Un fallo del sistema, una mentira y un enfado: así fue la chapuza de la UEFA que mancha la Champions

Escrito por el diciembre 14, 2021

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Pinterest
  • Gmail
  • Blogger
  • Tumblr
Los días de sorteo suelen ser jornadas amables para la UEFA. Acapara los focos durante unas horas, hace propaganda de su competición estrella y aprovecha para sacar pecho por una organización que hasta ayer parecía modélica. Al menos en lo que se refería a este tipo de actos. Engranaje perfecto que se vino abajo ayer por un «fallo en el software» que obligó a repetir el sorteo, cambiando el devenir de casi todos los equipos y provocando el enfado de muchos de ellos. El que más perjudicado salió de la chapuza de la UEFA fue el Real Madrid, emparejado en un principio con el Benfica y que, finalmente, se medirá al PSG de Neymar, Messi, Sergio Ramos y Mbappé. Mazazo para el líder de la Liga y alegría en el Atlético, que pasó de tener enfrente al Bayern a vérselas con el United de Cristiano Ronaldo. El Villarreal, también feliz, cambió un duelo ante el City de Guardiola por la visita de la Juventus.

Para entender el origen del problema y también el enfado del Real Madrid hay que retrotraerse al principio del sorteo inicial. Fue la del Benfica la primera papeleta en mostrarse y, a continuación, salió la de los blancos. Hasta ahí, ningún problema. Eliminatoria que emparejaba al verdugo del Barcelona con el conjunto de Ancelotti. Típica sonrisa nerviosa de los dirigentes lusos, conscientes de la dificultad del duelo, pero felices también por lo que supone siempre una visita del Real Madrid. Fue a partir de entonces cuando todo se torció. La primera sorpresa general surgió cuando al Villarreal le tocó en suerte el United como rival. Opción imposible, pues ambos habían coincidido ya en la fase de grupos. Se pasó por alto el error del sistema -la bola del United nunca tenía que haber estado entre las opciones situadas dentro del bombo- y se decidió elegir otra de las bolas. Tocó el City. Pelillos a la mar.

A continuación, la bola que eligió Arshavin -mano inocente y convidado de piedra de todo este embrollo- era la del Atlético y entre los posibles rivales para los rojiblancos el sistema vetó al United en lugar del Liverpool. Aunque el equipo que le tocó a los madrileños fue el Bayern, todo el sorteo a partir de entonces se había viciado. El lío estaba montado.

No tardaron en aparecer las primeras quejas de aficionados, los más avispados en estos casos. Denuncias que en un principio parecían sin mucho fundamento, pero que fueron tomando fuerza con una velocidad inesperada. Tanto que, solo unos minutos después de haberse celebrado el sorteo, la UEFA ya tenía en marcha su gabinete de crisis para evaluar la situación. A tenor de las imágenes, quedaba claro que había habido un error flagrante a la hora de elegir los posibles rivales del Atlético y fueron los rojiblancos los primeros en pedir una revisión de lo ocurrido. A su protesta se unieron otros clubes, mientras que el Madrid asistía atónito a lo que ocurría a su alrededor.

Los blancos, según pudo conocer ABC de fuentes cercanas a la directiva, entendían que el resultado de su eliminatoria había sido correcto y que si había que repetir el sorteo, debería ser solo a partir del duelo del Villarreal, el segundo en concretarse. «Repetir el sorteo completo y no a partir de nuestro emparejamiento es una adulteración tan flagrante como la que se ha producido después», le comunicó el Real Madrid a la UEFA de manera formal. Protesta que cayó en saco roto, ya que pocos minutos después el organismo que dirige el fútbol continental anunció la anulación completa del sorteo y la repetición del mismo tres horas después.

De Darwin a Mbappé
La explicación del error informático soliviantó más al club blanco, que entendía como falsa esa justificación «Es un error humano a raíz del segundo emparejamiento, por lo tanto nuestro emparejamiento es legal. Ha sido una ‘VergÜEFA’», reconocía a este periódico una persona del club que prefiere mantener el anonimato.

El varapalo final para el Madrid llegó con la celebración del segundo sorteo, en el que pasó de estar emparejados con el Benfica de Darwin Núñez a estarlo con el PSG de Mbappé. «Ha sido sorprendente, lamentable y muy difícil de entender lo que ha ocurrido con el sorteo. Había muchos aficionados pendientes de él», señaló poco después Emilio Butragueño en declaraciones a Real Madrid Televisión. Se refería el director de Relaciones Institucionales del club a los seguidores de todo el mundo que ya habrían podido sacar billetes de avión para ir a ver a sus equipos. Una pérdida que ya resulta irreparable para ellos y con la que no contó la UEFA cuando decidió dar marcha atrás.

La chapuza, además, aviva el interés de los blancos por la Superliga y deja un sabor agridulce entre los aficionados, decepcionados por el cambio de rival y a la vez emocionados por poder ver en el Bernabéu a Mbappé, que por entonces podría ser ya jugador del Real Madrid. Morbo asegurado, como la vuelta de Ramos o la presencia de Leo Messi. «Afrontamos esta eliminatoria con toda la ilusión, conscientes de lo que significa esta competición para el club y nuestros aficionados y conscientes también de las dificultades, por el rival y la categoría de los jugadores que tiene, pero con la confianza de que el equipo hará dos grandes partidos, dos partidos que seguro que van a ser estupendos para el fútbol. Tenemos la esperanza de que podamos estar en el sorteo de cuartos», señaló Butragueño.

Alegría en el Wanda
La puesta en escena de esa segunda entrega del sorteo fue mucho más sobria de lo habitual. El rostro serio de Giorgio Marchetti, habitual conductor del evento, apareció para pedir disculpas y dar inicio a un proceso en el que se extremaron las precauciones. En cada movimiento tocaba esperar el visto bueno de los responsables. Cada bola se extraía con pulcritud máxima. Tan distinto fue todo, que solo se repitió una de las ocho eliminatorias: el Lille-Chelsea.

Si el Real Madrid era por entonces el más enfadado, entre los equipos más felices estaban el Atlético y el Villarreal. En casa de los rojiblancos, que iniciaron las protestas que provocaron la repetición del sorteo, todo era alegría tras conocer el cambio de rival. El temido Bayern ya no visitará el Wanda -al menos en octavos de final- y en su lugar lo hará el Manchester United de Cristiano Ronaldo. Un cambio radical, como el del Villarreal, que ya no recibirá al City de Guardiola y sí a una Juventus venida a menos en los últimos años.

El destino trastocado hacia el título que se entregará en San Petersburgo a finales de mayo convirtió lo que tenía que ser una jornada feliz para la UEFA en un infierno. Pesadilla que reabre las heridas entre el organismo y algunos de los clubes que piensan que se trata de una organización antigua y sin futuro. Decisión que impedirá que nunca se sepa ya qué habría ocurrido con esta Champions League de haber seguido adelante con el resultado inicial del sorteo.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Canción actual

Título

Artista

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!

Pin It on Pinterest

Share This