Un excepcional Zverev deja sin final a Djokovic

Escrito por el noviembre 20, 2021

Alexander Zverev confirma un espectacular crecimiento a las alturas con un partido de postín de dos horas y 28 minutos de altísimo nivel contra Novak Djokovic. Una hazaña tremenda porque el serbio apenas tuvo un par de despistes en el primer set y desarrolló los recursos necesarios de número 1 para llevar la contienda al tercer parcial. Pero el alemán no mostró ni un momento de debilidad ni de desesperación. Impuso su saque, su derecha, su defensa a ultranza en el fondo de la pista, ganando al serbio en los puntos en los que este suele ser maestro: largos intercambios y momentos de tensión. Zverev alcanza su segunda final de la Copa de Maestros. Ganó su primera opción, en 2018. Esta vez se enfrentará contra Daniil Medvedev.

Como dos animales hambrientos, esperaban la herida del rival para clavar la dentellada. Cada segundo saque era una oportunidad para intentar meterse el punto en el bolsillo. Pero ambos fueron muy reacios a dejarse sorprender, a enseñar las debilidades.

Porque Djokovic, con todo lo número 1 que es, no solo lo es por su tenis, también porque ha sabido estudiar las armas del rival y volverlas en su contra. Si Zverev potencia su saque desde sus 198 centímetros, Djokovic firmó un juego de servicio casi igual de potente; no quería puntos largos, lo que a Zverev más le inquietaba. Al menos, al Zverev de hace unos meses, pero no a este, autoritario desde el fondo, concentrado al máximo, sin despistes de ningún tipo. Un Zverev tan firme que ganó al serbio en defensa y ataque, vencedor de los intercambios que superaban los cinco golpes, también si se alargaban hasta los nueve.

Cabeza firme, como la muñeca, incluso en el momento de más tensión del primer set. Tan igualados en todo que solo los errores y la mala suerte permitieron alguna opción para el contrario. El alemán erró una blandita, la cinta le envió un revés demasiado lejos. Y después, el puntazo del partido: para el recuerdo, para los momentos estelares, para Djokovic. La primera bola de break del encuentro, para cualquiera de los dos, fue para el serbio, y fue bola de set. El Zverev que otras veces temblaba en estos momentos ha mutado en uno tenista férreo, casi pétreo. Un buen saque salvó la situación y continuó con la cabeza fría.

Tanto como para ganarse después dos bolas de break, salvadas por el número 1 con gestos de alivio, resoplidos y hasta sonrisas porque la pelota se alió con él en otro punto álgido.

Sin embargo, el serbio se despistó en el tie break. De ganar el 81 % de los puntos que ponía en juego con su primer servicio, a la única doble falta, un minibreak para que el alemán hincara el diente. El servicio siguió siendo potentísimo, también la muñeca para manejar el punto, la derecha que alcanzó los 193 kilómetros por hora, las piernas para defender y leer y llegar a cualquier intento de dejada, la tranquilidad en cualquier momento de tensión y la firmeza para amarrar el primer set ante un gran Djokovic al que no le llegó a pesar de todo. Este Zverev está muy crecido.

En los últimos tres encuentros entre ambos, uno para Zverev, en los Juegos Olímpicos de Tokio, un zarpazo de los gordos, y dos para Djokovic, pero ya con visos de dificultad pues en los cuartos de final del Abierto de Australia fue un apretado marcador de 6-7 (6), 6-2, 6-4 y 7-6 (6), y en las semifinales del US Open otro largo a cinco sets 4-6, 6-2, 6-4, 4-6 y 6-2.

Era imposible que ambos siguieran con el nivel del primer set. E intentó el serbio cambiar el rumbo: pedir las bolas rápido, aspavientos y sacar sus mil y un recursos para derribar el muro. Fue quitando alguna piedra, 15-30 en tres ocasiones, incluso dos bolas de break con 4-4. La segunda, conquistada con un revesazo cruzadísimo a 136 kilómetros por hora. Como no podía con Zverev a largo plazo, acortó el punto con un solo resto al cuerpo. 5-4 y saque. Recursos de número 1: paciencia, centímetro a centímetro, aplausos, sonrisas, resoplidos, brazos para animar al público, y un tenis a prueba de todo desde hace casi una década, la que separaba la edad de uno y otro, que también influye.<blockquote class="twitter-tweet" data-partner="tweetdeck"><p lang="en" dir="ltr">This point is unbelievably good.<a href="https://twitter.com/DjokerNole?ref_src=twsrc%5Etfw">@DjokerNole</a> <a href="https://twitter.com/AlexZverev?ref_src=twsrc%5Etfw">@AlexZverev</a> <a href="https://twitter.com/hashtag/NittoATPFinals?src=hash&amp;ref_src=twsrc%5Etfw">#NittoATPFinals</a> <a href="https://t.co/VI5K1IFF0Q">pic.twitter.com/VI5K1IFF0Q</a></p>&mdash; ATP Tour (@atptour) <a href="https://twitter.com/atptour/status/1462161574987137024?ref_src=twsrc%5Etfw">November 20, 2021</a></blockquote>
<script async src="https://platform.twitter.com/widgets.js" charset="utf-8"></script>

Pero este Zverev ha crecido en un año todo lo que tenía que crecer para atisbar que sí puede ya, por fin, desbancar a Federer, a Nadal, a Djokovic, por muy Djokovic que sea. El serbio lo sacó todo. Pero le llegó para el segundo set. Nada más ante este Zverev inmutable, impertérrito, sacando la rabia en algún grito, pero concentrado al máximo en el siguiente segundo.

Aceptó el reto del tercer ser aumentando la templanza, todo lo que se le fue escurriendo a Djokovic, 1-4 a pesar de su juego profundo sus buenos seervicios, sus cambios de ritmo, sus ataques. Ahí estaba Zverev, incluso en esos momentos de tensión en los que el serbio es maestro del ajedrez mental. Había cabeza y seguía estando todo lo demás: derechas, servicios, defensas. Todo, al máximo nivel. Hasta el final. Hasta esa final ante Daniil Medvedev, 2 de la ATP y bestia negra pues le ha ganado en los últimos cinco encuentros disputados. Tercera final entre ambos: tras las de Shanghái 2019 y París 2020, que fueron para el ruso. Pero este Zverev, tres del mundo, muestra su versión más pétrea en esta Copa de Maestros.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!