la presión de tres rivales a la vez. Qué pena que se encuentre en el ecuador de la treintena. Futbolistas así deberían jugar siempre con una inyección antiedad, antiage que dicen los cursis.

Goles de dos defensas, Nacho y Mendy, buenos minutos de Rodrygo y reaparición de Vallejo al final

Comenzó muy bien el Real Madrid en Granada, dueño del balón Kroos, y un pase perfecto del alemán a Asensio, solo en la derecha en un fallo de marcaje local, lo aprovechó el mallorquín para escaparse hasta el área y colocar el balón dentro de las redes de Maximiliano.

Mandaban los visitantes y una jugada de estrategia a balón parado propició el segundo anto madrileño, en una saque de esquina botado por Kroos en corto sobre Modirc que le devolvió la pelota y el centro del germano al palo corto lo remató Nacho, que reaparecía
como
titular, a la primera. El alcalaíno perdió el puesto tras su fallo en Cornellá y hoy regresó al once para ser importane. Lo fue. Jugó porque Ancelotti decidió dar descanso a Militao, que llegó el jueves de Brasil, con vistas al enfrentamiento de Champions del miércoles en Moldavia.

El

Lo malo del Real Madrid es que suele dormirse en los laureles cuando lleva ventaja y ese problema endémico, crónico, que introduce de nuevo a los rivales en los partidos, volvió a repetirse hoy. Carlo Ancelotti nunca comprende este relajamiento, que supuso el cambio de tornas en el Nuevo Los Cármenes. El Granada cogió el esférico porque el Real Masdrid se lo entregó y su acoso, a fuerza de saques de esquina y balones a las bandas, acabó por arle premio.

El espléndido Vinicius tiene un defecto de juventud, perder balones peligrosos de espaldas, y una confianza del brasileño significó un robo de balón y un disparo que rebotó en Nacho y engañó a Courtois. El gol ponía al Ganada a tiro de puntuar.

Sin saberse por qué, o sabiéndolo muy bien, el Real Madrid recuperó el mando del balón, lo que demuestra que si quiere puede tenerlo casi siempre. Vinicius hizo una pared con Benzema que no fue gol del francés porque Maximiliano sacó una mano de Dios.

El escarmiento hizo efecto y una fuga de Benzema fabricó la tercera diana madridista. El nueve esperó que llegaran Vinicius y Modric, dio un centro cruzado al croata y el Balón de Oro, con un toque con el exterior del guante que tiene como pie, regaló el gol al joven brasileño.

El duelo se acabó cuando Vinicius se puso a volar y provocó la desesperación de los caseros. Monchu le cortó la carrera con una entrada a dar y fue expulsado por el árbitro. Robert Moreno fue expulsado por protestar. Ancelotti cogió a su compañero y quiso calmarle. Y cambió a Vinicius, que traía locos a los adversarios. Entró Rodrygo, que jugó bien, y Mendy puso el broche a la goleada.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!