Vea el estado en que la Escuela para Sordos y Ciegos recibirá a sus estudiantes el lunes

Oops...
Slider with alias none not found.

La Escuela para Sordos, Ciegos y Discapacidad Múltiple José Manuel Rodríguez Taveras, ubicada en el Distrito Nacional, recibirá a los estudiantes que decidan ir a clases el lunes en condiciones de desorden, humedad y sucio.

La madre de uno de los alumnos del centro lo recorrió completo grabando un video en el que se pudo apreciar que el lugar no está apto para impartir docencia, a pesar del llamado que hizo el Ministerio de Educación para que los padres lleven a sus hijos.

El centro está repleto de un mobiliario desordenado y cubierto por la pintura que se desprende de las paredes y el techo a causa de la humedad.

Los baños se encuentran en ruinas, con inodoros sucios y sin agua. El patio está lleno de escombros, incluyendo un inodoro, ventanas de metal, una carretilla y otros objetos.

Hay un cuarto con una caja llena de ropa desparramada por el suelo y con libros amontonados, y otro con camas apiladas una encima de la otra.

La piscina tiene sólo un poco de agua, la cual se encuentra sucia y llena de basura.

En el lugar se ha colocado una escalera con la que aparentemente se estuvieron haciendo trabajos de reparación que fueron detenidos.

Claudia Espinal es la madre que hizo la denuncia en una publicación por Instagram. Su hijo Rodrigo sufre de distrofia muscular de Duchenne.

Incertidumbre

Sor Arelis Paulino, directora del Centro Educativo Nuestra Señora de la Altagracia, en Jarabacoa, también sintió la necesidad de expresar la incertidumbre que siente ante la proximidad del inicio de las clases y la poca asistencia que reciben de las autoridades.

La religiosa asegura que su centro educativo empezará la docencia el lunes gracias a la autogestión con el esfuerzo propio y el de la comunidad, porque el acondicionamiento de la escuela y el flujo de informaciones precisas desde arriba ha estado ausente.

La jornada de reparación de escuelas anunciada por el ministro Roberto Fulcar desde el cierre del año lectivo 2020-2021 llegó la semana pasada de manos de un ingeniero que, con más de 80 escuelas a cargo, apenas empezó intervenir algunas, dijo la religiosa.

Sor Arelis se pregunta si van a pintar las escuelas con los niños dentro, porque a la mayoría, incluyendo la suya, no ha llegado la mano de obra hasta este sábado.

No sabe si habrá almuerzo escolar, por lo que se ve obligada a adivinar las intenciones de las autoridades. El horario de clases terminará a las 12:30 de la tarde, y los suplidores del almuerzo le han informado que Educación no se ha comunicado con ellos. De todo lo anterior, deduce que no habrá almuerzo para poder dar respuestas a los padres que le preguntan.

Con butacas arrumbadas bajo una mata de mango que pertenecían a otra escuela y que pintaron por su cuenta, y otros esfuerzos, Sor Arelis puede decir que recibirá a sus estudiantes el lunes.

Le faltan 20 maestros, pero se las arregla pagando una parte de su sueldo a algunos de ellos para poder contar con la matrícula básica y que cada aula tenga a un docente.

spot_img

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí