Falcao y el Rayo hunden a un trágico Getafe

Oops...
Slider with alias none not found.

Frenético partido en el municipal de Vallecas en el que Radamel Falcao volvió a la Liga y, como no podía ser de otra manera, al gol. El colombiano entró en el minuto 71, forzó el corner que propició el 0-2 y firmó el 0-3 mediante un bello derechazo cruzado. Los locales suman ya 7 puntos, mientras que el conjunto de Michel sufre su quinta derrota en cinco encuentros. El Getafe llegaba al Municipal de Vallecas tras vivir un inicio de temporada trágico: era colista tras cuatro jornadas donde mereció al menos llevarse un puñado de puntos; pero en este tramo estival de Liga, la moneda siempre había salido cruz. Así, con el mar sabor de boca derivado de la injusticia afrontaban los de Michel el derbi con la ilusión de cambiar la triste dinámica y el temor de continuar instalado en la desgracia, en la derrota. Pero pronto volvieron los fantasmas. En los instantes iniciales, Enes Unal, el mejor azulón del partido, estrelló un violento disparo de falta en el poste bajo la fría mirada de Dimitrievski. Con el fallido 0-1 volvieron los lamentos habituales del banquillo visitante, y claro con el ánimo en capa caída y casi en la jugada siguiente, entre Cordero Vega y el VAR crearon un dudoso penalti tras un leve manotazo de Djene a Nteka que Trejo no desaprovechó. Poco después, el checo Jankto, una de las pocas buenas noticias de la temporada de los del sur de Madrid, pisó mal el verde, se dobló la rodilla y abandonó el estadio entre llantos de dolor. El Getafe desfallecía. Todo lo contrario acontecía para el Rayo. Su afición disfrutaba del sol preotoñal de la capital, de los caños de Oscar Trejo, los movimientos de Isi y las excentricidades de Bebé. El equipo jugaba alegre y el Getafe aguantaba maniatado; parecía un mediodía plácido para los de la franja donde disfrutarían de su segunda victoria en Liga y verían debutar a su nueva estrella, a Radamel Falcao. Sin embargo, en el tramo final del primer tiempo el partido se embarró, el cielo se nubló y el cuadro visitante, herido, decidió dar un paso adelante y pelear. Llegaron las patadas, los codazos en las disputas áreas, las tarjetas y los pelotazos; el choque se ponía bonito. La segunda parte comenzó con la inercia del fin de la primera, y el Getafe, envalentonado, empezó a rondar la puerta local. Unal seguía bregando con Catena y Saveljich y consiguiendo ventajas para sus mediapuntas; gracias al turco, Aleña recibía en zonas favorables, pero tras varías buenas combinaciones, el empuje no se traducía en ocasiones manifiestas de gol. El Rayo había perdido la iniciativa, pero tenía una bala en la recámara para recuperar el dominio: introducir a Radamel Falcao. Iraola lo hizo en el minuto 71; cinco minutos después, el colombiano provocó el córner culpable del 2-0, en el que Pathé Cisse empujó con la testa y a placer una cesión de Catena. Sin embargo, como en los guiones más halagüeños de Hollywood, el partido reservaba la escena que el respetable reclamaba. En el minuto 81, tras un gran balón entre líneas de Ciss, Falcao cruzó un bello disparo cercano al palo derecho de David Soria para firmar su primer gol como futbolista del Rayo. 3-0 y fiesta grande en Vallecas, que rugía como en las épocas previas a la pandemia. Por su parte, el Getafe completó su desgracia mediante un penalti errado (o brillantemente atajado por Dimitrievski) por Unal, al que el fútbol no le sonríe pese a su calidad y empeño. Los de Michel suman cinco derrotas consecutivas y se instalan en la tragedia.

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí