Un fin de semana en Telluride, el festival de cine más hermoso del mundo

Oops...
Slider with alias none not found.

Hay quien llama a Telluride el Shangri-La de los cinéfilos, y no sin razón; a este hermoso enclave en las montañas de Colorado no es fácil llegar, doce horas de coche conduciendo desde Los Ángeles dan fe de ello, pero eso también forma parte de su singularidad. En este paraíso, a 2.700 metros de altura, se celebra la primera semana de septiembre el festival de cine más importante para los ejecutivos de Hollywood. Aquí aterrizan las películas más prometedoras de la temporada, si bien algunas se estrenan en paralelo en Venecia, las que son exclusivas de Telluride son un fijo en las quinielas de los Oscars. Sin alfombras rojas, sin fotógrafos, sin el caos y el brillo de otros festivales, este certamen es muy del medio oeste, es decir, de andar por casa con chaquetas vaqueras, picnics con las estrellas y entrevistas frente a una cerveza en un bar con música country en vivo. Sorprendente. Después de verse obligados a cancelar el año pasado por la pandemia, los organizadores de Telluride dan la bienvenida a decenas de cineastas, estrellas y ejecutivos de cine en su espectacular 48ª edición del certamen que comenzó el pasado jueves y termina hoy mismo. Por sus pantallas ha pasado Jane Campion con 'El poder del perro', protagonizada por Benedict Cumberbatch y Kirsten Dunst. También la sincera e íntima 'C'mon C'mon' de Mike Mills, liderada por Joaquín Phoenix. Y el retrato de Pablo Larraín de la princesa Diana, 'Spencer', con Kristen Stewart como la realeza fallecida. Además, 'King Richard' con Will Smith buscando su nominación personal como el padre intransigente de las tenistas Williams, y 'Belfast', la obra maestra de Kenneth Branagh que ha dejado a todo el mundo con la boca abierta. La celebración a la excelencia artística se reúne en Telluride, donde los entusiastas del cine aterrizan en un resort de ski con aforo limitado. En Telluride este año se proyectan más de 80 largometrajes, cortometrajes y documentales que representan a 29 países, junto con tributos especiales, conversaciones, paneles y programas para estudiantes y aficionados. Los asistentes deben mostrar una prueba de vacunación y test de coronavirus negativo en las 72 horas posteriores a la llegada al festival, además, es obligado usar mascarillas en todas las proyecciones en interiores. A pesar de su actitud relajada, de jeans y franela, Telluride se ha convertido en parada obligada en el calendario de la temporada de premios, superando por peso a otros festivales de otoño más grandes y llamativos como Venecia, Toronto o Nueva York. En la última década, ocho ganadores a mejor película, incluidos '12 años de esclavitud', 'Birdman', 'La forma del agua' y 'Parásitos', se proyectaron en Telluride. Y el ganador de este año, 'Nomadland', celebró su estreno en Los Ángeles organizado por Telluride en el autocine del Rose Bowl en septiembre de 2020, a pesar de la cancelación del festival. Es muy positivo ver como las realizadoras dirgen o codirigen la mitad de los títulos programados este año, incluida la directora francesa Céline Sciamma con 'Petite Maman', la cineasta rusa Kira Kovalenko con 'Unclenching the Fists' y la mencionada Campion, que será una de las tres ganadoras del Premio Medallón de Plata en reconocimiento a su carrera en el cine. Riz Ahmed y Peter Dinklage estrenan en el festival las películas 'Encounter' y 'Cyrano', respectivamente, y también serán homenajeados. Telluride tiende a presumir de una fuerte selección de películas de no ficción, con temas tan variados como las leyendas del rock, The Velvet Underground, o la vida de un bovino, 'Cow', pero este año destaca la presencia de la cadena National Geographic Documentary que trae cuatro estrenos al festival: 'Becoming Cousteau', la saga familiar 'Torn', la crónica del rescate en las cuevas de Tailandia 'The Rescue', del director de la ganadora Free Solo y, quizás la más apropiada, 'Fauci', un retrato del director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas Anthony Fauci. El director Barry Jenkins se desempeña como director invitado del festival y ha comisariado parte del repertorio cinematográfico en esta 48 edición, como la exquisita 'West Indies' de 1979 o el drama israelí del 2003 'Garden'. Habiendo comenzado en el festival como aprendiz de producción barriendo palomitas de maíz entre proyecciones, Jenkins cautivó al público de Telluride con 'Moonlight' en el 2016. Ya lo escribió el crítico de cine Roger Ebert: «Si Cannes muere y va al cielo, encontrará Telluride».

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí