Triplete de Benzema y liderazgo en una noche de vértigo

Oops...
Slider with alias none not found.

Zidane y su esposa Veronique presenciaron desde un palco la exhibición anotadora de Benzema, la espectacularidad de Vinicius -celebró el gol con la grada y se expone a una sanción por saltarse el protocolo-, el estreno goleador de Camavinga y los cánticos en honor a Modric en una remontada de vértigo, con dos ventajas del Celta que delataron los errores en defensa que Ancelotti ha advertido en tres ocasiones. «Hay que mejorar la defensa, hemos fallado un poco», señalaba el técnico. «No es un problema de calidad, es de sacrificio. Faltan jugadores importantes, como Alaba y Mendy, pero tenemos que ayudar más sin balón». También criticó el exceso de efusividad de Vinicius con los aficionados: «No lo he visto bien, pero ha hecho un partido fantástico, lo mismo que Benzema, Modric, Miguel y Hazard, todos estuvieron muy bien». El estadio blanco vuelve hoy a estar invadido por las grúas y mil trabajadores en una reconversión que parece imposible y que se repetirá en los dos sentidos cada dos semanas Este cúmulo de sensaciones se vivieron en un estadio que hace cinco días era un galimatías de grúas, operarios, toneladas de cemento y tornillos gigantescos, pero que en el regreso a las gradas del público, 560 días después, ofreció la imagen de unas tribunas idénticas a las que vimos el 1 de marzo del año pasado, la última vez que hubo seguidores en esta sede. Solo el primer anfiteatro, tapado por lonas menos en un sector del fondo norte, y las cerchas imponentes que volaban sobre nuestras cabezas para sujetar la futura cúpula metálica, nos decían que allí se ejecuta una obra descomunal que hoy continuará con los mil empleados que trabajan en ese objetivo. El Real Madrid invitó a los trabajadores a presenciar este partido histórico. Los casi 20.000 aficionados comenzaron a ocupar los asientos hora y media antes del encuentro, mientras el sol desaparecía entre la enorme estructura metálica que hará crecer al Bernabéu diez metros. Los espectadores penetraron en los graderíos de forma escalonada. Esos 81.044 asientos serán cambiados por otros más amplios y cómodos el próximo año, cuando la remodelación se acerque al final. Homenaje a Sanz, Benito, Aguilar, Veloso, Antic… Los primeros aplausos en 560 días sonaron en el estadio cuando Courtois salió a calentar. Al saltar todo el equipo, con Marcelo y Benzema al frente, las palmas se multiplicaron desde las cuatro esquinitas del teatro madridista. La ovación fue atronadora cuando se anunció que el Real Madrid había ganado al Barcelona la Supercopa de España de baloncesto. El fútbol, el deporte en general, volvía a vivir cierta normalidad. Antes del encuentro se rindió un bonito homenaje a Lorenzo Sanz, fallecido por Covid, y a todos los madridistas que nos han dejado víctimas de la pandemia. Una imagen gigante del expresidente en el centro del campo arrancó los aplausos del público. Mijatovic, Sanchís, Míchel Salgado, Casillas, Fernando Sanz, Morientes, Hierro, Guti, Chendo, Amavisca, Arlauckas, Antúnez, Lorenzo Sanz Durán y Angulo saltaron al césped con los trofeos conquistados en su etapa presidencial, mientras la esposa y los familiares de Lorenzo Sanz eran aclamados por los espectadores. Se recordó también a Veloso, Luis del Sol, Ico Aguilar, Goyo Benito, Radomir Antic y otros muchos profesionales del club que ya no están entre nosotros. Fue una atractiva noche de gala, con siete goles y el liderato en los borceguís blancos. Parece mentira que este campo volverá a convertirse hoy en una invasión de grúas y operarios.

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí