Oops...
Slider with alias none not found.
Html code here! Replace this with any non empty raw html code and that's it.

Un millonario, una superviviente de cáncer… así es la primera tripulación civil en órbita


Oops...
Slider with alias none not found.




Un cuarteto de ciudadanos se convertirá esta noche en el primero en componer una tripulación totalmente civil en órbita. A bordo de una nave de SpaceX, la misión 'Inspiration4' partirá del Centro Kennedy de la NASA en Florida (EE.UU.) para dar vueltas a la Tierra durante tres días. No son astronautas profesionales, pero todos tienen una historia extraordinaria: JARED ISAACMAN, 38 años: multimillonario fundador de una compañía de comercio electrónico Si la misión es posible, es gracias a su dinero. Según la revista 'Time', este emprendedor pagó una suma que no ha sido revelada, pero que puede ascender a 200 millones de dólares, por los cuatro asientos a bordo de la cápsula Crew Dragon. Isaacman transformó el negocio que empezó cuando era adolescente en el sótano de la casa familiar en uno de los principales servicios de transacciones financieras de EE.UU. Shift4 Payments. Entusiasta de la aviación, voló en el escuadrón de aviones acrobáticos civiles Black Diamond y cofundó una fuerza aérea privada de aviones de combate para entrenamiento militar llamada Draken International, pero su fortuna ha salido del comercio electrónico. Se le considera el 'comandante' de la misión, aunque se trata más bien de un título honorífico. SIAN PROCTOR, 51, profesora a las puertas de ser astronauta Esta profesora de geociencias en el South Mountain Community College en Phoenix (EE.UU.) con un doctorado en educación científica, es una apasionada del espacio. Lo lleva en la sangre, porque su padre trabajó en Guam, donde ella nació, para una estación de rastreo de la NASA durante las misiones lunares Apolo. Piloto con licencia en la Patrulla Aérea Civil de Arizona, ha completado cuatro proyectos de actividades espaciales simuladas, incluida una 'misión a Marte' de cuatro meses financiada por la NASA para estudiar estrategias alimentarias para vuelos espaciales de larga duración. Proctor fue finalista en 2009 en el programa de candidatos a astronautas de la NASA, y ahora está lista para convertirse en la cuarta mujer afroamericana en volar al espacio. Hayley Arceneaux, Christopher Sembroski, Jared Isaacman y Sian Proctor, durante un entrenamiento en el Centro Espacial Kennedy – EFE HAYLEY ARCENEAUX, 29 años, superviviente de un cáncer Arceneaux es asistente médica en el Centro de Investigación Infantil St. Jude en Memphis, Tennessee, el principal centro de cáncer pediátrico donde una vez ella misma fue paciente. La joven, que perdió parte de su muslo y rodilla izquierdos a causa del cáncer a los 10 años, se convertirá en la primera persona con una prótesis en ir al espacio. Está motivada para participar en el vuelo espacial para mostrar a sus jóvenes pacientes «cómo puede ser la vida después del cáncer» St. Jude, donde Arceneaux trabaja con niños con leucemia y linfoma, es el principal beneficiario del proyecto 'Inspiration4', que Isaacman concibió principalmente como un esfuerzo de recaudación de fondos y promoción para el instituto. CHRIS SEMBROSKI, 42 años, ingeniero y exveterano en Irak Sembroski, ingeniero de datos del gigante aeroespacial Lockheed Martin en Everett, Washington, pasó parte de su tiempo libre en su juventud lanzando modelos de cohetes de alta potencia y misiones de transbordadores espaciales simuladas. Se unió a la Fuerza Aérea de los EE.UU. como técnico electromecánico, y fue enviado a Irak. Ayudó a mantener una flota de misiles balísticos intercontinentales Minuteman III antes de dejar el servicio activo en 2007. Tanto Proctor como Sembroski ganaron un concurso mundial por sus asientos que atrajo a 72.000 solicitantes y por el cual se recaudaron más de 110 millones de dólares para el hospital infantil. Los cuatro miembros de la tripulación representna los pilares de la misión: liderazgo (Isaacman), esperanza (Arceneaux), generosidad (Proctor) y prosperidad (Sembroski). La misión es completamente autónoma y ninguno tendrá que pilotar la nave.

spot_img

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre aquí