El gran ‘glaciar del juicio final’ puede empezar su colapso en solo cinco años

Escrito por el diciembre 14, 2021

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
Con la superficie de Gran Bretaña, Thwaites, en la Antártida, se ha ganado el apodo del 'glaciar del juicio final': su colapso podría significar un cambio drástico del nivel del mar y catástrofes e inundaciones por todo el planeta. Es por ello que los científicos llevan años observando su comportamiento, para predecir su evolución. Y las últimas estimaciones no aportan datos halagüeños: un bloque de hielo que está frenando su derretimiento y que actúa como una suerte de 'barrera', podría romperse en tan solo cinco años, provocando nuevas fracturas en Thwaites que hagan que se desprenda, provocando un importante incremento del nivel del mar a nivel global.

Esta es la conclusión a la que ha llegado International Thwaites Glacier Collaboration (ITGC), un equipo de casi 100 investigadores financiado por la Fundación Nacional de Ciencias de EE.UU. y el Consejo de Investigación del Medio Ambiente Natural del Reino Unido tras investigar el glaciar y el océano adyacente durante un lustro. Su trabajo, que ha sido presentado esta semana en un encuentro especializado que se celebra en Nueva Orleans (Estados Unidos), ha revelado cambios importantes en el hielo, el agua circundante y el área donde se apoya en la tierra.

«Thwaites es el glaciar más ancho del mundo -afirma en un comunicado
Ted Scambos, científico investigador principal del Instituto Cooperativo de Investigación en Ciencias Ambientales (CIRES) y responsable del consorcio internacional-. Ha duplicado su velocidad de salida en los últimos 30 años, y el glaciar en su totalidad contiene suficiente agua para elevar el nivel del mar en más de 50 centímetros. Y podría llevar a un aumento aún mayor, de hasta más de tres metros, si arrastra a los glaciares circundantes». Es decir, que Thwaites es una gran amenaza a corto plazo.

Thwaites se encuentra en la Antártida occidental y atraviesa un tramo de 120 kilómetros de costa helada. Un tercio del glaciar, a lo largo de su lado este, fluye más lentamente que el resto, ya que está 'contenido' por una plataforma de hielo flotante, una 'montaña submarina' que frena su flujo. Sin embargo, este 'cinturón de seguridad' «no durará mucho», afirma Erin Petitt, profesora asociada de la Universidad Estatal de Oregon.

En el fondo, el agua del océano más cálida que circula debajo del lado oriental flotante está atacando a este glaciar desde todos los ángulos, según descubrió su equipo. «Este fenómeno está derritiendo el hielo directamente desde abajo y, al hacerlo, el glaciar pierde su control sobre la montaña submarina. Se han formado enormes fracturas que están creciendo, acelerando su desaparición», afirma Pettit. «Esta extensión flotante del glaciar Thwaites probablemente sobrevivirá solo unos pocos años más».

Más amenazas
El agua caliente también es una amenaza para la llamada 'zona de conexión a tierra', el área donde el glaciar se asienta sobre el lecho marino. Peter Davis, oceanógrafo físico del British Antarctic Survey y su equipo usan agua caliente para perforar orificios de acceso desde la superficie de la plataforma de hielo hasta la cavidad del océano, cientos de metros más abajo. Han descubierto que las aguas del océano en la zona de conexión con la tierra son, según los estándares polares, cálidas, además de saladas, por lo que se ha generado una 'tormenta perfecta' para derretir la plataforma de hielo desde abajo.

Peter Washam, investigador asociado de la Universidad de Cornell, también estudia la zona de conexión a tierra. Su equipo sumergió un robot a través del pozo para tomar medidas del océano, el hielo y el fondo marino en esta región. Mapearon estas propiedades hasta el punto donde el hielo y el fondo marino entran en contacto. Washam describe la zona de conexión a tierra como «caótica», con agua tibia, hielo escarpado y un fondo empinado e inclinado que permite que el agua derrita rápidamente la capa de hielo desde abajo.

Y eso no es todo. Corriente arriba de esta línea de flotación, los investigadores han descubierto que las mareas bombean el agua bajo la capa de hielo adyacente. Lizzy Clyne, profesora adjunta en Lewis and Clark College, y su equipo estudian el mecanismo de bombeo de las mareas que fuerza físicamente el agua caliente entre el hielo y el lecho de roca en Thwaites. La porción flotante del glaciar sube y baja con las mareas, y ese movimiento actúa como una palanca, bombeando agua debajo de la capa de hielo. Además, aguas abajo de la zona de conexión a tierra en el fondo de la plataforma de hielo flotante, el estiramiento y el derretimiento constantes están creando rápidamente canales largos a través del hielo por donde el agua puede fluir, lo que afecta la estabilidad a largo plazo de la plataforma de hielo, afirma Clyne.

A medida que Thwaites se retira río arriba y hacia la capa de hielo, puede formar acantilados de hielo muy altos frente al océano. Anna Crawford, investigadora de la Universidad de St. Andrews, y su equipo utilizan modelos informáticos para estudiar la falla de los acantilados de hielo: un proceso mediante el cual el hielo puede romper los extremos del glaciar en el océano abierto. El proceso puede adoptar muchas formas, pero todas ellas podrían conducir a un retroceso muy rápido del enorme glaciar. La forma del lecho rocoso de la Antártida occidental hace que la región sea vulnerable a una rápida retirada a través de la rotura de los acantilados de hielo, ya que estos, cada vez más altos, podrían quedar expuestos a medida que el hielo se retira. Este fenómeno podría conducir a una reacción en cadena de fractura, lo que resultaría en un colapso, tal y como explica Crawford. Un desafío para el equipo es evaluar si esto podría ocurrir, cuándo y con qué rapidez, pero es posible una pérdida importante de hielo dentro de varias décadas o algunos siglos.

«Si Thwaites colapsara, arrastraría consigo la mayor parte del hielo de la Antártida occidental -afirma Scambos-. Por eso es fundamental tener una idea más clara de cómo se comportará el glaciar durante los próximos 100 años».


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Pin It on Pinterest

Share This