Por qué todos quieren un coche usado y cuesta tanto encontrar uno

Escrito por el noviembre 19, 2021

Si tiene un coche usado de menos de cinco años tiene un pequeño tesoro, y si busca uno, ármese de paciencia. La crisis de los chips, que ha hecho que el tiempo de espera para obtener un vehículo nuevo alcance los nueve meses, está empujando a muchos compradores al vehículo de ocasión seminuevo (de cero a 2 años) y joven (de tres a cinco), que como consecuencia está experimentando una subida de precios. Vehículos que antes languidecían durante semanas en los concesionarios ahora se despachan en una mañana. Los precios se han disparado un 7% en lo que llevamos de año, según datos del Green Car Monitor VO de autobiz para el portal especializado Sumauto, y alcanzan los 18.000 euros para un coche diésel o gasolina y los 28.850 para un automóvil con etiqueta Eco o Cero emisiones.

La situación se empezó a gestar a comienzos de año, pero ha sido a la vuelta del verano cuando ha estallado. En lo que va de año la oferta de vehículos de ocasión diésel y gasolina se ha recortado un 12,1%, con 44.000 coches menos; y de híbridos y de gas ha caído en 4.000 unidades, según Sumauto. Entre las causas, destaca la misma crisis de los chips, que además de estar frenando la llegada de nuevos vehículos está impidiendo la reposición de los usados; pero también el frenazo de las oposiciones de las empresas de rent-a-car durante la pandemia, históricos «fabricantes» de vehículos de ocasión seminuevos. Los usuarios de renting están prorrogando sus contratos ante la falta de unidades para renovar, y hasta los propios concesionarios, fabricantes y empresas de renting buscan oportunidades en el mercado.«Faltan coches, sobre todo de 0 a 5 años», dicen los concesionarios

«Faltan coches, sobre todo de 0 a 5 años, y el año que viene va a haber 90.000 coches menos que en 2019, cuando se vendieron 600.000 en esa edad», según Raúl Morales, portavoz de la federación de concesionarios Faconauto, que espera un estancamiento de las ventas el año próximo, en las dos millones de unidades, pero no por falta de demanda sino de oferta. «Hay más compradores y menos coches que nunca», advierte Nicolás Cantaert, director general de Sumauto. «El mercado es hoy un pastel cada vez más pequeño y su trozo más grande es el de las ventas entre particulares», dice. Paradójicamente esta situación ha llegado cuando se esperaba que el incremento de operaciones de renting y de suscripción incrementara la oferta, dado que impulsan al usuario a cambiar de coche con mayor frecuencia.

Según datos de la consultora MSI, este año las transferencias de usados cerrarán en 1.965.930 unidades, lo que supondrá un crecimiento del 7% respecto a 2020. Por edades, los de cero a cinco años sólo aumentarán sus transferencias un 0,3%, mientras que los de seis a diez crecerán un 22% y los de más de diez años lo harán un 9%. La ratio vehículo usado frente a vehículo nuevo se sitúa en 2,3 a 1, el nivel más alto de los últimos años en el acumulado del año (el 2,7 en octubre), rompiendo con la cifra media habitual de nuestro mercado de automoción, que ronda históricamente 1,5 a 1. Pese a todo, estas cifras quedan lejos todavía de las que se pueden ver en otros mercados más dinámicos para el coche de ocasión, como son el francés (3,7 a 1) o el británico (4,3 a 1).

Una explosión
El auge del vehículo de ocasión no es nuevo, pero en los últimos meses se ha producido una auténtica explosión. Aunque las cifras de transacciones, contaminadas por la falta de stock, hablan de un retroceso en octubre del 6% respecto a 2019; desde 2012 este segmento ha pasado de representar el 10% de la facturación de algunos concesionarios a ser en la actualidad más del 25%. Marcas como Hyundai, con su programa Promise, o Renault, con Selection, han apostado fuerte por vender vehículos «certificados», prácticamente tan buenos como si fueran nuevos, dicen; y el segundo incluso ha apostado por reconvertir parte de su factoría de cajas de cambio en Sevilla en su adaptación.

«Lo que ha cambiado en el VO es la calidad del producto, ahora hablamos de calidades como de vehículo nuevo», aseguraba Antonio Nicolás, gerente del Grupo Huertas, de la filial de usados de Volkswagen, DasWeltAuto, en el reciente Observatorio de Faconauto. «Los precios se estan elevando a niveles históricos, porque el coche usado es el que es. su desventaja es que no se puede fabricar. El volumen de transacciones de usado crece mientras que de nuevo decrece, y las cifras en los últimos tres meses estan llegando a niveles impresionantes», según afirmó Julio Melguizo, vicepresidente de Auto1 España, en el mismo foro.

Ahora bien, aunque los precios están al alza aún hay oportunidades para los compradores. «Tenemos la sensación de que no hay VO porque no encontramos lo que buscamos, que son coches jóvenes. Pero aunque hay menos coches aún son muchísimos. Y aunque los precios han subido, son precios de mercado», según Alberto Liz, CEO de BCA España. «El problema es el precio, cuando vemos el precio que había hace seis meses y el de ahora nos da un poco de miedo invertir, pero el mercado lo está demandando y lo está comprando», coincidió Javier Ochoa, director de remarketing de ALD Automotive España, en el foro de Faconauto.

El vehículo ECO gana peso
En cuanto a los modelos más buscados, al igual que sucede con los coches nuevos, los sostenibles ganan cada vez más terreno. Casi uno de cada cinco compradores, el 17,8%, busca un coche con etiqueta ECO o Cero, cuando a principios de año esta cifra rondaba el 12%; y las motorizaciones alternativas suponen ya el 30% del mercado, según datos de Sumauto. Los híbridos, convencionales y enchufables, alcanzan el 18,9% y se alzan así como favoritos, contando con que, lógicamente, los eléctricos llegan con algo de retraso en comparación con el mercado de vehículos nuevos.

Una tendencia que corrobora el reciente estudio «Hábitos en la compra del VO y VO joven en 2021», elaborado por Coches.net, según el cual el criterio de emisiones se sitúa cuatro puntos por encima de 2020, pasando del 27 al 31%; mientras que el criterio del consumo ha aumentado en siete puntos, del 45 al 52%. Pese a todo, según el mismo estudio, siete de cada diez usuarios no pagaría más de 20.000 euros por un vehículo de ocasión eléctrico.

Del lado contrario, los compradores cada vez se muestran menos preocupados por el diseño (38%), que cae 4 puntos respecto a 2020; el equipamiento de serie (35%), que disminuye 5 puntos; la marca (34%), que se deja 5 puntos o los extras del coche (26%), que cae 4 puntos respecto al año pasado. De hecho, a la cola de los criterios preferenciales a la hora de elegir un vehículo está la conectividad, con un 26%.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!