Oops...
Slider with alias none not found.
Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.

Un clásico para empezar el año


Oops...
Slider with alias none not found.




Afrontaban Barcelona y Real Madrid la Supercopa, primer título oficial de la temporada, con el objetivo de solventar las dudas generadas tras el trasvase de talentos que se ha producido durante el verano, mucho de ellos tomando el puente aéreo, como Heurtel, Hanga o Laprovittola. Salió reforzado el Barcelona, que a pesar de las luchas en las que se encuentran sus estrellas con la directiva para tratar de poner remedio a la crisis económica que condena a la entidad, mostraron la misma voracidad y capacidad de resolución que el año pasado. Golpe en la mesa ante el Valencia (87-68) para mostrar su favoritismo a todo tras la Copa, la Liga y la final de la Euroliga alcanzada el pasado curso. Lo que tiene el deporte es que habitualmente los profesionales olvidan sus problemas en cuanto pisan la cancha y botan el balón. Y Mirotic (4,5 millones por temporada), Higgins (1,8) y Calathes (1,8) olvidaron el intento del club de recortarles el salario y mostraron los motivos por los que tienen un contrato tan elevado. Ante el Valencia opositaron a ganar un título que el Barça no levanta desde 2015. Cara opuesta la del Barcelona a la que mostró un Real Madrid con ausencias notables, como las de Thompkins, Randolph o el desaparecido Carroll. El Tenerife llevó la iniciativa desde el principio y mostró las costuras del equipo de Laso, incapaz de anotar un triple en toda la primera parte (0 de 15 intentos). Dominaron los locales durante tres cuartos, aunque los blancos no se descolgaban en el electrónico, aspirando a darle la vuelta al partido. Para colmo de males, la noche se torció en el tercer cuarto con la lesión de Rudy Fernández, que se lastimó la rodilla izquierda en una jugada. El escolta se retiró sin poder apoyar el pie. Caras largas y miradas de preocupación en las puertas del vestuario del Real Madrid, con un lance que se atisba grave. El Tenerife tenía contra las cuerdas al Real Madrid, pero el peso del escudo y la casta de la camiseta es inherente a los valores que transmite el club blanco, que logró darle la vuelta al marcador en el último cuarto. Los isleños ya no dieron para más y no pudieron evitar el triunfo de los de Laso (70-72), que hoy disputarán la final ante el Barcelona (18.30 horas / #Vamos) en un clásico, el primero de la temporada, que pase lo que pase no solventará las dudas que envuelven al Real Madrid esta temporada.

spot_img

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí